Escribiendo para Google y para tu madre: Redacción web para que ambos te encuentren en la web

Acabo de desempolvar este artículo que escribí hace más de 3 años y pienso que hoy es más válido que nunca. Por ese motivo lo estoy republicando, en Medium Español y en mi curso “Habla y vive” (link con descuento de mi curso), porque estoy seguro que muchas más personas le podrán sacar provecho a esta guía creativa de redacción web. Soy @fba en twitter.

¡A dominar Internet!

Una de las mejores formas de dominar Internet y hacer prosperar nuestros negocios online y offline (sí, ¡offline!) es escribiendo bien. Quien no sabe redactar para web hoy en día, difícilmente podrá hacerse un lugar en la web y mucho menos captar nuevos leads o potenciales clientes.

Siempre veo personas con potenciales enormes de negocio. Personas que se caracterizan por tener una pasión por su trabajo y amor por lo que hacen.

Lamentablemente, éstas personas saben muy poco de escribir para web. Y como quiero que tú y esas personas comiencen a lograrlo para generar un tráfico brutal hacia tu web, he escrito esta guía de redacción web.

La finalidad de este texto es que te entrenes y hagas el trabajo de manera tan genial que tu web comience a trabajar por sí sola.

El problema

Una de las razones principales por las que muchas páginas pierden el potencial de generar tráfico es por la escasa habilidad de crear contenido que logre un buen posicionamiento en Google.

El tráfico es por regla general el mejor indicador de cuánto dinero genera o puede generar nuestra web. Por esa razón siempre debemos tener un ojo puesto en el tráfico que recibimos.

No importa si nuestra web genera ingresos de publicidad de Google (Adsense), publicidad por impresiones, que trabajemos en base a comisiones de ventas o con márgenes de ganancias, o una combinación de todas, que es lo más común.

Si no tenemos capital para invertir en publicidad online, la falta de tráfico es un dolor de cabeza para nuestros negocios. Y redactar efectivamente para web, es el mejor antídoto contra ese problema.

La idea de esta entrada es dar luces claras a los que escriben para Web. Es importante destacar que no se trata de una guía técnica, sino una guía creativa de escritura para web pensando en el SEO a mediano y a largo plazo.

Elijo la palabra “madre” para titular este artículo porque creo que es una buena forma en que tú, lector, me entiendas, y porque muy probablemente es algo con lo que ambos estamos familiarizados.

Quiero que entiendas que estoy hablando de “nichos de mercado”, sectores específicos a los que podemos dirigirnos para conseguir tráfico online. Entiéndase que podemos reemplazar la palabra “madre” por “golfista” o “adolescente entre 13 y 15 años al que le gustan los videojuegos”.

Siguiendo el ejemplo de las madres, cada una prefiere algo distinto: unas quieren adelgazar, otras aprender repostería y otras quieren alimentar con comida orgánica a sus bebés. Las necesidades son infinitas, y por eso hemos de poner atención en el tipo de madre al que le queremos hablar.

Estrategias de redacción web para cada madre

En un principio tenemos que tomar en cuenta los aspectos técnicos de una web para que Google nos considere lo suficientemente buenos como para salir en los primeros lugares de sus búsquedas.

Paralelamente (no secundariamente) tenemos que pensar en tu madre, que será nuestra lectora. Ambas consideraciones suman puntos frente a los buscadores y se reflejarán en nuestros “SERPs”, el lugar que ocupan nuestras páginas según qué búsqueda en Google.

Para posicionar en los primeros lugares no necesitamos suerte, necesitamos pensar y adquirir ciertas habilidades. Escribir inteligentemente, no arduamente.

Planificación de contenidos
Primero que nada debemos pensar en el texto antes de escribirlo. Planificarlo. Sólo así podremos competir seriamente.

Pensemos en un tema para tu madre, recién convertida a vegetariana, que además, quiere adelgazar. Pensemos en algo original, quizás en algo como (ejemplo) “recetas vegetarianas sin carbohidratos”. De hecho, el tema en sí, también puede ser nuestro título: “Recetas vegetarianas bajas en carbohidratos”

En cierto modo, ya tenemos cubierto un aspecto, que es el de a quién nos dirigimos: a tu madre; y a un nicho de mercado particular: madres vegetarianas que quieren adelgazar.

Una vez elegida el tipo de madre al que le escribiremos, que será nuestra potencial “cliente”, tenemos que usar la mayor cantidad de atractivos posibles para que llegue a nuestra web.

Podríamos dejar el título que he puesto tal como lo he mencionado, pero, ¿es lo suficientemente atractivo para ser compartido por otros usuarios? Quizás no.

Bailando al twist

Hay algo que siempre intento decirle a las personas que me presentan una idea. A las ideas hay que “darles twist”. Este término que usaré varias veces en este artículos lo acortaré llamándole “DT”.

Muchas personas pensarán que para DT a una idea necesitamos ser creativos, y muchas personas no se consideran creativas y piensan efectivamente que no pueden mejorar una idea. Probablemente tú seas una de ellas y yo estoy aquí para decirte que estás equivocado.

Todos tenemos capacidad creativa, es parte de la naturaleza humana y cualquiera es capaz de lograr DT a una idea.

Hay un caso que fue bastante exitoso hace algunos años. Un norteamericano llamado Kyle comenzó a hacer intercambios consecutivos de objetos hasta llegar a su objetivo: una casa. Lo primero que vio fue un clip rojo encima de su escritorio. Y con ese clip rojo comenzó a hacer intercambios hasta que lo logró, cambió un clip rojo por una casa.

La moraleja del asunto es: la creatividad está siempre frente a nuestras narices. Y eso es lo que le propongo a todas las personas que dicen no tener creatividad. Convertir lo primero que vean en en el twist para su idea.

Conquistando a tu madre

Continuando con la idea de mis palabras claves, al dirigir la mirada fuera de la pantalla lo primero que veo es una ventana, y es aquí donde llega la magia para crear un título original y probablemente sin o con muy pocos competidores:

Ejemplo: “Recetas vegetarianas bajas en carbohidratos: una ventana a la longevidad” Este título parece ser lo suficientemente bueno como para:

  1. Posicionar en Google;
  2. Atraer links entrantes desde otros blogs, foros y webs, además de acumular shares en social media (Facebook, Twitter); y
  3. Construir más palabras claves, en éste caso “long tail keywords” que nos reportarán más visitas en el futuro.

Estos tres objetivos nos ayudarán a construir tráfico en el corto, mediano y largo plazo. Y cubrimos tanto la parte “técnica” de un título que incluya palabra claves importantes para buscadores y la atractividad para la parte social.

No hay que dejar de pensar que, cada vez más, los medios sociales son una fuente de tráfico y que cada día que pasa son más consideradas por los buscadores a la hora de posicionar.

Adicionalmente, tenemos que tener siempre en cuenta los enlaces entrantes que recibirá nuestra web.

Mientras más tengamos y de mejor “calidad” mejor posicionaremos por el término que deseamos. Para más sobre este tema les recomiendo ver este link.

Una vez resuelto el título, que es el gatillador de tráfico a nuestra web pasamos al contenido, que es, de hecho, la parte más importante de nuestro trabajo. No importa qué tan bueno sea nuestro título si nuestro contenido no refleja un trabajo elaborado, meticuloso y que resuelva las dudas del internauta que ha llegado a nuestra página.

Estrategias de contenidos

Desde mi punto de vista, tenemos dos opciones, dos estrategias para crear contenido web:

  1. Escribir contenido diario, pero no muy elaborado;
  2. Escribir contenido más elaborado, pero menos frecuente (lo que yo hago acá en Medium)

Yo por lo general prefiero lo segundo: que mi contenido esté lo más completo posible, así me demore más en publicarlo, de esta manera me aseguro de DT a todo lo que hago y no correr una carrera infinita contra el tiempo. A veces puedo tener un post durante meses en borrador, hasta resolverlo de la manera más extensa posible. Claro que esto no es siempre posible, y a veces la premura toma la ventaja.

Lo cierto es que las dos formas tienen algún beneficio dentro del algoritmo de Google. La primera te dará “novedad” y la gran G visitará tu web más seguido, además le da indicios de que tu sitio está siempre “vivo”.

La segunda forma incrementará —¡si lo hacemos bien!— el tiempo de lectura (bueno para Google), y tu información será más compartida a través de marcadores y redes sociales.

Por último es importante hacer una buena investigación. Seamos sinceros, en Internet hay mucha información, es cierto, pero no toda la información merece ser leída.

Editar para triunfar

Hay algo que siempre menciono cuando converso con creativos y “gurúes” de Internet que se emocionan mucho por los “social media” y todas las posibilidades que brinda, etc.

En mi opinión los social media no son tan útiles como parecen. Por el contrario me parece que son un gran generador de ruido. Lo cual no es algo del todo negativo… para nosotros.

Y es aquí donde entra una de las pocas frases de mi autoría que me gustan: “Internet necesita un editor”.

Necesitamos a alguien que nos libere de todo este ruido, que nos guíe, una persona (no una máquina) que limpie toda la maleza de esta jungla de bits y datos para mostrarnos la luz al final del túnel.

Es en esta frase, donde entramos nosotros, los redactores web.

Si vamos a crear contenidos para que otros lo lean, debemos ser capaces de investigar, seleccionar y escribir tomando en cuenta los más mínimos detalles de los textos que preparamos:

  1. Porque necesitamos competir con muchísima información online y por este motivo DEBEMOS ser originales;
  2. Porque con tanta información disponible es POSIBLE crear contenido de calidad superior. No hacerlo es perder el tiempo.

Pero hay que tener cierto cuidado con los textos demasiado extensos, sobre todo si no tienes la suficiente credibilidad online. Si aún no te has tomado la molestia de ver la guía de usabilidad de Dios Jakob Nielsen, entonces es mejor que hagas la tarea.

Los factores internos SEO que a tu madre no le interesan

Debo admitir que esta parte me aburre un montón, pero es absolutamente necesario que los que apenas están comenzando en las lides web, que vengan de un background de prensa escrita entiendan: los factores internos SEO o la jerarquía de nuestra web.

Para que una web esté técnicamente bien estructurada hay que escribirla considerando todos los elementos internos para que Google entienda lo mejor posible sobre qué estamos hablando.

Visualmente, estas etiquetas HTML también nos dará estructura visual para el que nos visita. Muchas personas usarán los blogs en modo visual y poco entenderán de HTML, pero CUALQUIER redactor web debería estar familiarizado con estos aspectos básicos de código.

Por lo general, estos aspectos vienen cubiertos y “de paquete” en cualquier CMS o gestor de contenidos online, pero repito, es importante conocerlos y ubicarlos en el código fuente para saber si nuestra web cuenta con todos ellos.

La jerarquía para un articulo web es básicamente la siguiente:

Etiqueta <title>
Es la más importante, dado que saldrá en los resultados de Google y será la palabra clave por la cual estarás compitiendo. Esta etiqueta se ve reflejada en el cabezal del browser.

Por regla general nuestra etiqueta <title> se referirá a un post en particular y casi siempre vendrá acompañada del título de nuestro blog.

Esta etiqueta la vemos siempre en el cabezal superior de los browsers, sea cual sea: Firefox, Internet Explorer, Google Chrome, Opera, etc.

Le da información a Google y al usuario sobre el contenido de la web, por lo que es uno de los elementos más importante.

Etiqueta <meta description=“Descripción con llamado a ver tu página”>
Es MUY importante, porque cada vez más el usuario tiende a ser más selectivo con sus clicks en los resultados de Google.

Si no tenemos esta etiqueta con la información necesaria, Google elegirá un texto aleatorio y lo mostrará en sus resultados.

Probablemente un texto “robotizado” no será tan bueno como uno hecho a mano ;) Es el texto que saldrá en los resultados de Google, debajo del <title> de tu web.

Etiqueta <h1>
Es el título principal del texto. Se trata del título principal que será considerado por Google (y por tu madre) como el tema principal, tanto para palabras claves como para lectura.

Etiquetas <h2>, <h3>, <h4>, etc.
Se trata de los apartados o subtítulos de tu contenido, son importantes para generar mayor contexto.

Etiquetas <b> o <strong>
Son las etiquetas para negritas. Ayudan a Google (y a tu madre) a identificar otras palabras claves en el texto que servirán para armar las palabras de cola larga (long tail kewyords).

Etiquetas <u> e <i>
Para palabras subrayadas e itálicas. Importante para la variedad para google, pero no absolutamente necesarias.

Etiquetas más, etiquetas menos
También hay ciertas reglas que debemos respetar, y esto es algo que me ha costado mucho desaprender por lo que hago especial énfasis por los resultados maravillosos que arroja: hay que escribir para el internauta, no para Google.

En este sentido, hay ciertos mitos que hay que derrumbar. Anteriormente se hablaba mucho de la densidad de las palabras claves. Se decía que un texto debía tener entre 2 y 5% de densidad de palabras claves. Es decir que en una página de 500 palabras habría que tener entre 10 y 25 veces repetida la palabra clave de nuestro nicho de mercado. Esto es un error, y es algo que hay que dejar en el pasado.

En estos momentos lo importante es que la jerarquía de nuestra web esté bien estructurada, tanto en lo técnico como en el texto. También el uso frecuente de sinónimos ayuda bastante. No sólo eso, sino saber qué etiqueta usar para cuál palabra clave.

Sobre estos aspectos “técnicos” hay muchísima información online y por eso no me voy extendí demasiado más que para los elementos básicos. Pero para detalles más allá de mis explicaciones, les recomiendo echar un vistazo a esta completa guía hecha por ovalencia.

Finalmente

Tras terminar un texto completo, con suficientes ejemplos reales para entendernos con los lectores, es hora de comenzar a “moverlo” en redes sociales para su rápida indexación y comenzar a generar tráfico real.

Puedes incluso crear varios enlaces cortos con herramientas de medición como goo.gl / bit.ly usando títulos diferentes a través de las redes sociales para ver cuál funciona mejor.

Una vez que has identificado el título que más tráfico atrae a tu web, entonces puedes explotarlo a gusto.

Te recomiendo que pongas un número considerable de lecturas estimadas para tu web y que no descanses en promover tu artículo hasta que consigas el número deseado.

Siguiendo los pasos que te he indicado esto debería ser algo fácilmente realizable.


Si te pareció valioso este artículo puedes recomendarlo con el botón del corazón — “recommend” — . Haciendo esto, el artículo llegará a más personas.
¡Gracias!