Flores amarillas

Han pasado tres años desde el día en que entré a robar en una gasolinera. Desde entonces, estoy aquí.

Nunca me imaginé que un policía iba a pasar por ahí, en ese preciso momento, mala suerte o destino, como sea, no tuve más opción que huir. Me disparo tres veces, las dos primeras balas pasaron cerca, silbando mi oído, la tercera fue directa a mi cabeza. Que puntería del desgraciado. Estuve una semana en coma en el hospital, después de eso me trajeron acá.

Acá es muy aburrido, las horas parecen una eternidad, me siento muy solo. A todos nos pasa lo mismo. Muchos se alegran los domingos, porque vienen sus familiares a visitarlos. Al de la veinticinco vienen a verlo su joven esposa y sus dos pequeños hijos, él se alegra al verlos, pero siempre lloran. Al final, él queda muy triste. Al de la treinta y dos lo viene a ver su anciano padre, se queda por horas, recordando los buenos tiempos. Aquí o allá, cada uno tiene su historia. Muchos se arrepienten del tiempo perdido, de lo que fue y lo que pudo haber sido. Como sea, ya no se puede hacer nada.

A mí no me visita nadie, no me extraña, nunca fui un buen tipo. Desde pequeño anduve en malos pasos, robos, drogas, violencia. Me fui de la casa a los quince años y desde entonces nunca volví. Tenía veinte años el día que entre a la gasolinera. Tenía la vida por delante y ahora ya no tengo nada. Los días se hacen eternos.

Hoy fue un buen día. Vino mi madre. Me alegré mucho al verla. Estaba melancólica, le costaba caminar, los años no pasan en vano. Me contó de mis hermanos, y de hasta que tengo un nuevo sobrino. Me prometio traerlo la próxima vez que venga. Me trajo unas lindas flores amarillas. No sé mucho de flores pero creo que son claveles. Como sea, es la primera vez que me traen flores. Me prometió también que va a venir cada domingo, supongo que ya me perdono todo el daño que hice cuando vivía.

Mi tumba se ve tan bonita con esas flores amarillas.


¡Gracias por leer mi historia! Si la disfrutaste por favor haz clic en el ❤️ !!!! así otros podrán verla. Eso sería increíble. :)

Puedes mantenerte al tanto de mis publicaciones siguiéndome aquí en Médium.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.