¿Gobierno por y para los ciudadanos? Carta abierta al alcalde de Tijuana

Señor Gastélum, en lugar de estar metiendo las manos por Tijuana, está metiendo las patas.

Alcalde Manuel Gastélum:

Mi nombre es Rosie Arreola y le escribo esta carta abierta con motivo del operativo de transporte realizado en la ciudad este fin de semana. Como en su campaña dijo, usted está dispuesto a escuchar las inquietudes de los ciudadanos y me tomé la libertad de escribirle.

En julio de este año, durante la administración de Jorge Astiazarán, Tijuana se sumó a las ciudades del país que llegaron a un acuerdo con la empresa UBER para su operación, incluso se estipuló que el 1,5 % de cada viaje sería destinado a la mejora del sistema de taxis de la ciudad. A tan poco tiempo de su administración, usted ya cambió de opinión.

Me encontré con un breve video en la página de Facebook de El Tijuanense.com donde Javier Salas (Director de Transporte Municipal de Tijuana) hablaba —casi sin mirar a la cámara— sobre el operativo argumentando que el Art. 59 del Reglamento para Transporte Público de la ciudad de Tijuana dice que «se deben hacer revisiones a todos los vehículos que presten el servicio de transporte de personas». Le comento, señor Gastélum, que ese artículo habla solamente sobre los tres tipos de concesiones que otorga el Ayuntamiento a particulares para el transporte de personas (transporte colectivo urbano, transporte personal y transporte turístico).

El director menciona que se detuvieron a conductores sin licencia, sin seguro de gastos médicos y que no son dueños de los vehículos como se inició al principio con este sistema. Quizá el servicio haya iniciado así, sin embargo si dentro del acuerdo de UBER con el Ayuntamiento no se firmó que el conductor debe ser el dueño, este argumento es inválido; por otro lado, esta empresa exige como requisitos para ser conductor tener licencia y comprobante de seguro. Sería bueno que facilitara a toda la población el acuerdo que se firmó este año con la empresa, así podría ver si estoy en lo correcto o no.

Me imagino, señor Gastélum, que usted como alcalde ya sabe que según el Art. 268 del Reglamento para Transporte Público de la ciudad de Tijuana dicta sancionar a aquellos transportistas que carguen gasolina con pasaje, que suban y bajen personas en lugares que no ofrecen seguridad, por circular en carriles no correspondientes (que según el Art. 169 del mismo reglamento es siempre el derecho), por estacionarse en lugares prohibidos y por alterar/no usar taxímetro. Cualquier día que usted y Javier Salas tengan disponible, los invito a dar un tour por la ciudad a pie, para que conozcan en persona las calafias con agujeros en el suelo, o los taxis de ruta con puertas que no se cierran y con asientos improvisados —con baldes o cajas de fruta—, los taxis libres que a fuerza quieren cobrar en dólar y los camiones sucios y malolientes. Podrán ver las incongruencias entre el reglamento y el servicio.

El transporte público de Tijuana es caro para lo pobre y deficiente que es. Dese cuenta que los ciudadanos estamos tan cansados de esta situación que nos hemos visto obligados a proteger la permanencia de una empresa privada.

Espero que recuerde usted que a mediados de año los taxistas amarillos comenzaron a agredir a los conductores y pasajeros de UBER, y se atrevieron a amenazar a la población advirtiendo que continuarían las agresiones a los usuarios del servicio si no desistían de usarlo. ¿Se da cuenta, señor Gastélum, de la desfachatez de estas personas? ¿Si hacen esto hacia fuera de su gremio qué no harán hacia adentro? ¿Ve acaso usted, señor Alcalde, que está dejando el transporte de la población en manos de personas que están dispuestas a lastimarla por no poder aceptar que su servicio es malo y los usuarios prefieren otro? ¿Que no el alcalde tiene que velar por la población?

Sería muy bueno, señor Gastélum, que usted y el H. Ayuntamiento prepararan un reporte de ‘UBER vs. Transporte Público’ con estadísticas comparativas acerca de distintos temas, hasta podrían diseñar una infografía atractiva. Mire, le propongo los siguientes puntos:

  • Servicio con más unidades pirata.
  • Servicio con mejor sistema estandarizado de cobro.
  • Servicio con más delitos registrados.
  • Servicio con más casos de violación.
  • Servicio con más casos de secuestro.
  • Servicio con más casos de tráfico de drogas.
  • Servicio con más unidades sin verificación vehicular.
  • Servicio con el que se sienten más seguros los ciudadanos.
  • Servicio que más tiene hasta la madre a los ciudadanos.

Son solo unos pocos, seguro que si alguno se me pasa está usted dispuesto a escuchar a cualquier otro ciudadano que quiera agregar algo a esta lista.

UBER funciona con un sistema de calificaciones (que el conductor debe mantener) basado en la retroalimentación del usuario que evalúa puntos como calidad del servicio, tiempo de llegada, ruta y limpieza del vehículo. El servicio del transporte público no se mide y lo que no se mide, no se mejora.

Sería muy bueno que ideara un sistema tan efectivo de evaluación para el resto del transporte.

Sepa usted que vivimos en un sistema de libre mercado donde el usuario tiene todo el derecho de elegir qué servicio usar. Si el transporte público fuera bueno, no estarían protestando que UBER les está quitando el pasaje. Los taxistas son muy malos perdedores.

No le estamos pidiendo un favor, Alcalde, su sueldo y todos los servicios públicos son pagados con el dinero de los contribuyentes: Ser servidor público significa eso, servir al pueblo. Mejore el sistema de transporte, así no tendremos que acudir a servicios privados.

Si su administración va a quitar los servicios privados como UBER y Cabify, entonces con la misma exigencia regule el transporte público y haga sistemas de evaluación rigurosos como lo hacen estas empresas.

Mire, señor Gastélum, uso mi derecho de participación ciudadana (uno de los 8 ‘ingredientes transversales’ que acompañaron su campaña) para proponerle que dedique un operativo a hacer del transporte público de Tijuana algo de calidad, y verá que con las puras multas que saque ya no será necesario subir el predial un 40 %. En caso de que haga falta también le propongo bajar los altísimos sueldos de los funcionarios públicos o por último usar bien el presupuesto que le es asignado para su administración.

No al 16 % de IVA, sí al +40 % de predial

Le está usted quitando a los ciudadanos de Tijuana un servicio de transporte con un buen costo-beneficio, con estándares de calidad que se tienen que mantener, pero sobre todo, un sistema que sí los hace sentir seguros, le está quitando tranquilidad a los tijuanenses. La seguridad de los ciudadanos no tiene precio, espero que usted tampoco.

Sin más por el momento, le extiendo un saludo esperando que considere mi invitación para recorrer Tijuana a pie. Le prometo que será toda una experiencia.