Gracias

Escribí estas palabras en mi cumpleaños pasado. Hoy las retomo porque el mensaje sigue vigente y el agradecimiento in crescendo.

Gracias
Por los amigos
sagradas formas de la memoria,
que son fuentes de sabiduría
y la mayor alegría del alma.
Por la familia
misteriosa coincidencia de genes,
que es la incubadora de mis pasos
y la mejor expresión de lo eterno.
Por la actividad cotidiana
ejercicios de la mente,
que hacen del día una idea
y de la vida un significado.
Por Steve Jobs
embajador de la inmediata e inalcanzable perfección.
Por los lugares que he conocido
de inescrutables historias
que moldearon mi lenguaje y mi óptica,
destinos que aún escucho en la lejanía.
Por Leonardo
y las mil formas que imaginó,
para mostrarnos que la última palabra
aún no ha sido expresada.
Por Caravaggio
y la forma en que manipuló la luz y las sombras.
Por Dalí
y las fronteras que cruzó con sus colores.
Por la música perfecta
habitación de Mozart y sus consecutivos secuaces.
También por la música imperfecta
refugio de mis manos y mis emociones.
Por el lenguaje
noble forma de articular la vida.
Por Borges
sus espejos y sus laberintos.
Por la satisfacción de una rica comida
y las pasiones que esconde un buen perfume.
Por lo que aún no he descubierto.
Por lo que el recuerdo no alcanza.
Y por lo que el hubiera conserva.
Por esta edad
que inmortalizó al maestro de Nazaret.
Y por ti
que eres lo mismo que yo
y por el punto que nos reunió
en esta gloriosa metáfora.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.