He comido ‘durian’, la fruta más apestosa del mundo

Con supuestas propiedades curativas, es considerado el «Rey de las frutas» en muchos países del sureste asiático.

Se conocen más de 40.000 tipos de fruta en el mundo. Muchas de ellas son variedades de otras, algunas transgénicas y otras realmente únicas. En este último grupo se encuentra el durian. Con un aspecto similar al de la jackfruit aunque tamaño más pequeño, esta fruta es considerada un auténtico manjar en Filipinas, país en el que resido actualmente.

Sabía que al venir a Asia podía encontrarme de todo, pero cuando me hablaron del durian por primera vez me parecía una broma. Fue un amigo de Davao, ciudad conocida por los escándalos de su exalcalde y actual presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte.

«Tienes que probar el durian. Es una fruta que huele como el infierno pero sabe como el cielo. De hecho, está prohibido llevarlo en los aviones». Así me daba mi amigo las primeras pinceladas sobre esta misteriosa fruta, su opinión fue respaldada por la de otros filipinos y me comprometí a probarlo. Poco después me enteré de que tampoco está permitido comerlo en espacios públicos o introducirlo en hoteles.

La semana siguiente me trajeron un tupper que olía mal a varios metros, era durian. Al abrirlo el hedor se hizo más notable, era una mezcla entre el olor de pies y el del contenedor de basura. Aunque el principal problema es la rapidez con la que se expande, en unos minutos la casa entera olía a durian. Sin embargo, a pesar del mal olor no me pude resistir a probarlo, en parte por haberme comprometido y también por curiosidad. Si me habían dicho que el olor infernal se compensaba con su sabor celestial no podía perderme la experiencia.

Decepcionante. Esa es la palabra. El sabor del durian es distinto al de otras frutas, pero a mí no me pareció nada especial, ni mucho menos «celestial» como me habían prometido. Lo curioso es que sabe a una mezcla de distintas frutas con un toque a vainilla que me sorprendió.

En cuanto a sus propiedades curativas, no diré mucho porque no tengo conocimientos sobre el tema, pero se dice que ayuda a curar hasta 12 tipos de cáncer distintos, además de tener propiedades antioxidantes y vitaminas C, E y del complejo B.

A pesar de no ser la fruta increíble que me habían prometido, no puedo decir que no haya sido una curiosa experiencia más probando comida diferente en Filipinas, como lo es comer balut, isaw o adidas. Hay que atreverse a todo.

¡Gracias por leerme!

Si te han gustado esta historia, comparte el artículo y haz clic en el corazón💚que hay un poco más abajo. ¡No cuesta nada y es la mejor forma de ayudarme a llegar a más gente!

También puedes encontrarme en InstagramTwitter

Like what you read? Give Miguel Castillo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.