Hola, soy Deschannel y hoy te hablo de mi introversión

¿Te pasa que después de pasar varios días con muchas personas necesitas un espacio de aislamiento social para recargar tu energía?

El viaje estuvo bastante cool, pero pasar varios días socializando consume mucho de mi energía, no importa lo bien que haya estado cualquier viaje, siempre regreso con la pila baja. No tener mi espacio por varios días me desgasta demasiado.

Las personas extrovertidas quizá no entiendan de qué estoy hablando, pero aquellos para quienes su dominante es la introversión entienden la saturación energética de la que hablo.

Me gusta estar solo, no es que me desagrade la humanidad, lo que pasa es que disfruto mucho de pasar el tiempo con mi persona y hasta hace poco descubrí que también es mi forma de recargar energía.

¿Cuál será la razón de la naturaleza para separar a los seres humanos en introvertidos y extrovertidos? ¿Tendrá algún sentido de evolución o supervivencia?

Supongo que hace miles de años, en el tiempo de los mamuts y tigres dientes de sable, te convenía ser extrovertido, pertenecer a algún grupo de manera activa y explícita, tu vida dependía de ello, literalmente.

Fast forward a 2016 y aquí me encuentro, viviendo en el centro de una ciudad de miles de habitantes, analizando en medio de la noche mi introversión de la mano de un público virtual y abstracto.


Este es el post número 95/100 de mi proyecto de creatividad. Si mis palabras te inspiraron o te fueron útiles, dale clic al corazón de abajo para que más gente pueda ver este post.