Infografía, ¿de veras?

Escrito por Nelaida Calleja Chico

Si tengo la posibilidad de escribir, mejor hacerlo sobre lo que me gusta. Si tengo la posibilidad de que me lean, mejor que vean lo que me apasiona. Estos son dos elementos que van juntos de la mano y como los amigo de los viejos pactos de amistad prometen no separarse nunca.

En todo lo que hago trato de dejar bien claro que es muy importante que se entiendan las partes interesadas y de la parte que interesa que recibe el mensaje hablaré hoy. No se trata de escribir y fantasear con lo maravilloso que escribo se trata de hacerle posible la lectura a mis lectores.

Me explico, debes haber notado que se ha desarrollado otro modo de leer, muchas cosas han cambiado:

  1. Dónde leemos: en la web, los blog, las redes sociales, redes profesionales, bibliotecas virtuales…
  2. Qué leemos: posts, tuits, anuncios, títulos…
  3. Cuánto tiempo leemos: estamos 8 s como promedio en cada pagina.
  4. Cómo leemos: imágenes, videos, gif, gráficos, infografías…

De estas preguntas, aún cuando no te las hayas planteado, déjame decirte que para ti sus respuestas también han cambiado, probablemente.

Cuando navego en la web me encuentro que leo muy poco y se trata de mi poco tiempo, pero también de mis necesidades, han cambiado. Es mucho más sencillo para mí leer un mensaje graficado, me divierto mucho con los gif y los pequeños videos que realmente son como para compartirlos.

Ese es el principio de la web, por eso crear contenidos que sean capaces de cumplir este principio intrínsecamente es siempre un garante de que tu contenido, ese que soñaste y formaste con tanto esmero no se quedará en un link que apenas tendrá clic, sino que volará, ¡¡¡oh oh oh!!!

Si hablamos de las infografías como método para mostrar contenido y hacer que su lectura sea más fácil. Debemos decir para empezar que sería bueno:

  1. Acompañarlas de un diseño según los estándares actuales: si se trata de dejarse leer, los lectores te agradecerán los usos adecuados de los colores y la combinación con las fuentes. Cuida de no usar muchas de estas últimas, lo más aconsejable son 2 tipos y 3 solo en casos excepcionales.
  2. Datos e información muy precisa: resume, pide auxilio cuando no puedas, pero no dejes este punto sin cumplir, si no estarás cometiendo el grave error de aturdir al lector. Se supone que de esta forma sea más ágil la lectura. ¡Qué así sea!
  3. Datos e información fidedigna: nunca uses datos aleatorios y sin un análisis de respaldo, eso le dará mucha más veracidad a tu información, por supuesto no olvides darle todo el crédito por los datos a las fuentes que lo suministraron.
  4. Siguiendo una lógica, contando una historia: si cuentas una historia o muestras una línea de ideas la gente te podrá seguir mejor y se hará parte de lo que comunicas.

Esta forma de llevar y de compartir los contenidos y la información de nuestros sitios hará que estemos a tono con las tendencias que se sigue en la red de redes.

No pierdas la oportunidad de contar historias, mostrar estadísticas, convencer a otros de que tienes muchos más para dar. Diseña y mezcla lo visual con la increíble experiencia de la lectura. Ve más allá de lo que lo hacen tus competidores y diferénciate. Aquí estamos para no dejarte solo con todo, Grupo Carricay te brinda la ayuda que necesitas para esto.

He escrito, ahora solo resta que se sea.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.