Jodedor jodido

El venezolano es caracterizado por ser carismático, extrovertido, alegre y un sin fin de adjetivos que a nivel mundial hemos marcado. Aunque, si bien es cierto, esta etiqueta ya cambió hace mucho…

A pesar del calor, las colas, la gran cantidad de personas que habitan los diversos transportes capitalinos, el malhumor, incluso los malos olores de nuestra hermosa —pero descuidada— Caracas y sus habitantes, nos abruma de tal manera que nos toca reírnos de todas estas para no caer en desespero y frustración.

Ya no es solo el día a día. La economía mal manejada por el Gobierno Nacional y sus continuos discursos esperanzadores juega con nuestra psique. A esta se suma el hampa, cada vez más apoderada de Venezuela… hasta a eso tenemos que buscarle el lado gracioso.

«Todavía mantenemos el buen humor»

Seguimos repetidamente burlándonos de los sucesos diarios que vivimos. «Siempre jodedores», como diría mi señor padre; todavía mantenemos el buen humor.

Sin esta buena actitud, nos quedaríamos estancados en la desgastada frase expresada en cada rincón: «Estamos jodidos». Sin embargo muchos diariamente se levanta con el pie derecho con ganas de seguir adelante —me incluyo— lamentablemente no podemos tapar el sol con un dedo.

Todos estamos conscientes, incluso hasta el más radical de los ahora llamados «Bloque de la patria» sabe que todo ha cambiado de forma abrumadora, al punto de quitarle la esperanza a muchos de crecer y hacer crecer a nuestra nación, concluyendo en una deliberada decisión de tener que migrar a otro país en busca de una mejor vida.

Nos toca seguir adelante. «Al mal tiempo, buena cara». Eso sí, sin dejarnos someter por el presidente Nicolás Maduro y su excelente gestión populista.

Venezuela tiene esperanza.

@Rupelsi / ruben16p@gmail.com