La reja que me protege de un mundo

Deseo compartir habitación segura,
con hombre o mujer
que sepa conversar en voz baja,
algo así, como un murmurar leve,
bajo pena de ser escuchados
por nuestros carceleros,
que acechan
en la oscuridad
del más allá de la reja,
del más allá de estas paredes
que me contienen
y a las que nunca veré
(si me acompañas, tú tampoco),
porque la oscuridad de adentro
la defiendo a ultranza
con doble intención benéfica:
el ahorro de energía eléctrica
y la protección del pellejo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.