Las 3 claves de todo buen líder: edad, dignidad y gobierno

Liderar es probablemente una de las cosas más complejas y con más variables que cualquier humano debe experimentar.

Se lidera para todo tipo de cosas, desde ir a ver una película con un grupo de amigos, coordinar un viaje a la playa o estar al frente una compañía con 500 empleados y miles de responsabilidades.

Liderar bien supone entonces, contar con toda una navaja suiza de habilidades, y más teniendo en cuenta que se afecta por factores externos difíciles de controlar: Los comportamientos, gustos y formas de pensar de diferentes personas a las cuales se lidera.

Ya hemos escuchado antes en algunos países que a los adultos mayores «hay que respetarlos por edad, dignidad y gobierno», pero vamos a utilizar ese viejo refrán de otra forma más interesante hoy acá.

Edad

La edad por si sola sólo representa el paso del tiempo, algo tan natural no podría ser un indicador por si sólo de liderazgo, hay jóvenes de 17 años con más conocimientos y liderazgo que personas de 45.

Lo que acá me refiero es a la edad mental, esa que refleja la cantidad de conocimiento y experiencias adquiridas en cierto sector, por eso es que tenemos edades mentales diferentes para diferentes disciplinas; pero sin duda si liderámos una empresa tenemos que tener una edad mental, en la cual nuestro equipo —sin importar que tenga mayor o menor edad biológica— reconozca que sin duda sabemos lo que hacemos y que con conocimiento de causa vamos por un camino que parece tener sentido.

Nada peor que ser liderado por alguien que no conoce lo que hace, que no sabe donde está parado, y no habla con seguridad de sus decisiones.

Está claro, un líder no necesita saber los detalles, para eso tiene a su equipo, que si es suficientemente inteligente, va a conseguirlo mucho mejor que el en cada disciplina, pero un buen líder siempre va a tener un panorama general de todo en lo que se trabaja.

Dignidad

Cuando el presidente de una gran compañía, pone en reemplazo su hijo en la gerencia general, algunos rumores de pasillo irán orientados a que no tiene las capacidades, pero sobre todo, a que no tiene la dignidad, no se lo ganó con su esfuerzo, no fue fruto de su trabajo diario llegar ahí, le fue dado por un tema familiar, por eso son tan poco populares las monarquías (la mayoría carece de poderes políticos reales).

Por eso es que cuándo alguien gana mucho dinero, pero lo consiguió con con su esfuerzo y trabajo diario se dice que es «digno de él», que «se lo merece». Por el contrario si alguien se gana la lotería fue «Pura suerte».

«Cuanto más duro trabajo, más suerte tengo».

Con todo lo anterior no cabe más que trabajar para ganarse las cosas, luego cuando se junte la oportunidad con la habilidad y experiencia adquirida, será un momento mágico, que parecerá suerte, pero no lo será.

Gobierno

El gobierno es, por definición la «acción de gobernar» y cuando se lidera, hay que gobernar, básicamente hay que tomar decisiones en muchos sentidos, entre esos, sobre como tratar a los empleados, las políticas de la empresa y la cultura.

La cultura de una empresa normalmente representa los valores de sus fundadores en su estado más puro, y por eso parte del éxito reside en tener un equipo que se haga clic con esa cultura, yo mismo he tenido que despedir a personas excelentes como profesionales, pero su forma de ser, pensar y actuara no ha hecho match con la cultura empresarial que la empresa tiene por norte.

Un líder con buen gobierno busca siempre entender antes de ser entendido, busca generar relaciones de gana-gana con su equipo y está consciente que el activo más valioso de su empresa son las personas, por eso además de maestro, crea, transforma y da ejemplo.

Dan Price, CEO de una compañía llamada Gravity Payments, buscó la manera de mejorar el rendimiento de su compañía, y sacrificó su propio salario en casi un 93 % sólo para poder aumentar el salario de todos sus empleados. La empresa tuvo un incremento genial en la productividad y sus empleados le regalaron un Tesla model S en agradecimiento.

Está claro que no sólo el dinero es un motivador, de hecho nunca debería ser el principal, pero que un líder que se arriesga por su equipo y que lo da todo vale su peso en oro.

Mejor un poco de las 3 que 2 bien logradas

Hay personas con los conocimientos adecuados (edad), con el merecimiento de su trabajo (dignidad), pero pésimos comunicando sus ideas a los demás, o con un trato interpersonal que alejaría a cualquier empleado ante el primer altercado.

Esto es un juego de poner las 3 habilidades a jugar juntas, es mejor un equipo de futbol completo tal vez todavía tratando de mejorar, que un equipazo sin nadie en la portería. Definitivamente la falta de una de las 3 habilidades harán a un jefe con dificultades para llevar a su equipo a la meta.

Construir conocimientos y méritos en todos los aspectos debe ser una tarea diaria de quien quiera convertirse en un líder digno de seguir, personalmente para lograrlo estudio casos de líderes exitosos (gobierno), estudios relacionados a profundizar en mi sector y la tecnología (edad) y trabajar duro pero eficiente para llegar a la meta (dignidad).