«El futuro les pertenece a aquellos que creen en la belleza de sus sueños». Eleanor Roosevelt.

Las 3B o el ABC de la creatividad


Dicen que dicen que Arquímedes descubrió el desplazamiento de volumen durante un baño. Que Albert Einstein pensó en la teoría de la relatividad después de dormir la siesta y que alguno que otro, sin placa de famoso, seguramente tuvo ocurrencias mientras viajaba en autobús. Todos estos ejemplos tienen en común una letra y un número: 3B.

Las tres B de la creatividad son así conocidas por las iniciales de bus, bed y bath –se me ocurre, ahora, que también podría denominarse el ABC de la creatividad: «autobús», «baño» y «cama»– y se refieren al momento en que nuestra mente se desbloquea, fomentando el pensamiento asociativo y la creatividad analógica. En el instante que entramos en modo 3B o ABC nuestro cerebro conmuta el chip de ondas beta por ondas alfa, favoreciendo la relajación de la persona. Aun cuando creemos que no estamos pensando en nada nuestra mente trabaja sin descanso. Al tiempo que nos encontramos en piloto automático, en estado semiconsciente, pensamos, y mucho. Vienen a nosotros ideas nuevas, asociaciones insospechadas. La chispa de la creatividad, el buscado clic.


Primer freno

Nada pero nada entra en el cerebro por medio de un pase de magia. No es sino luego de un período de pensamiento intenso, del trabajo constante y sonante, que este estado de semiconciencia será provechoso para nosotros. Cuando dejamos de discurrir en seguida de un período de reflexión profunda podremos experimentar ¡eureka! En este estado de distensión fluirán las ideas. El autobús, el baño y la cama son excelentes escenarios para germinar nuevas ideas. En el momento preciso que llegamos a decir, incluso gritar, ¡ya lo tengo!, estamos en presencia de una exultante experiencia «¡ajá!». Tal situación se define como la suma del insight más afecto positivo. Es la comprensión súbita y repentina que el pensamiento que estaba girando en la mente aflora. Las ideas se unen, se conectan entre sí. La persona que experimenta un momento ¡ajá! se siente satisfecha y excitada, con la convicción íntima que aquello que se figuró es lo que andaba buscando ¡Eureka! Ciento por ciento alborozo. En este punto recuerda documentar la idea no bien aparezca porque ya sabes lo volátiles que son los pensamientos y lo prejuiciosos que podemos llegar a ser con una primera idea.

Hay una guía en esto. En primera instancia, el insight ocurre cuando el sujeto se distiende, una parte de su mente continua trabajando, «craneando» el problema y se proyecta sobre su realidad. Nuevamente las 3B.

Segundo freno

Pretender que la inspiración por si sola va a regalarnos grandes y geniales ideas es un error disparatado y garrafal. A la imagen del creador, del alquimista de obras, solitario y nocturno, dejemóslo para la ficción cinematográfica o para el mundo de las letras. Te propongo que modifiques la proposición «necesito estar inspirado» por la consigna «voy a hacerme cargo de mis desafíos creativos». Toma el toro por las astas y ponte a trabajar. Como constantemente insisto: más y mejores resultados se manifestarán cuando más relajados estemos y más propicio sea el escenario.

¡Adelante!

Al cerebro le cuesta mucho trabajo romper o cortar con un hábito, así que, en lugar de persistir con el slogan «necesito estar inspirado», suscita nuevos y sanos procedimientos que recubran las malas costumbres. Las herramientas de cambio tampoco son mágicas, conllevan tiempo y tenacidad. No obstante, el cambio es posible. Recuerda que el cerebro es incondicional de la entropía; siempre irá por conexiones conocidas para economizar energía, para mantenerse cómodo en la zona de confort ¿Para qué cambiar? ¿Para qué correr riesgos?

Somos protagonistas de nuestra propia historia, vivirla de manera creativa es nuestro mayor reto. Las buenas ideas son la materia prima de la innovación. Piensa intensamente, mucho respecto a un tema. Sobre tu desafío creativo. Deja por un momento a las heurísticas de lado.

Viaja en autobús o en bicicleta, usa el baño y duerme siestas. En ese orden o el que quieras. Da lugar en tu vida a las 3B de la creatividad. El ABC para despertar y reactivar tu actitud creativa.


¿Te ha sido de valor este artículo?, ¿te ha gustado el contenido? Si así fue, me encantaría que dejes tu opinión y que lo compartas en tus sitios de redes sociales. Desde ya te lo agradezco.

Crear es imaginar escenarios