Medium no es una herramienta de publicación

Hace doce años, dirigía Blogger en Google y frustrados seguíamos perdiendo usuarios a manos de nuestros competidores, como Movable Type de Six Apart. Era un fenómeno común en aquellos tiempos que la gente empezara a bloguear en Blogger —porque era gratis, popular y fácil de configurar— y luego se «graduaran» a herramientas más potentes.

Movable Type, Greymatter y, más tarde, WordPress, tenían una barrera mucho más alta de entrada (antes WP tenía alojamiento bajo llave). Pero una vez alguien descubría la alegría del compartir pensamientos en Internet, quedaban dispuestos a invertir el esfuerzo para obtener las características añadidas y la flexibilidad que un software tipo instalar-en-tu-servidor ofrecía.

Entendiendo Blogger como lo hicimos en su momento, como una herramienta de software para la creación y publicación de sitios web, nos encontramos en medio de una carrera que muchos creadores de software conocen bien: añades características, consigues más usuarios. La competencia añade más características, pierdes usuarios. (El marketing y otros factores tienen algún efecto, dependiendo del mercado. En la blogosfera, era mínimo).

Este juego era particularmente complicado de seguir para nosotros, ya que Blogger era un software alojado (es decir: en la nube), a diferencia de la mayoría de las herramientas contra las que competíamos. El desafío operacional y de ingeniería fue tal que tuvimos que crear funciones que se escalaran a todos nuestros usuarios. Y cuando queríamos cambiar algo, todos los usuarios tenían que aceptar ese cambio.

En ese momento, escalar sistemas centralizados era el problema menos resuelto (incluso en números más pequeños). Más importante aún, a pesar de que por esta configuración era más sencillo, no estábamos creando un efecto de red. Aunque —creo— teníamos más personas publicando en Blogger que cualquier otro lugar, eso no hacía a Blogger mejor. De hecho, lo hizo peor porque se ralentizaba y se complicaba la adición de características.

Hoy, todos entendemos que el negocio de Internet no es el negocio del software. Nos esforzamos por construir redes y plataformas. Competimos por la experiencia del usuario (y el marketing, hasta cierto punto). Las características y la flexibilidad están muy abajo en la lista de tácticas competitivas, al menos cuando se trata de software de consumo (entiéndase: servicios).

Mi siguiente herramienta de blogueo tenía que tener muchas menos funciones y muchos más usuarios. Nadie se mueve de donde tuitea porque alguna otra herramienta tenga mejores opciones de formato o personalización del perfil. Esto se debe a que un pequeño porcentaje del valor que Twitter aporta proviene del propio software. Lo importante es la red: la conexión con otros usuarios y el contenido que ellos crean.

Chris Dixon escribió una gran publicación hace algún tiempo (Ven por la herramienta, quédate por la red [ENG]) que describe cómo, a diferencia de Twitter, algunas plataformas comenzaron con el valor de la herramienta y realizaron una transición al valor de la red (que, en última instancia, se ha convertido en una parte mucho mayor de la ecuación, como en el caso de Instagram). Teníamos una idea de esto y estábamos empezando en la parte de la red de Blogger cuando lo dejé hace más de diez años. No es que Blogger sufriera inmediatamente. Su facilidad de uso continuó atrayendo usuarios en decenas de millones durante muchos años. (Según Compete, blogspot.com tenía 63 millones de visitantes el pasado mes de marzo [ENG]). Pero fue una gran oportunidad perdida para Google. (No te preocupes, lo han hecho bien).

Más importante aún, fue una oportunidad perdida para las personas y las ideas. Las redes bien diseñadas reducen la fricción y ayudan a que el buen material se encuentre. Las conexiones permiten al conjunto llegar a ser mayor que la suma de las partes y generan nuevos caminos para descubrir y construir significado.


No te sorprenderá que estas observaciones revelen mucho acerca de lo que estamos tratando hacer con Medium. Empezamos construyendo una genial herramienta de escritura. Y ni siquiera el propio editor creó el valor principal. Fue el hecho de que puedes escribir y compartir una historia sin configuraciones, sin gastos y sin el nivel de compromiso de comenzar un blog. Está claro que hay muchas más personas que ocasionalmente tienen opiniones valiosas que compartir que personas que quieren ser «blogueros». A estas personas les encanta escribir en Medium, aunque lo vean como una simple herramienta para crear una página bonita a la que dirigir a la gente desde Twitter.

Sin embargo, esa no es la idea. O, al menos, no es el fin. En los últimos meses hemos cambiado nuestra atención en el lado del producto de crear valor de herramienta a crear valor de red. ¿Qué significa esto? Obviamente, una forma de este valor es la distribución. Y no hay duda de que algo publicado en Medium tiene mayor probabilidad de encontrar un público que la misma cosa publicada en una isla sin tráfico en la web.

Pero la parte más importante del valor de red que estamos empezando a ver muchísimo tiene que ver con el feedback cualitativo. Los resaltados [ENG] son uno de mis ejemplos favoritos:

Y no solo beneficia al escritor. Cuando estoy leyendo algo y me encuentro con el resalte de alguien a quien sigo, inmediatamente se crea un pasaje y toda la pieza se vuelve más significativa y memorable:

Las respuestas son la otra «gran cosa» que está aprovechando tanto el poder de Medium como plataforma abierta como la creciente red, uniéndolas.

Cuando lees una pieza razonada sobre micropagos [ENG] que cuestiona el acercamiento de una compañía y luego el cofundador de dicha empresa responde meditadamente [ENG], es algo genial. Este tipo de cosas son posibles, y suceden, en los comentarios de los blogs tradicionales, pero la capacidad de las respuestas de Medium de vivir por su cuenta ofrecen más motivación para invertir en ellas (como creador) y mayor probabilidad de que sea encontrada por las personas importantes. (Para la vieja escuela: Sí, como los Trackbacks).

He aquí un dato interesante de un respondedor «escéptico» sobre las respuestas que no se me ocurrió antes: «creo que tener que llegar al nivel requerido para pulsar publicar en una pieza ayudó a que mis palabras fueran civilizadas hacia la persona que escribió el artículo original».

No hemos terminado de entender todo esto. (Las conversaciones en varias partes, por ejemplo, son un poco complicadas de seguir). Pero cada día vemos el crecimiento de esta actividad y grandes ejemplos del poder de la red de Medium hechos realidad.

Por esto digo que Medium no es una herramienta de publicación. Es una red. Una red de ideas que se construyen unas sobre otras. Y personas. Y GIFs (sí, también los tenemos, aunque, siendo sinceros, no es nuestra especialidad).

Haznos saber lo que piensas escribiendo una respuesta (corta o larga), a continuación, y/o resaltando tus partes favoritas, arriba.