Mi reciente progreso hacia al minimalismo

Si llevas tiempo leyendo mi blog, sabrás que he estado muy interesado en tener un estilo de vida minimalista.

Todo comenzó cuando tuve que hacer una mudanza con mi familia al descubrir que tenía tantas cosas acumulada a lo largo de muchos años, que era momento de hacer un cambio radical.

Reducir mis posesiones fue un importante paso en la búsqueda de más libertades en mi vida, ya que me hizo reducir drásticamente los gastos económicos y evito perder energía mental al no pensar en cómo cuidar las cosas materiales.

Aunque quiero aclarar una cosa muy importante sobre el minimalismo: no se trata únicamente de tener “menos” cosas, se trata de encontrar lo que es esencial para ti.

Es decir que además de lo material, se trata de descubrir todo lo que en tu vida te está tomando “espacio mental” y así eliminar todo lo que afecte. De esta forma consigues priorizar lo que realmente quieres en tu vida.

Por ejemplo, puedes comprarte ese coche que tanto quieres pero tienes que darte cuenta que no será tan fácil hacer ese viaje de 6 meses que tenías pensando.

Entonces… ¿cuál es tu prioridad?

No está mal comprar algo si es que realmente lo necesitas, pero cuando generas un habito de analizar cada que adquieres algo nuevo (o sobre lo que ya tienes) te darás cuenta que lo esencial es tan poco que no necesitas tanto como pensabas.

Quieras o no, las cosas materiales se vuelven una carga emocional que ocupan una gran parte de tu mente (y obviamente de nuestras casas). Mi amiga Dulce lo explica bien en su video “Saca tus cositas”.

Si no lo crees, analiza cuantas veces no estás pensando en cuidar tu casa de los robos o de estar siempre arreglando todo el interior de tu casa (o comprando más) para que se vea bonita. Pero, ¿vale la pena estar así todo el tiempo? ¿Cuál es ese apego que le tenemos a lo material?

Y bueno, obviamente si buscas ser un nómada digital como yo, tendrás mucha mayor libertad de ubicación (es decir, ¡que puedes viajar mucho más!) si reduces tus posesiones hasta lo más mínimo.

Como estos días he estado mostrando algunas fotos en Instagram sobre mis avances minimalistas, me gustaría enseñarte todo el proceso que he llevado para que te puedas llevar un aprendizaje y, de paso, animarte a hacer lo mismo. 😉

Minimalismo material

Pasado unos meses desde la mudanza, aún tenía la sensación de tener muchas cosas acumuladas en mi cuarto (donde vivo cuando visito a mis padres), que me prometí deshacerme de más material en la próxima visita.

Y aprovechando que iba estar más de un mes, en agosto volví a revisar mi cuarto dándome cuenta que en efecto hay habían algunas cosas innecesarias, sobre todo muchos “recuerdos” de la infancia, que volví a poner manos a la obra.

Houston, tenemos un problema de cuarto desorganizado.

Lo primero que hice fue juntar ropa de mi closet que ya no usaba (o me quedaba chica) juntando casi una bolsa grande que le dejé a mi madre para que las regalara a la iglesia.

También vi que tenía muchas consolas de videojuegos sin usar que las puse en venta. Sabes, pensaba que nadie iba comprar antiguas consolas (una Gamecube y una Nintendo Wii) pero me equivoqué… unos días después que publicar en MercadoLibre encontré sus nuevos dueños.

Apegarse a algo material es difícil

Luego tuve que hacer algo bastante difícil para mi: vender mi batería. Mi padre me la compró cuando tenía 16 años, practicaba todos los días y hubo un tiempo que tocaba en vivo con un grupo de rock en mi ciudad natal. Realmente fueron buenos tiempos.

Pero desde que me fui a vivir a otra ciudad para estudiar la universidad (y más ahora con mi constante movimiento), la batería se quedaba ahí arrumbada sin que nadie la usara.

Aunque sí, llegaba a mi casa, la veía y me ponía contento al recordar esos viejos tiempos. Pero era triste verla ahí sin usarse. Lo acepto. Pasaron muchos años para que me decidiera en venderla…

Pero era justo y necesario. Era un paso enorme para mí. Debía hacer lo que siempre digo. Debía tener prioridades en mi vida. Así que la puse en venta y justo un amigo cercano decidió adquirirla.. sé que estará en buenas manos.

La verdad es que un gran alivio hacerlo. Este proceso me ayudó a entender que las cosas materiales van y viene, que no es bueno apegarse tanto a un recuerdo y principalmente, que los tiempos SIEMPRE cambian como las prioridades en la vida.

Pasado el mes de mi visita pude reducir más las cosas de mi cuarto pero aún me falta… tengo un stand de libros y algunas cosas en cajas que quiero regalar, pero ya será en mi siguiente visita.

De hecho mi objetivo es vivir únicamente de lo que pueda llevar en mi backpack (que muestro en la imagen) por un buen tiempo… ya te contaré el próximo año cuando termine de vaciar mi cuarto y te muestre cuantas serán mis posesiones que tendré en total. 😉

Llevo casi dos años con esta hermosa backpack

Minimalismo en tecnología

Ahora que estuve en Chicago, para mi cumpleaños mi madre me apoyo en comprar la nueva Macbook 12” si vendía la Macbook Pro 13” Retina que tenía (por más de dos años).

La mejor Macbook que hay, ¡es en serio!

Aparte de ser un fan de Apple, desde que me enteré del lanzamiento de esta computadora no pensaba en otra cosa que adquirirla. Y es que el tamaño es perfecto para mí (y para cualquier viajero) ya que es extremadamente pequeña (en serio, la más pequeña que he visto) y funciona de maravilla.

También me compré unas bocinas Beats inalámbricas, como buen amante de la música, por que hay ocasiones que me gusta la música con buen volumen y con buena calidad. De hecho me ha impacto la tremenda calidad de sonido de esta bocinita.

Te digo esto porque son dos inversiones necesarias para mí, ya que la Macbook y las bocinas son parte esencial de mi “pequeña oficina” que llevo a todas partes.

En esta nueva computadora decidí instalar el sistema operativo desde cero con la intención de hacer un reset a todo lo que tenía. Así que, antes de hacer el cambio de computadora, me la pasé muchas horas revisando y eliminando todos los archivos que ya no uso.

Es que, si eres como yo, voy a suponer que llenas tu computadora de muchos archivos que descargas y que luego no ves, ¿verdad? Hasta en la computadora podemos llegar a ser unos acumuladores.

¿Sabes cuál es el problema de esto? Que siempre estamos desorganizados, se nos dificulta encontrar lo que buscamos y principalmente, alentamos nuestras computadoras al llenar el disco duro.

De hecho hice lo mismo cuando adquirí el iPhone 6. Lo instalé desde cero y sólo baje las aplicaciones que uso, ¿adivina cuantos tengamos ahora? Muy pocas (no como antes que la llenaba de apps). Y nada de juegos.

Así que, aparte de eliminar todos los archivos antiguos, también decidí pasar todo lo que sí uso a la aplicación Dropbox, el único lugar donde ahora hospedo mis archivos.

¿Sabes por qué? Porque confío plenamente en la nube. De esta forma mis archivos siempre están respaldados y ya no dependo de un disco duro externo o de la misma computadora.

Mucha gente se pregunta por qué la nueva Macbook sólo tiene una salida de conexión (la de cargador) y es que los de Apple tienen mucha razón… la necesidad de cables o más accesorios en nuestras computadoras son innecesarias.

La nube lo ha cambiado todo.

Ahora guardo mis archivos en Dropbox, he pasado absolutamente todos mis documentos de Word + Excel a Google Drive y mis notas las pasé a Evernote, para tener todo respaldado en la nube.

Otra decisión importante fue que eliminar las canciones que tenía guardadas en mi computadora para usar únicamente Apple Music y así liberarme de muchísimo espacio (más de 20GB) como también oír música que no tenía antes en mi colección. Sí, se me hace bastante junto pagar los 99 pesos MXN al mes por estos beneficios.

También decidí que todos mis libros estarán únicamente en Kindle, iBooks y PDF, así que próximamente regalaré todos los libros físicos que tenía en colección (dejando sólo los más importantes para mí).

¿Hace cuanto que no tienes así de limpia tu computadora?

Quizá me fui un poco geek en este apartado pero es que me gustaría también que te pongas a pensar cómo usas tu computadora, por que créeme, ser minimalista en tu vida digital es un gran alivio y te genera un aumento en la productividad (si también la usas como tu espacio de trabajo).

Estos son mis avances minimalistas

Ahora que estoy viviendo en la Ciudad de México, una amiga entró a mi cuarto el otro día y se sorprendió de las pocas cosas que tenía… A mi lo que me sorprendió es que ella se sorprendería. Para mí esto es normal.

Todo lo que tengo en mi cuarto de la Ciudad de México

Si lo piensas bien estas platicas minimalistas son realmente un lujo que debemos agradecer, porque existen muchas personas que no tiene otra opción que vivir con poco. Por eso agradezco mucho lo que tengo y cómo lo administro.

Pero ahi lo tienes, estos son algunos de mis recientes avances en lo que estoy haciendo para seguir creando más libertades en mi vida.

Si algún día te has interesado en volverte minimalista (aunque sea un poco), hay muchas formas de hacer esto posible. Una de las que más me gusta, es el desafío de meter todo lo que tienes en tu casa en cajas por algunas semanas y sacar únicamente las cosas que si requieres en ese momento.

Te darás cuenta que muchas se quedaran en la caja.

Otra forma interesante es imaginándote si tu casa llegara a incendiarse (obviamente no te lo deseo), pero… ¿qué es lo que te llevarías contigo en ese momento? De esta forma te irás dando qué cosas son realmente esenciales para ti.

Si a mí me sucedería, lo único que me llevaría sería mi computadora y mi iPhone, las dos únicas cosas que realmente me aportan utilidad por el momento. Ya que la ropa se puede volver a comprar…

Así que en resumen, te puedo decir que la actitud minimalista tiene muchas ventajas tales como:

  • Gastas menos dinero, ya no sólo tienes lo esencial logrando tu libertad financiera con mayor facilidad
  • Te sientes menos estresado al no pensar en el cuidado de tus posesiones
  • Te sientes más libre al tener menos cosas
  • Te ahorras tiempo al no tener que estar limpiando estas cosas
  • Es bueno para el ambiente ya que consumes menos
  • Serás más productivo si priorizas también en tu vida digital

La próxima vez que escriba sobre mis avances minimalistas te vas a sorprender con la cantidad que tengo. Así que sólo me queda preguntarte:

¿Te animas a priorizar las cosas materiales que quieres en tu vida?


Ser minimalista es una parte de lo que voy a platicar en el curso sobre los nómadas digitales.