Negocios 2017: Qué es «Transformación digital»

(y por qué debes afrontarla)

Según un estudio de Gartner Inc, para el 2018 los equipos y organizaciones que no realicen una reinvención a sí mismos basada en el campo digital y la automatización simplemente no podrán competir.

Ya seas independiente o parte de una organización, está claro que ha llegado una nueva ola en los modelos de gestión. ¿La vas a vivir o la verás pasar?

Un proceso llamado «transformación digital»

Transformación digital se refiere a la implementación estratégica de nuevas formas de ofrecer a las personas mejores servicios y productos, a partir de procesos apalancados por los recursos que el campo digital, la conectividad y la automatización pueden ofrecer. Según el MIT, esta reingeniería puede apuntar en cambios a 3 ejes:

  • La gestión de procesos (y con ello la cultura de tu equipo/organización).
  • La experiencia de usuario.
  • La generación de nuevos modelos de negocio.

Hasta hace unos años se creía que esos cambios solo debían darse si es que tu campo de acción estaba relacionado al mundo digital; sin embargo, hoy se ha convertido en un requisito de supervivencia organizacional, estés en la industria que estés. Recuerden sino los casos de Kodak, Nokia, Uber e Airbnb como referencias de vista gorda y aciertos oportunos.

OJO: el hecho de incorporar más tecnología a tu organización no genera transformación digital por sí solo, requiere un cambio de mentalidad en los equipos de trabajo.

Cómo afrontarla (I): Consideraciones

El principal reto para vivir la inmersión digital de cara a las próximos 5 años es el cambio de mentalidad a todo nivel, partiendo desde los CEO, pues el componente digital —por la misma demanda del público— está llevando a redefinir todo tipo de áreas y procesos:

  • Marketing.
  • Gestión de crisis.
  • Atención al cliente.
  • Selección de talento.
  • Comunicación interna.
  • Manejo de stakeholders.
  • Desarrollo de marca.
  • Investigación de públicos.
  • Internacionalización.
  • Proyectos de innovación, y un largo «entre otros».
Reorientación de productos y servicios hacia nuevos modelos de negocio. Fuente: Fundación Carolina.

Este nueva forma de pensar las cosas conlleva a desarrollar un know how diferente, pues resuelve los trabajos y proyectos de forma colaborativa, considera el liderazgo abierto, la adhesión de nuevos elementos a la organización y la redefinición de roles.

También es clave estudiar nuevamente a tu público para saber de qué forma puedes ser útil a tu comunidad de usuarios. Por ejemplo, si fueses una entidad pública, es importante saber cómo hoy en día la ciudadanía interactúa y piensa con respecto a tu sector (justicia, trabajo, salud) y de qué forma puedes aportar valor en tu servicio hacia ellos, como por ejemplo el hecho de optimizar los procesos de logística y suministro de medicinas en hospitales a partir del monitoreo remoto de camiones y botellas entregadas al paciente con sensores de nivel, que permitan saber el estado de su uso a través de la red móvil y wifi del hospital o paciente, teniendo claro así en qué zonas se requiere mayor stocks de medicamentos según los tipos de tratamientos.

Como referencia de otro caso del sector estatal, en Perú, la Dirección de Innovación y Tecnología Educativa (DITE) del Ministerio de Educación —DITE@MINEDU— está empezando a formular las líneas de trabajo de una nueva estrategia para el uso de tecnologías digitales en la educación básica peruana durante los próximos cinco años (puedes leer sus ideas al respecto en esta publicación).

Asimismo, es importántisimo tener en cuenta la big data de tu área o la que se comparte en toda tu organización para plantear nuevas fuentes de conocimiento y de monetización, mediante nuevos servicios o nuevos modelos de negocio.

Cómo afrontarla (II): Método

Surge un nuevo paradigma de competitividad y con él la necesidad de un método para implementarlo, ya sea desde el sector público, privado o la misma sociedad civil.

Sin embargo, la transformación digital es un camino que aún no termina de definirse. Si bien cada vez hay más nativos digitales; la realidad de cada país varía en cuanto al acceso a tecnología, capital humano y soportes de comunicación. Todo está en construción y por ello aún no hay un modelo definitivo.

Las escuelas de negocios y consultoras proponen cada uno su propio método para aplicar la transformación digital en organizaciones; no obstante, creo que ante los constantes cambios y nuevas formas de ver un mundo cada vez más ágil, no nos queda más que observar lo que funciona ahora y seguir —en todo caso— los principios del design thinking.

Proceso de ‘design thinking’. Fuente: School of Design Thinking

Cómo afrontarla (III): Nuevos perfiles profesionales

Otro de los retos de las organizaciones es saber cómo (y de dónde) atraer personas preparadas para correrse esta ola: aparecen nuevos perfiles profesionales, se requieren nuevas competencias (como el manejo de metodologías ágiles, tecnología cross-border o modelos de economía colaborativa) y se crean nuevas áreas.

Asimismo, el encontrar y potenciar equipos de trabajo dispuestos a formarse en capacidad digitales y liderazgo es el punto más complejo, pues deben ser personas con visión estratégica y sin miedos para:

  • Crear.
  • «Educar» consumidores y compañeros de la organización.
  • Actualizarse en temas de tecnología e I+D+I.
  • Salir de la zona de confort.

Si bien ya hay personas así en las empresas, se requerirán más. Quizás un punto de partida sea buscar en el mundo de las startups.

StartUp Kids Documental.

Con ello queda claro que éste es un desafío de personas, no de tecnología.

Finalmente, comparto un fragmento de las anotaciones del alemán Udo Gollub, hechas durante la cumbre de Singularity University llevada a cabo en Messe Berlín, Alemania, el año pasado:

En 1998, Kodak tenía 170.000 empleados y vendía el 85 % de todas las fotos en papel del mundo…
En muy pocos años, su modelo de negocio desapareció llevándolo a la quiebra.
Lo que le pasó a Kodak le pasará a muchas industrias en los próximos 10 años —y muchas personas no se dan cuenta—. ¿Ud. pensaba en 1998 que 3 años más tarde no volvería a tomar fotografías en papel?
Sin embargo, las cámaras digitales fueron inventadas en 1975.
Como todas las tecnologías exponenciales, fueron una desilusión por un largo tiempo antes de que se convirtieran en muy superiores y fueron la tendencia principal en pocos años.
Ahora pasará con la Inteligencia Artificial, salud, carros eléctricos autónomos, educación, impresión 3D, agricultura y puestos de trabajos.
¡Bienvenido a la cuarta Revolución Industrial!

(Puedes leer las anotaciones completas aquí)


Si te gustó la publicación no olvides de darle al botón del ♡, y si consideras que puede beneficiar a otros, no dudes en compartirlo.

Angel Santander, editor de Colaboratorio.