Nueva casa, nueva vida

Abrir un nuevo blog es como contar con una nueva casa. Un nuevo lugar en el que no ya solo estar, sino en el que vivir, crecer, comunicarse, intercambiar, reír, llorar, amar…

Una nueva casa es una aventura. Un nuevo blog, una aventura comprometida. Comprometida no porque vaya a suponer algún riesgo, sino por lo que de compromiso tiene.

Si no hay compromiso, no tiene sentido. Si no hay compromiso, mejor dedicarse a otra cosa, aprovechar el tiempo en otra actividad.

Crear un blog es algo sencillo y rápido, extraordinariamente sencillo y rápido. Darme de alta en esta plataforma y empezar a escribir creo que no me ha tomado ni dos minutos. Crear y abrir un blog en WordPress apenas si toma un cuarto de hora.

Una vez abierto el blog, ese espacio para la comunicación personal o corporativa, ¿qué hacemos? Escribir, evidentemente. Y nos dicen los gurúes de la cosa esta del blogging que centrados y con un calendario. Ok, tomando nota.

Los objetivos

¿Sobre qué escribir? Se supone que cuanto más centrado en un tema más éxito tendrá: será amado por Google y te lloverán las visitas cual tormenta de verano. Serás amado y respetado, pues te convertirás en un referente, un influencer, un gurú.

Sí, y no, como casi siempre.

En primer lugar, porque depende de los objetivos que te hayas planteado —si es que te has planteado alguno— y de tu capacidad y experiencia (expertise, que dirían los más finos) para crear escritos coherentes, legibles y que tengan un cierto valor para tus lectores.

En segundo lugar, porque no basta con lo anterior. ¡Te tienes que convertir en un experto en SEO! Y aplicarlo a tu blog, claro está.

Google te tiene que amar para tener éxito… Y para que eso ocurra, al parecer no queda otra que aplicar toda una serie de técnicas para que Él te ame. Ese conjunto de técnicas es lo que conocemos como SEO, acrónimo de Search Engine Optimization, que engloba toda una serie de técnicas para (intentar) conseguir que tu amado blog aparezca en los primeros resultados de una búsqueda.

El calendario

Tras el tema de los contenidos llegamos al del calendario de publicación. Nos dicen que tenemos que tener uno, y seguirlo, respetarlo.

Desde luego, está bien contar con calendario de publicación, sí, más que todo porque los días pasan muy deprisa, las horas vuelan, y si no nos marcamos una serie de hitos va a ser complicado que el blog tenga continuidad.

Creo que todos tenemos la experiencia de un blog abandonado, bien porque nos haya pasado a nosotros mismos (a mí sí que me ha pasado), bien porque hayamos caído en uno sin vida desde hace tiempo.

No pasa nada porque un blog esté desactualizado…. salvo por la mala imagen que provoca en el visitante y el desapego que muestra Google hacia los que no se actualizan con una cierta frecuencia. Eso de que Google ama a los sitios frescos y actualizados es un mantra en el mundo del SEO.

¿Casa propia o de alquiler?

O, lo que viene a ser lo mismo, ¿abro un blog en un sitio como Medium o un blog bajo mi propio dominio? Medium o cualquiera de las otras plataformas que existen para la publicación de blogs y que no nombraré por no hacer publicidad… ;)

Un blog en Medium equivale a estar alquilado. Apenas si tienes control sobre otra cosa que no sea lo que escribes, y mucho más en una plataforma como esta, tan minimalista. Es el dueño de la plataforma quien fija las condiciones de alquiler, las prestaciones que te ofrece y las condiciones de uso.

Un blog bajo tu propio domino te da el control total, tanto de lo que escribes como de todos los elementos que incorporas. Claro que en este caso, al igual que si eres propietario de una casa, tú tienes que correr con todos los gastos de mantenimiento de la misma… lo que en muchas ocasiones es una tarea costosa —odiosa en ocasiones—, tanto en tiempo como en dinero.

¿Hay que elegir en una o otra vía para publicar?

Depende de los objetivos… ¡si es que existen!

De una forma muy somera, si buscas tráfico hacia un sitio web porque luego vas a intentar vender algo, tu blog debería estar bajo tu propio dominio.

Si lo que buscas es alcanzar una mayor difusión, una combinación de ambos sistemas parece bastante adecuado.

Y si no tienes objetivos claros, da igual. Si no sabes a dónde vas, da igual el camino que tomes.

¿Y ahora qué?

Ahora lo dejo, basta ya por hoy, basta ya con probar, con escribir.

Cuanto más escribo, más me gusta, y cuanto más me gusta, más escribo. Así que imagino que seguiré trayendo comentarios y reflexiones conforme vaya surgiendo la necesidad de hacerlo. Sin centrarme en un tema concreto; sin calendario alguno.

Gracias, amable y paciente lector si has llegado hasta aquí. Muchas gracias.

Comenta y comparte sin miedo… ;)