Oír música comercial te hace menos inteligente.

Llegué a esa conclusión un lunes en la mañana mientras el transporte público donde iba sentada hacia miles de paradas retrasando mi horario de entrada al trabajo.

Cuando salí de casa ese día y busqué dentro de mi bolso mis audífonos y casi me da un infarto, los olvide antes de salir. Atravezar la ciudad rumbo a mi trabajo en un estado sonmoliento es enloquecedor. Soy de las que prefiere desconectarse un rato de la realidad si la misma no me agrada.

Diez minutos mas tarde me percato organizando mentalmente mi agenda de ese día, priorizando las tareas principales y planificando lo que quiero hacer luego del trabajo. Pensamiento que lleva a otro: Necesito dinero para poder hacer lo que quiero y por consecuencia, que tengo que hacer para conseguir dinero…

Después de haber pensado esto comienzan a llegar a mi cabeza ideas de negocios muy viables que no me resultaría tan difícil de desarrollar y de las cuales seleccioné tres de ellas para depurarlas con un Plan de negocios. Entonces me pregunto? Porque no había pensado en ello antes? Pero… Porque pienso que necesito tal cosa? Realmente lo necesito? Qué es lo que en realidad necesito?… Me respondo: Estoy necesitando cosas que no necesito porque estoy condicionada a necesitar eso.

Y seguido viene el pensamiento conspiracionista que mis audífonos querían evitar:

“El sistema está mal, terriblemente mal y se necesita hacer un cambio empezando por mi.”

Es necesario apartarse un rato de la rutina, de lo que se supone que se debe hacer, de los entretenimientos, música, videojuegos, libros de ficcion, gente toxica (esas personas que no aportan nada positivo), celulares e internet y empezar a hacer preguntas tales como si nos estamos dirigiendo en el camino correcto. Debemos preguntarnos de vez en cuando si estamos dejando en “pausa” nuestra capacidad intelectual para desperdiciar nuestro tiempo en un capítulo de House of cards.

Es cierto, la realidad a veces puede ser cruel, pero la verdad es que no va a cambiar a menos que hagas algo al respecto.

El mundo esta lleno de personas normales que se dejan llevar por la corriente, está saturado de mentes débiles que no son más que victimas de influencers. Ciertamente, se necesita mas cerebros pensantes que se dediquen a preveer cosas como por la escases de alimentos que tendremos en unos años. No quiero ser trágica, pero un ejemplo de que estamos muy pero muy mal es que vivo en un país tercermundista no desarrollado, y el cual es una isla que consume pescado importado.

Se necesitan individuos autónomos, que presenten soluciones y no que se dejen envolver del día a día de un empleo. Se necesitan mas prosumers, personas con capacidad de elegir lo que quieran y que no estén condicionados a aceptar lo que los otros quieren de ellos. Se necesitan fabricantes de ideas para hacer de este mundo un lugar menos hostil para vivir, manos de ayuda para las víctimas menos afortunadas y gente con inspiración y propósitos ambiciosos como Jacques Fresco y su proyecto Venus.

El reto es detener por un momento lo que nos entretiene y empezar a usar la poca materia gris que hemos desarrollado.

Recomendación: Paradigmas del sistema educativo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.