‘Pay per view’, ¿amenaza o solución?

Es domingo, y a estas alturas del día estaría o bien preparando la mise en place de la comida o bien leyendo, pero de repente me he acordado que el año pasado por estas fechas estaría haciendo una de las dos cosas con transmisión de la Fórmula 1. Reconozco que no soy un entendido y soy uno de los tantos que se sumaron a ver este deporte, por otra parte extraordinariamente aburrido, gracias al fenómeno Fernando Alonso y a que las retransmisiones eran en abierto.

Como no me costaba ningún dinero extra, era una buena forma de pasar los domingos. Comías a una hora decente y luego podías quedarte en estado semi-comatoso viendo a unos coches dando vueltas uno detrás de otro durante casi una hora esperando a que Fernando ganara o lloviera o pasara algo que te sacara de ese letargo intelectual que te entra después de una buena comida.

Este año no va a suceder nada de esto, esta competición ha pasado a engrosar la lista del pay per view, que básicamente quiere decir si quieres verlo vas a pagar. Honestamente no voy a pagar, no me gusta tanto este deporte y creo que me dedicaré a hacer lo que hacía antes de que apareciera este boom para escuchar música o la radio, que de momento y hasta que la SGAE no se ponga tonta, sigue siendo gratis.

Pero lo que me ha llevado a escribir este post en un día que normalmente dedico a la familia es que a diferencia de otras temporadas, la cobertura que se le da a este deporte ha caído considerablemente. En los periódicos a duras penas es una página, y en los deportivos con suerte llegas a una y media. Sé que mi percepción es un baremo muy poco científico, pero me plantea la duda de como van a rentabilizar los circuitos o la inversión en comprar los derechos si la atención de la prensa empieza a omitirlos y se quedan como deporte residual, sólo aptos para adinerados y fans que están dispuestos a pagar el precio que piden por abonarse.

Me acuerdo, y si memoria no me engaña, que hace ya muchos años el baloncesto pasó por el mismo proceso. Veníamos de un par de éxitos deportivos importantes con las selección, se empezó a escribir más sobre este deporte y de golpe, paso a ser de pago. En menos de dos años la atención cayo prácticamente a cero, tanto que ni las televisiones querían retransmitir partidos en abierto porque no conseguían audiencia. Yo mismo, que he sido jugador, entrenador y aficionado, dejé de prestarle atención y desde aquella época lo único que veo, y si me acuerdo, son los partidos de la selección.

Con lo que me planteo hasta que punto es rentable esta inversión, no tanto ya para los dueños de la F1 y de la cadena de televisión, sino para las ciudades y equipos que practican el deporte. El deporte de las cuatro ruedas es caro, no sé si porque los costes son caros o porque nuestro amigo Bernie pone unos cánones que espantan al más pintado. La excusa que se ha usado durante mucho tiempo es que traía negocio a la ciudad, pero si el interés cae en picado, ¿cómo se justifica la inversión? ¿Cómo justifican los patrocinadores su inversión si el impacto de su marca cae en picado? ¿Cómo generas nuevas generaciones interesadas sino han podido acceder a ver este deporte desde pequeños?

Si alguien opta por pasar su deporte a un formato de pago, creo que ha de tener muy claro que tiene una base de aficionados muy grande, y además, un sector que dependa de ellos para seguir existiendo. Con estos parámetros sólo veo que exista un deporte que pueda conseguirlo, que es el fútbol. La base de usuarios es enorme, existe una extraordinaria —e irracional pasión— por el equipo de cada uno, y existen varios periódicos deportivos y radios que dependen de que exista el fútbol para poder sobrevivir.

Puede que si uno opta por una transmisión abierto tengas diferentes problemas, que cada equipo cobre distinto, que los ingresos sean menores a corto plazo, pero esto tendría solución con un buen planteamiento. Si los derechos se reparten de forma equitativa más bonus por posición en la liga sería una manera de igualar los ingresos, y de paso, aumentar la competitividad entre equipos porque tener dinero ayuda a conseguir a los mejores —luego ya veríamos qué se hace con la cantera—. El otro problema, el nivel de ingresos, quizás fuera menor, pero al poder acceder a una base más amplia y la posibilidad de hacerla crecer, otros ingresos atípicos pueden aparecer en forma de sponsors, patrocinadores, etc…

Entiendo que yo soy un despistado que le ha dado por reflexionar y que deben hacer cientos de expertos en imputación de costes, finanzas, proyecciones que han hecho sus cálculos y han llegado a la conclusión de que les sale rentable. En mi humilde opinión, quizás sea cierto, pero está claro que han perdido, no a un aficionado, sino a otro potencial comprador de los productos que se anunciaba en estas carreras.


Publicado en Exelisis

Like what you read? Give Tatxe a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.