Podría copiar a Murakami y nadie se daría cuenta

He pensando en copiar fragmentos de libros para completar mis 200 palabras. La primera opción que vino a mi cabeza fue Murakami. Copiaría fragmentos de distintos libros y trataría de pegarlos a la fuerza.

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, fue el último libro que estaba leyendo, diría leí, pero no lo terminé. No recuerdo cuál fue la razón para suspender la lectura.

Al pensar en ese libro imágenes aisladas llegan a mi cabeza: un dude al fondo de un pozo, un hombre desollado en medio del desierto, una tintorería, soledad, prostitutas y ya, no recuerdo más.

Me gusta Murakami, en un momento lo consideré mi autor favorito. Aún así, he de confesar, siempre he tenido la sensación que no entiendo por completo sus libros, ni siquiera puedo explicar con detalle la raíz de mi duda.

¿Será cierto que Haruki Murakami decidió ser escritor mientras presenciaba un partido de beisbol? ¿O será una historia manufacturada para acompañar la imagen del autor?

Mi libro favorito es Kafka en la orilla. Si me preguntas por qué es mi favorito, no sabría darte la razón.

Un chico llamado Juan fue quien me recomendó Tokio Blues como mi primer acercamiento. Esa novela es muy deprimente.

«Sentí cómo la lengua de la mujer se introducía en mi boca. Era cálida y suave. Se me metió por todos los rincones de la boca, se enroscó con la mía. El denso olor de los pétalos de flor se adhirió a las paredes de mis pulmones. En el fondo de la cintura notaba el sordo deseo de eyacular. Pero cerré los ojos con fuerza y me contuve».


Este es el post número 80/100 de mi proyecto de creatividad. Si mis palabras te inspiraron o te fueron útiles, dale clic al corazón de abajo para que más gente pueda ver este post.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.