Por qué es casi imposible enseñar a un robot a hacerte la colada

Pero si lo hacemos, las máquinas finalmente podrán ser capaces de exterminar a toda la raza humana.

Por Alexandra Ossola


He hecho la colada cada semana durante casi una década, y ahora el proceso es tan familiar que puedo prácticamente hacerlo mientras duermo: traer el cesto de la ropa sucia al cuarto de colada, separar los blancos de los colores, cargar las lavadoras con la ropa y el detergente, meter la ropa lavada a la secadora, sacarla de la secadora y ponerla en la cesta, doblar la ropa limpia y archivarla en el armario adecuado. Para mí y para la mayoría de lavadores experimentados, es bastante automático.

Pero para un robot hacer la colada es una pesadilla. Los robots trabajan mejor con tareas repetitivas que tengan un número finito de pasos y movimientos, como montar un coche. Los programas que controlan las acciones de esos robots usan la simple lógica de «si esto, entonces lo otro» — si accionas el pomo, la puerta se abre, y puedes pasar a la siguiente tarea—. ¿Pero qué pasa si accionas el pomo y la puerta no se abre? Un robot programado para hacer la colada se enfrenta a 14 tareas diferentes, pero la mayoría de los robots lavadores por ahora sólo pueden completar la mitad de ellas en una secuencia. Pero incluso para llegar a ese punto, hay un número inestimable de formas en que puede variar una tarea o ir mal: infinitas puertas que puede que se abran o no.

Esto es lo que un robot tiene que hacer.

  1. Encontrar la pila de ropa sucia, distinguiéndola del resto de desorden que pueda haber en la habitación.

Cuando un robot se enfrenta a una situación para la que no está programado, se queda inútil intentando averiguar qué hacer. Y mientras que las pausas largas pueden estar bien para la colada, no están tan bien para los robots futuros, que podrían conducir por nosotros o traer documentos a los doctores en los hospitales.

Los programadores y expertos en inteligencia artificial han pasado décadas diseñando robots cada vez más sofisticados que pueden manejar estas situaciones imprevisibles, afinando el software y suavizando los movimientos físicos para que el robot pueda comportarse más como un ser humano cuando se enfrenta a la incertidumbre. Algunos expertos en robótica están diseñando robots con sensores que pueden aprender cada vez que se mueven. Otros están, literalmente, enseñando a sus creaciones a completar ciertas tareas mediante la lectura del manual de instrucciones.

Lavar la ropa es un paso grande e incierto hacia un futuro donde los robots puedan manejar la incertidumbre como los humanos. Es un problema de ejemplo, un caso de estudio; si los robots pueden hacer la colada, no se sabe qué otros tipos de tareas podrán realizar de forma autónoma, desde conducir coches a explorar planetas distantes. El campo de la robótica se encuentra ahora en un punto de inflexión — décadas de mejoras han llevado a que los robots pueden empezar a interactuar con el mundo de formas sólo imaginadas en la ciencia ficción, sin la intervención de seres humanos.

Inicia sesión en Medium y «recomienda» esta historia.
Sigue a Matter en Twitter | En Facebook | Suscríbete a nuestro boletín

Medium en español

La publicación oficial de Medium en español

Thanks to Medium en español

Translated from original by BurguerCangreburguer.

BurguerCangreburguer

Written by

Medium en español

La publicación oficial de Medium en español

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade