¿Qué pueden aprender los vendedores de humo sobre redes sociales viendo la película Chef?

Nadie sabe todo sobre todo. Vender humo se ha vuelto una actividad relativamente bien remunerada entre compañías que dicen vender asesoría y gestión de redes sociales para empresas que no tienen idea de cómo estar en Twitter o Facebook. El resultado casi siempre es desastroso, o un fraude.


Desde hace tiempo que una película tan fresca y positiva no llegaba a las salas de cine del mundo. La magia de una película como Chef es por un lado lo simple de su argumento, y por otro, la importancia que da a las relaciones personales o familiares. La vida vale la pena vivirla si hacemos las cosas que nos apasionan, con la gente que nos encanta, dejando un legado de felicidad para todos en el camino. Un guión simple, una comedia ligera, un tema de moda. Vivimos en el mundo donde todos queremos ser chefs y todos queremos tuitear hasta que caiga el sol.

El camino más fácil para lograr el éxito viene dado por tres cosas: pasión desenfrenada, conocimiento profundo y una práctica casi obsesiva.

Sin duda hay otros caminos para el éxito, hay formas de engañar a la vida, ganar dinero y creer que se es feliz, pero o estas haciendo algo ilegal, o estas jodiendo a todo el mundo a tu paso. También hay esos extraños personajes que parecen tocados por la providencia, y todo les sale bien, sin mayor esfuerzo. Estos últimos son producto de la estadística, no son para nada la norma. Pero volviendo al tema y la película, hay que trabajar duro y ser honestos con nosotros mismos, con la gente que queremos y con la sociedad, este es el argumento principal de @ChefTheFilm.

Si aún no viste la película, lo mejor antes de continuar leyendo es que la veas. Se encuentra disponible en Netflix. Aquí tienes el trailer por si quieres continuar leyendo y tener una mejor idea.

Por si no viste Chef, aquí tienes el trailer con subtítulos.

Bueno, vamos con los vende humos. Aunque este articulo puede ayudar a cualquier empresa a tomar decisiones básicas con respecto a la gestión de sus redes sociales, el mismo está dedicado a esas empresas que van por la vida, o por la red, vendiendo servicios que no tienen la capacidad de proveer. La infinita sabiduría tuitera les ha puesto este apodo por razones más que evidentes: individuos que han tenido un éxito relativo en sus cuentas personales de Twitter o Facebook, forman una agencia digital y comienzan a ofrecer su experiencia en la creación de campañas de publicidad y marketing para redes sociales, intentando convertirse en los Indiana Jones de este mundo perdido, y que tiene miles de continentes por descubrir. Muy pocas veces, a la primera, las empresas se topan con una agencia que les pueda encontrar el Santo Grial, a lo sumo consiguen un par de shots de tequila de dudosa calidad. Esta es la historia mil veces contada y millones de veces vivida, de las empresas e individuos normales con ciertas agencias de social media que pululan en tu Instagram más cercano.

Y si el vendedor de humo está consciente de su realidad como vendedor de humo, jamás te recomendará ver Chef.

¿Qué puede aprender cualquier persona al ver Chef?

Si olvidamos un poco el tema de las redes sociales aún hay varias lecciones que podríamos aprender de la misma. Cosas que pueden ser de una utilidad muy importante para una persona o una startup. Vamos a comenzar por aquí.

Haz lo que quieras hacer en la vida

Bueno, que se puede decir de esto, es de los consejos más recurrentes que todo libro de superación personal puede darte. Llega a cansar de las veces que lo hemos escuchado. Es una sugerencia a todas luces bien paulocoelhiana, pero es completamente fundamental.

Parte del problema de mucha gente que fracasa es que nunca encuentra lo que lo entusiasma, mueve, excita o alegra.

En la película el chef Carl Casper se dedica en cuerpo y alma a lo que más le gusta: cocinar, es probable que en otros aspectos de la vida no sea muy bueno, pero ha decidido desde hace ya tiempo ser un gran chef. Sus habilidades en la cocina y su creatividad, algo dormida al principio, son las herramientas que usa para crear un mejor vida para su familia, amigos y para si mismo. La situación puede complicarse pero si se tiene una pasión definida, siempre existirá algún camino para seguir.

La pasión y honestidad atrae seguidores

Si estas convencido en lo que haces, si trabajas duro en ser el mejor en algo, si pasas toda tu vida (o veinte años) perfeccionando tu receta de pizza, la gente que se encuentra a tu alrededor se dará cuenta. La gente que tiene pasión, que se acerca a la vida con honestidad, termina inspirando a otros a que los sigan. Antes que Carl emprenda el viaje en su Food Truck, decide hacer una muestra de sus recetas con los trabajadores latinos del “Tony Starkmaniático. Durante la escena uno de los sandwiches se quemó y su hijo le dice “vamos a servirlo así, total, no están pagando”, en ese momento todo se detiene y el chef tiene que explicarle a su hijo que las cosas no se hacen solamente por dinero, que hay que cocinar bien y perfecto porque se pone corazón en ellas, y que actuar de forma profesional no tiene que ver sólo con la retribución económica que se tiene. Desde ese momento el chef Carl ha ganado al mejor seguidor que un hombre pueda tener en su vida: su hijo.

El sous-chef anterior de Carl, y gran amigo, cuando conoce el nuevo proyecto de su ex jefe decide dejarlo todo y apostar al emprendimiento. Ejemplos de amigos que se sienten inspirado por la pasión y honestidad encontramos en todos lados, muchas veces los primeros empleados de una compañía son los “seguidores” personales de muchos fundadores.

Algo interesante es que el director de Chef (y actor principal) es Jon Favreau, uno de los productores ejecutivos de Avengers y director de la primera de Iron Man. Esto puede responder a la inquietud de como una película de tan bajo presupuesto contaba con actores como Robert Downey Jr y Scarlett Johanson. Estoy seguro que Jon Favreau tiene muy buenos seguidores, probablemente es un tipo amable y agradable, y para hacer una película como esta, hay que ser un apasionado por el cine. Quizás está proyectando en el personaje de Carl mucho de lo que Jon es realmente en su vida.

(A mi en particular me encantaría tener a Scarlett como seguidora).

La crítica ayuda a mejorar

Parte del argumento central de Chef tiene que ver con la pelea en el mundo real y en Twitter entre el crítico y bloguero de comida Ramsey Michel y el chef Carl Casper. La desgarradora crítica que escribe Ramsey es un disparador para muchas situaciones que terminan por animar a Carl para tomar el control de su vida y renunciar a las limitaciones que impone el dueño del restaurante donde trabaja. Sin duda la crítica es fuerte y exagerada, y parcial, el escritor nunca tendrá el panorama completo de lo que ocurre, pero al parecer funciona bien golpear el ego de las personas para que se decidan a salir de su zona de confort.

Una critica, con fundamento o no, logra desencadenar todo un proceso interno de reflexión, cambio y ganas de seguir mejorando.

Hacer lo que más te apasiona no es fácil

Hay que lavar camiones que parecen sacados de las cloacas de las Tortugas Ninja en 1995. Hay que botar la comida podrida que tiene un año en un refrigerador estropeado. Hay que tragarse el orgullo. Hay que aceptar la ayuda del ex esposo de tu ex esposa mientras hace un show de referencias sexuales. Hay que viajar a Miami en lugar de Paris. Hay que darse cuenta que todas estas cosas son parte de la vida y del camino, y que en perspectiva todo es más gracioso y una posible anécdota para la infinitas sobremesas.

Y los vende humos, ¿qué pueden aprender?

Sin duda llegamos al punto complejo del articulo, lo primero que deberían aprender sería “hay que dejar de vender humo” pero ya sabemos como funcionan las cosas. Sin embargo, en el mundo de las agencias de social media hay compañías muy profesionales que dan un servicio de calidad. El tema es usar el sentido común para detectar el humo, como en el baño de los aviones.

Salvo grandes excepciones, la gestión de las redes sociales de una empresa debería ocurrir dentro de la misma

Un punto fundamental, y que muchos (vende humos) quieren o pretenden olvidar, es la necesidad estratégica para que el manejo de las cuentas principales de redes sociales sea completamente administrado dentro de la misma organización, que los contrata para su asesoría. En otras palabras, la mayoría de las empresas deberían tener el control directo de sus cuentas de Twitter y Facebook, bajo su mismo techo.

El community manager de una empresa debe ser un hijo de la organización. En Chef este papel lo termina desempeñando Percy, el hijo de Carl. ¿Y cuales eran las cualidades de Percy?: Pasión, conocimiento profundo de la organización, capacidad directa para documentar el viaje o el proceso y honestidad. Difícilmente esto podría tenerlo la publicista, de la ex esposa de Carl, por ejemplo.

Un buen community manager es quien habita en el ojo del huracán.

Poco a poco las empresas se van dando cuenta de esto y lo que solicitan de asesoría externa está más relacionado con la capacitación que con la administración de redes sociales.

¿Y qué hace Percy? ¿Cuál es su estrategia?

  • Documentar la relación con su padre, el chef.
  • Usar Twitter para conectar con los seguidores de su padre.
  • Usar Instagram para subir las fotos.
  • Usar Facebook como un story board de la road movie que están viviendo.
  • Informar la ruta del camión de comida.
  • Contar la experiencia del viaje.
  • Compartir el día a día del proyecto.
  • Subir fotos de comida, del camión, del padre, de las relaciones personales dentro de la compañía.
  • Mostrar los éxitos y fracasos.
  • Recomendar otros restaurantes y experiencias gastronómicas.
  • Ser apasionado y honesto.
  • Construir relaciones con la audiencia.
  • Compartir un estilo de vida.

Las redes sociales son una sobremesa amplificada

El éxito de una buena estrategia en redes sociales tiene más que ver con contar historias que en “vender, vender y vender”. Los consumidores están más interesados en el proceso que en el producto. Si la historia de la empresa o del proyecto es interesante, el producto tendrá más posibilidad de ser verdaderamente “viral”. Difícilmente un producto que sale de la nada tendrá un éxito inmediato en Twitter o Facebook.

Las redes sociales funcionan como la charla de sobremesa. El éxito de muchas series de televisión está directamente relacionado con esta necesidad humana de compartir lo que pensamos, vimos o sentimos con respecto a una experiencia cotidiana. Sea esta experiencia “cotidiana” matar zombies o tratar de escapar de una isla del Pacífico. Es en las redes sociales donde nos encontramos después de cada episodio para contar lo que nos gustó, conmovió o irritó.

¿Pueden las empresas crear episodios? ¿Apple crea capítulos en una serie de televisión (que no existe) donde cada Keynote es una temporada? ¿Importa más el manzanitaWatch o el acero especial galáctico hiperfabuloso con que fue construido? La gente parece querer historias, y conversar sobre ellas.

La pasión y honestidad atrae seguidores (bis)

Esto es algo que lamentablemente los vende humos han olvidado, y es difícil que lo aprendan nuevamente. Igual lo ponemos aquí.

Aunque estamos habituados a la manipulación de la publicidad, se vienen tiempos donde el mensaje honesto y sincero y apasionado termina creando las experiencias más virales en Internet. En el caso de Chef es una pelea desproporcionada de parte de Carl con el crítico Ramsey, que fue grabada en video y publicada en YouTube, donde las emociones más primitivas son las que afloran. A todas luces un error de Carl que por el morbo de la sociedad actual lo lleva a convertirse en un fenómeno popular de Internet. Más allá del error en relaciones públicas, lo que termina reflejado la película es que los seres humanos nos equivocamos, y cuando se defiende un punto de vista con pasión, corazón y honestidad, la forma probablemente pueda pasar a un segundo plano. En una sociedad hiperinformada cualquier escándalo o éxito en Internet puede terminar siendo muy efímero si no construimos comunidad alrededor de nuestras historias y experiencias (¿y productos?).

Las redes sociales conectan a la gente, no a los productos

A veces olvidamos que las redes sociales funcionan muchas veces como un punto de encuentro virtual para compartir o amplificar la realidad. Las redes sociales conectan a las personas en un plano inmaterial para vivir experiencias o compartir las que ocurren en una dimesión más terrenal. Los individuos y empresas que logran entender esto y administrarlo a su favor pueden lograr las mejores experiencias para sus clientes y consumidores.

La gente al final del día quiere asomarse a la ventana para ver el atardecer. Si toda la estrategia de redes sociales ocurre en las redes sociales, sin pasar a otro plano de existencia, las cosas estarán destinadas al fracaso. Hay que mover a las personas al camión de comida. Hay que lograr que vivan la experiencia que pueda crear las fotos y recuerdos que al final del día serán compartidas. Hay que conectar más estrechamente con los fans y clientes.


Chef es una historia sobre dos cosas: la pasión por la cocina y la forma como en el mundo de hoy, una experiencia personal se puede amplificar con las redes sociales. Probablemente el mensaje principal y definitivo sea el de mantenernos fieles a nuestros ideales a medida que nuestra vida o empresa va creciendo o transformándose. La misma película tiene una frescura que se hecha de menos en el cine de hoy: contar una historia con la tranquilidad de quien sabe preparar una buena cena, con los amigos, o Scarlett, para vivir la mejor sobremesa/conversación del mundo.

¿Alguien me invita un sandwich cubano?