¿Quién es quién en el Islam?

Detrás del complicadísimo rompecabezas del Oriente Medio no solo hay un serio problema de terrorismo, sino la lucha de poder e influencia entre chiíes y suníes por el Islam.

Resumiéndolo muchísimo, creo que la diferencia que existe entre El Corán y la Sunna, así como el por qué de la división entre Sunitas y Chiitas son básicamente las siguientes:

• El Corán es la palabra de Dios dictada por el Ángel Gabriel a Mahoma.

• La Sunna es, por así decirlo, un manual de comportamiento del musulmán, donde figura: el modo de vida de un musulmán, cómo debe rezar, cómo debe mantener relaciones sexuales, qué debe comer, etcétera.

• Los Sunitas o Suníes (linaje directo de Mahoma) siguen la Sunna, pero los Chiitas (descendientes de Alí, yerno de Mahoma) no dan importancía a la Sunna. En la actualidad, Irán tiene una mayoría Chiita, al igual que Irak (sin embargo, en Irak, los Chiitas, aún siendo mayoría, estuvieron sometidos bajo el régimen del sunita Saddam Hussein).

Cinco razones de fondo explican la hostilidad:

1. A la muerte de Mahoma, un grupo de seguidores defendió que el sucesor tenía que ser su primo y yerno Alí, para mantener la línea de parentesco, mientras otro bando se alineaba con el gobernador de Siria, Muawiya, miembro de la familia de los Omeya. La batalla de Kerbala (Irak) en el 680 marcó el principio del cisma entre los chiíes -seguidores de la línea de parentesco- y los vencedores suníes.
2. En el terreno doctrinal, para los suníes todo está cerrado con el Corán y los dichos y hechos del Profeta transmitidos de modo oral. Los chiíes creen que su duodécimo líder, el imán Mahdi, desapareció milagrosamente y volverá al final de los tiempos. Su mesianismo tiene reminiscencias del judío, y de modo más vago, de la segunda venida de Cristo.
3. Los suníes son iconoclastas radicales y detestan cualquier representación de la divinidad, o mediación entre el hombre y Alá. Los chiíes creen en el poder de intercesión de sus santos, y les rinden veneración en santuarios.
4. Para el pensamiento chií, el líder religioso también ostenta el rango de caudillo en el terreno político. El imán Jomeini constituye su tipo ideal. Los suníes en cambio han respetado casi desde los orígenes cierta separación entre el poder espiritual y el temporal.
5. Los chiíes creen en la necesidad del clero -los mulás y los ayatolás-, que son guías de la comunidad. Los suníes rechazan el clero como principio de autoridad religiosa: sólo creen en la relación directa del fiel con Alá, y en la interpretación personal del Corán.

La violencia entre chiíes y suníes es particularmente cruel en Irak y en Siria, pero también está presente en Pakistán, Yemen, Bahréin, Arabia Saudí, Irán y el Líbano.

¿Quién es quién en el conflicto?

En el problema iraquí están presentes las diferencias religiosas y también de etnias, cada una defendiendo sus intereses, ya sea políticos o económicos, y se remonta a siglos atrás.

En el año 632, el profeta Mahoma, máximo líder de la religión musulmana, proclamó a su yerno Alí como su sucesor espiritual y político, con lo cual comenzó una disputa entre dos vertientes que desde ese momento están divididas: los chiitas y los sunitas. Los primeros creían que el sucesor debía ser descendiente directo de Mahoma, mientras que para los segundos interesaba una persona justa que no necesariamente debía tener el linaje de su líder.

Chiitas

La comunidad islámica con mayor presencia en Iraq –aunque no en el mundo musulmán- es la chiita, pues de 60 a 65% de los 32 millones de iraquíes (unos 19 millones de personas) pertenece a esta vertiente, de acuerdo con la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés).

Los chiitas, quienes también están presentes en países como Irán, Líbano, Pakistán, Afganistán, Bahrein y Arabia Saudita principalmente, fueron brutalmente reprimidos durante el régimen de Saddam Hussein (sunita) -entre 1979 y 2003-, lo que provocó una gran cantidad de muertes y que miles huyeran del territorio en este periodo.

La operación Libertad encabezada por Estados Unidos puso fin a la dictadura de Hussein, lo que otorgó un poco de liberación a los chiitas y que, por el contrario, los sunitas vieron como una amenaza.

Actualmente, son los chiitas quienes están en el poder: tras la captura de Hussein en 2003 y la conformación de una nueva Constitución, Nuri al Maliki accedió al poder en 2006. Aunque en su momento se presentó como un “candidato unificador”, ha sido acusado de concentrar el poder con sus aliados chiitas, de marginar a los sunitas, y de utilizar las fuerzas de seguridad contra estos últimos.

Sunitas

Los sunitas conforman la rama musulmana más numerosa en el mundo, sin embargo, en Iraq no son mayoría. Entre el 32 y 37% de los musulmanes en Iraq son sunitas (cerca de 12 millones de personas), según la CIA.

Los sunitas están establecidos principalmente en el oeste y suroeste de Iraq, un país cuya economía depende de la producción de petróleo. No obstante, los campos petroleros más grandes de este país se encuentran en las zonas habitadas por chiitas y kurdos, etnia presente en el este y noreste del país.

Los sunitas estaban representados en el gobierno con el régimen de Saddam Hussein, pero ante su caída empezaron a perder todos los privilegios que tenían.

Los militantes de ISIS, quienes están tomando ciudades iraquíes y protagonizan el conflicto bélico, son en gran parte sunitas radicales.

Kurdos

En Iraq hay alrededor de cuatro millones de kurdos. Los kurdos no tienen un interés religioso, sino que históricamente buscan su independencia y la conformación de un Estado, el Kurdistán, que abarca regiones de Iraq, Turquía, Irán, Siria y Armenia.

En 2005 se reconoció al Gobierno Regional Kurdo, con capital en Erbil, la tercera ciudad más grande de Iraq. El Kurdistán iraquí es una zona importante por las reservas petroleras presentes en ella, además de que la región ha crecido económicamente de forma rápida, justamente por las reservas de hidrocarburos.

En el conflicto actual, los kurdos defienden Kurdistán y sus fronteras, las cuales han estado en peligro ante los ataques de ISIS en ciudades fronterizas. En algunas de estas urbes, el Ejército iraquí bajó las armas y huyó, por lo que los peshmerga –milicia kurda- ha tomado control de estas zonas, principalmente Kirkuk, uno de los principales centros petrolíferos.

Alauitas

Parte del chiismo. Aunque los alauitas están presentes en su mayoría en Siria, también se establecen en Iraq.

Tienen una visión particular de los fundamentos del islam, por lo que muchos musulmanes los consideran herejes.

La gobernante familia al Asad en Siria pertenece a esta rama. Concentran el poder en el gobierno, fuerzas armadas y servicios de inteligencia de ese país.

Yihadistas

Los yihadistas son los integrantes de las ramas consideradas más violentas y radicales del islamismo, defensores de la yihad, la cual se refiere a la obligación religiosa de los musulmanes.

La principal organización que defiende estos principios es Al Qaeda, que se ha convertido en la aglutinadora del yihadismo y que busca regresar a los orígenes del islam, aunque dentro de esta se han desprendido grupos extremistas, aún más radicales, como ISIS.

Entonces, ¿al Qaeda e ISIS no son lo mismo?

El Estado Islámico en Iraq y Siria es un grupo derivado de al Qaeda que nació en Iraq en fusión con el Frente al Nusra –grupo que se creó en 2012 en Siria. Su principal objetivo es establecer un califato o Estado islámico sunita en la región.

Está compuesto por militantes sunitas, chechenos, turcos y de otros países que se sintieron atraídos por el conflicto en Siria.

ISIS se fortaleció en cuanto las tropas estadounidenses se retiraron de Iraq en 2011; actualmente tienen alrededor de 8,000 militantes.

Aunque se haya originado en al Qaeda, su extremismo ha llevado a que incluso esta se haya deslindado de las acciones de ISIS. El líder de al Qaeda Ayman al Zawahiri dijo que la organización que lidera no tiene relación con ellos y no es responsable de sus acciones.

Los militantes de ISIS han llevado a cabo masacres sangrientas, han decapitado a rivales capturados, secuestrado a activistas, realizado actos terroristas y, además, todo esto lo han compartido en internet y redes sociales.

«No creéis disturbios en la tierra después de haber sido reformada» y «Recordad que Dios no ama a los agresores».

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.