Rayando en la locura

(cc) Imagen por Ferdinand Feys (Flickr)

Estoy cansado de todo menos de presumir
de aquello que hace falta; quizás sólo es ganas de ti.
Desviviendo esta angustia de no volverte a sentir.
Esto es ganas de todo… quizás sólo es ganas de ti. 
 
Esos labios de muerte a los que un día sobreviví, 
sus oídos serán mi cuna mientras sienta ganas de ti. 
Esclavo de noches de luna, demente ahogado en cordura
rayando poquito a poco en lo que muchos llaman locura.

Empapado en el licor de los abrazos,
sorbiendo el elixir de su regazo 
despertando en este sueño
que a la deriva y sin dueño, quedose a la mitad.
 
Decir adiós sin que duela es mentira flagrante
y me brota por las venas el deseo de tocarte.
Un destino expontáneo y feroz
ahora son clandestinos los escritos de mi voz.

Los recuerdos zozobran en alta mar,
miradas perdidas en algún lugar,
plegarias asiduas, si es que existe Dios,
sonrisas de sus labios devotos
fantaseando momentos locos y concluir con un adiós.
 
Estoy cansado de todo menos de presumir
de aquello que me hace falta, quizás sólo es ganas ti.
Esclavo de noches de luna, demente ahogado en cordura
rayando poquito a poco en lo que muchos llaman locura.

Like what you read? Give Yerard Jiménez Marte a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.