¿San…Valentín?

Hay historias divertidas. Hay historias tristes. Hay historias sin historia. Pero… ¿de qué se trata esta historia?

Hay personas que le tienen miedo a los negros (gatos.) Hay personas que se ofenden por lo políticamente incorrecto. Hay personas que… no se ofenden, aunque sea correcto. Hay personas que se enamoran, y desamoran. Hay personas que juran seguir, y hay personas que simplemente no siguen. Hay personas como tú, como yo, como todos. Porque todos somos personas, aunque a veces se nos olvide.

Hay te quieros. Hay te amos. Hay personas que a veces solo quieren querer. Hay idiomas que no tienen te quiero; así que ahí te chingas a amar. Todo eso para empezar, es agobiante.

Me gustaría compartirles esta historia. Este te amo (¿quiero?) habla sobre una en específico. Intrigante. Rara. Graciosa (da gracia). Fascinante. Berrinchuda. Niña emperadora. Negra (el alma). Pero al final… humana, persona.

Quisiera antes de comenzar a hablar, agradecer que (le) sobreviví. Y que le aprendí que a veces no tenemos el alma tan negra como pensamos. Que a veces nos merecemos a personas extraordinarias. Me enseñó que la vida puede ser tan sencilla como complicada, y que siempre tienes la capacidad de arrepentirte. Que aunque sea complicado hablar en ocasiones, uno debe hablar y ser capaz de cerrar ciclos, si quiere abrir un nuevo círculo. Que finalmente, ama ser feliz.

Por último, justo antes de comenzar, quisiera mencionar(te) algo más. Nunca dejes de sonreír.

Parrafo 1.

Feliz San Valentín.

(Sí, desgraciadamente en este caso necesitas vivir la historia).

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.