Siempre es poco

Para escribir 
caminos de pocas líneas, 
con rima 
y con ganas de vivir.

Más tarde escribiré más 
sin parar 
o parando para descansar
y, en el escribir, reposar.

Siempre poco,
siempre quiero más,
siempre después de escribir
aún escribiría un poco.

Disfrutar .
¡Yo así! ¿Tú? ¡Tú verás!
Para mí ese poco
en lugar de restar siempre es sumar.

Mañana más.
¡Allá cada cuál!

Como que fuera escrito en dos fotografías
pero es la misma,
siempre es poco
para esa calle que tanto se camina

cuando una yemas torturan
implacables hasta la sangre las teclas con la escritura.