Día 45/100, foto por Deschannel.

Siempre me había sentido orgulloso por ser diferente a todo el mundo

Siempre había sabido que mis preferencias sobre música, libros, películas y demás era muy particular y diferente al promedio de la población y sentía cierta clase de orgullo al hacerlo.

Cuando tuve una banda de covers tocábamos música que la mayoría del tiempo sólo nos gustaba a nosotros aunque muchas veces alienara a nuestro público y sentíamos cierta clase de orgulloso al hacerlo.

Cuando mis amigos y yo asistíamos a festivales de música, ignoramos los actos más populares, a veces hacíamos comentarios peyorativos hacia la gente que iba a verlos y sentíamos cierta clase de orgullo al hacerlo.

Con el tiempo he ido dejando esa forma de pensar, me he dado cuenta que mis gustos son demasiado específicos, pero eso no quiere decir que sean mejores que del resto de las personas.

Encontrar el balance entre mis gustos y los del mundo es un proceso por el que aún estoy pasando, el hacerlo hace que me sienta más parte de la sociedad que soy parte de.

Mi banda de covers se ha reunido y en unos meses volveremos a tocar, esta vez estamos buscando un balance entre la música que la gente espera y la que nos gusta, queremos que nuestro público se la pase bien y cante con nosotros.

Cuando hago sesiones fotográficas, tengo que encontrar un balance entre mi estilo y lo que mis clientes esperan. De lo que se trata es de satisfacer sus necesidades y no las mías.

Ahora trato de ponerme en los zapatos de las demás personas, trato de entender de dónde vienen y cuáles son sus motivaciones, trato de entender el mundo del que soy parte y siento cierta clase de orgullo al hacerlo.


Este es el post número 45/100 de mi proyecto de creatividad. Si mis palabras te inspiraron o te fueron útiles, dale clic al corazón de abajo para que más gente pueda ver este post.