Smartfilms: buenas historias, buenos invitados y un director de fotografía ciego

Es un caso más… un caso más de aquellas cosas que son difíciles de explicar a los medios y las empresas por igual. Como esos «engendros» que ha producido internet, dizque youtubers o instagrammers o snappers (tranquilo, vaya googlee ese último que aquí lo espero). Osar creerse realizador con una tecnología que tienen a la mano y en la que está el mismo público que consume esos proyectos audiovisuales hace que más de uno, como lo viene haciendo desde que no tiene ni idea cómo enfrentar lo que esta pasando en internet, se rasque la cabeza por enésima vez.

Algunos de los invitados inclusive empezaban con la misma frase: «cuando a mi me invitaron yo dije, ¿un festival de cine hecho con celulares?» y si, nos cansamos de ver ejemplos de contenidos en internet producidos con esta misma herramienta y cuando alguien nos propone tomárnoslo en serio nos cuesta creerlo. Yo, con Trovadr, he pasado por exactamente lo mismo.

No nos cabe en la cabeza, tal vez porque la tenemos llena de procesos profesionales de producción para escribir artículos, redactar guiones para radio, grabar imágenes de apoyo para pintar entrevistas o tuitear like a pro.

Los medios en internet se mueven a la velocidad a la que ocurren las cosas offline y para pasar de la idea a la audiencia/público/comunidad, se requiere reducir los procesos de producción al máximo. De ahí las apps para grabar video y subirlo a redes directamente sin pasar por una sala de edición, de ahí las herramientas para emitir un podcast sin pasar por estudio, de ahí las fotos retocadas en locación y subidas inmediatamente a internet, you name it! Para todo proceso de medios existe un equivalente móvil y si no existe le aseguro que están trabajando en él mientras lee esto.

Para casi cualquier cosa que uno se imagine ya existe una ‘app’
Pensamos que un festival de cine con móviles es un hecho aislado, algo así como una palmadita en la espalda para el practicante que se arriesgó a algo más y le fue bien. El típico, nunca bien ponderado y mega rolo «¡buena chinooo!».

Pero no, lo comprueban los más de 1.000 proyectos enviados a participar, la calidad de los conferencistas invitados, el apoyo de las empresas que se vincularon y la caída de los servidores que esperaban un promedio de 5.000 visitas a la hora de votar en la premiación y recibieron más de 120.000.

También lo demuestra la explosión de concursos internacionales en los que se puede participar produciendo documentales con móviles, a los que he enviado proyectos a competir, las investigaciones y libros que respaldan esta idea, los eventos que se han creado alrededor de producción de medios con móviles y un grandísimo etcétera.

Se proyectaron mas de 300 cortos en 3 días durante el festival. (Foto: página de Facebook de Smartfilms)

Excelentes invitados y muy buena organización dan cuenta de un evento hecho con ganas, con cercanía a su comunidad (la #comunidadsmartfilms como ellos mismos le dicen) y con una complicidad para hacer el evento ameno como los comentarios de Yesenia Valencia en las sesiones de preguntas con preocupaciones sinceras con respecto a lo discutido. Incluso las pequeñas «flores» que se echaban los participantes de las conferencias y sesiones académicas denotan la cercanía y la camaradería entre organizadores y participantes. Me recordaron una época en premios Hétores cuando estaba en la universidad en la que hacíamos ese evento con una pasión desbordada, por la que perdíamos hasta materias y noviazgos. Un ejercicio de completa y verdadera pasión por la creatividad y por sacar un proyecto adelante tal y como se les notaba a Andrés y Yesenia (organizadores del evento) cada vez que subieron al escenario.

Pepe Sanchez, Flora Martínez, Robinson Díaz y Judy Henríquez invitados al Festival. (Fotos: página de Facebook de Smartfilms)

Salí contento y con muchas preguntas… como hacia dónde podría ir un movimiento de este tipo. He tenido la oportunidad de seguir atentamente lo que hace Bia Granja y su proyecto youPIX en Brasil y el enorme potencial de un festival así para el mercado de los contenidos en Latinoamérica. El cierre a cargo de un director de fotografía ciego y su categoría SmarTIC incluyente con participantes de comunidades que han sufrido discriminación y personas en situación de discapacidad me pareció un excelente espacio para discutir estos temas mediante el uso de medios audiovisuales. Ojalá esta iniciativa se convierta en esa puerta de entrada a espacios donde nos tomemos internet en serio y donde crear contenidos para la web deje de ser visto como un hobbie para que se convierta, como ellos mismos lo mencionaron varias veces, en una entrada de lleno a la economía naranja y las industrias creativas.


GRACIAS por leer. Si te interesa dejar una respuesta me encantaría leerla. Si consideras este artículo interesante, por favor recomiéndalo a algún amigo.

Si te gustó lo que acabas de leer por favor da clic en el botón «recomendar».

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Camilo Estrada’s story.