Solo tenemos un planeta

Ahora es el momento de actuar

Como actor, finjo para ganarme la vida. Interpreto el papel de personajes ficticios que resuelven a menudo problemas ficticios.

Creo que la humanidad está viendo el cambio climático del mismo modo, como si fuera algo ficticio que está ocurriendo en otro planeta, como si fingiendo que este problema no es real fuese a desaparecer.

Realmente nosotros nos damos cuenta de las cosas. Cada semana vemos nuevos e innegables fenómenos climáticos; pruebas de que un cambio climático que va con prisa está aquí en este momento. Sabemos que las sequías se están intensificando, nuestros mares se están calentando y acidificando, con columnas de metano procedentes del interior del fondo del mar. Estamos viendo fenómenos meteorológicos extremos, aumento de temperaturas y las capas de hielo de la Antártida occidental y Groenlandia derritiéndose a un ritmo sin precedentes, adelantándose décadas a las predicciones de los científicos.

Nada de esto es retórica ni tampoco histeria. Esto es una realidad. La comunidad científica lo sabe, la industria y los gobiernos lo saben, incluso las fuerzas armadas estadounidenses también lo saben. El jefe del comando de la marina de Estados Unidos en el Pacífico, el almirante Samuel Locklear, dijo recientemente que el cambio climático es nuestra única gran amenaza de seguridad.

Amigos, este organismo, quizás más que ningún otro en la historia de la humanidad, se enfrenta ahora a una difícil tarea. Puedes hacer historia… o que esta te destruya.

Para ser claros, esto no es solo para decirle a la gente que cambien sus bombillas o que se compren un coche híbrido. Este desastre ha crecido más allá de las decisiones de los individuos. De lo que se trata ahora es de que nuestras industrias y gobiernos alrededor del mundo tomen acciones decisivas a gran escala.

No soy científico, pero tampoco necesito serlo. La comunidad científica mundial ha hablado y nos ha dado nuestro pronóstico: si no actuamos juntos, pereceremos.

Ahora es el momento de actuar.

Necesitamos ponerle un precio a las emisiones de carbono y eliminar las subvenciones del gobierno para las compañías de carbón, gas y petróleo. Necesitamos acabar con el oportunismo que se les ha dado a las industrias contaminantes en nombre de la economía de libre mercado. No se merecen nuestros impuestos; se merecen nuestro escrutinio. La propia economía morirá si nuestros ecosistemas se colapsan.

La buena noticia es que las energías renovables, además de ser posibles, tienen también una buena política económica. Nuevas investigaciones han mostrado que para el año 2050, las energías limpias y renovables podrían proporcionar el 100 por ciento de la energía que necesita el mundo usando las tecnologías que actualmente tenemos, y esto también creará millones de puestos de trabajo.

Esto no es un debate partidista sino humano. Aire y agua limpios y un clima con el que se pueda vivir son derechos humanos inalienables. Y resolver esta crisis no es una cuestión de política. Es nuestra obligación moral; si, ciertamente, una abrumadora.

Solo tenemos un planeta. La humanidad debe hacerse responsable en gran medida por la destrucción indiscriminada de nuestro hogar. Proteger nuestro futuro en el planeta depende de la evolución consciente de nuestras especies.

Este es el momento más urgente y el mensaje más urgente.

Honorables delegados, líderes del mundo, yo finjo para ganarme la vida.

Ustedes no. El pueblo hizo el pasado domingo que sus voces se escucharan alrededor del mundo, y el ímpetu no parará. Ahora es su turno. El momento de responder ante el mayor desafío de nuestra existencia en el planeta… es ahora.

Les ruego enfrentarlo con coraje. Y honestidad. Gracias.


Transcripción de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el 23 de septiembre de 2014. Para saber más acerca del cambio climático y de lo que puedes hacer para formar parte de la solución, visita, por favor, Moment for Action.