Soy mujer y me gustan los videojuegos.

¿Algún problema?


Esta resulta ser una de las grandes polémicas del momento. Cada vez se habla más de las mujeres en el mundo de los videojuegos y de su falta de representación real en la industria. Sin embargo, parece que este tema no acaba de calar del todo en el mercado y en su público, sobre todo el masculino.

Por supuesto, nos podemos encontrar con opiniones de todo tipo, pero las que a mí más me preocupan, son aquellas que dejan latente la falta de tolerancia y respeto hacia la mujer.

Muchos jugadores masculinos, o al menos los que más se hacen notar, parece que acaban de descubrir que hay mujeres que juegan a videojuegos. Desde aquí os doy mi más sincera enhorabuena por ese gran descubrimiento. Os deberían apellidar Colón.

Además de grandes descubridores, son grandes personas con una capacidad de tolerancia brutal que puede ir desde insultos jugando online, hasta límites insospechados incluyendo amenazas de muerte.

Un ejemplo claro es el acoso que recibe Anita Sarkeesian, a la que muchos conoceréis. Esta chica canadiense busca la igualdad de género en el mundo de los videojuegos con opiniones decididas y seguras. Precisamente por defender en lo que cree, recibe comentarios como este.

No voy a traducir el tuit, por todo lo que ello implica.

Viendo esta mezcla de racismo, intolerancia, sexismo y machismo, me da miedo incluso estar escribiendo este post.

Desconozco realmente las razones que pueda haber detrás de este acoso, pero coincidiréis conmigo en que, sea cual sea el motivo, no es justificación suficiente para llegar a estos niveles.

Me cuesta encontrar el porqué ocurren estas cosas, pero me huele a que podría ser por aquello de que la tradición dicta que los videojuegos es un mercado orientado a los hombres, en el que la mujer no ha tenido cabida. Hasta ahora.

Pero, ¿si hay mujeres que juegan a videojuegos, por qué no se las tiene en cuenta en el mercado de los videojuegos?

Parece absurdo. Una pregunta de esas que no deberían requerir de una respuesta, pero que desgraciadamente much@s intentamos contestarla sin éxito.

Si hablamos del contenido del videojuego en sí mismo, se podría decir que la creación es fruto de sus creadores, y al ser una industria poblada mayormente por hombres pues es lo que hay, ¿no?. Este tema da para un post completo y lo dejaremos para otro día.

En cambio, si somos más simples y nos vamos al cliente objetivo, es decir, aquellos que juegan y compran, mi impresión es que hay un sentimiento de posesión en el que quizás muchos jugadores masculinos sientan que se amenaza su terreno y por ello necesiten marcarlo de alguna manera.

Mis queridos hombres, nosotras nunca nos hemos lamentado de vuestro intrusismo en el mundo de la cocina u otros ámbitos que tradicionalmente han involucrado únicamente a la mujer. A pesar de los años que nosotras hemos estado en la cocina (y seguimos estando) nunca lo hemos considerado un mundo de mujeres exclusivo.

Entonces, ¿por qué muchos gamers masculinos sienten que se invade su mundo o se hiere su masculinidad cuando, por ejemplo, en el BF4 el soldado que te ha matado cuatro veces seguidas de un tiro a la cabeza resulta ser una mujer?

¿Mi respuesta? Son idiotas. No se me ocurre otra explicación mejor.

Si pensaran un poco se darían cuenta que en el mundo real HAY mujeres soldado, por lo tanto ¿por qué no va a haberlas en el BF4? Y cuando digo BF4, digo CoD, Uncharted, Splinter Cell y cualquier otro juego que no tenga que ver con aquello a lo que normalmente se llama ‘cosas de chicas’.

Los mercados evolucionan, el mundo avanza, pero está claro que no todas las personas consiguen abrir su mente, y por eso siguen encerradas en conceptos del siglo pasado.

¿Y sabéis qué? Me indigna. ¡Y mucho!

Es muy frustrante decir que me gustan los videojuegos y, en muchas ocasiones, tener que soportar comentarios con recochineo tipo: ‘Bah, seguro que juegas al Candy Crash’ o ‘Entonces, ¿juegas a los Sims?’ Todos sabemos cómo puede acabar esa conversación:

Yo: Sí, juego a los Sims.
Capu***: Eso no significa que te gusten los videojuegos.
Yo: Es cierto. En realidad, no me gustan. De hecho, me gustan tan poco, que estoy por hacer una broma al respecto como Drake en Uncharted, o por darte una paliza al estilo Tekken, o incluso marcarme aquí mismo un asesinato con mi hoja oculta, habilidad aprendida gracias a Altaïr y Ezio por cierto.
Sí, los videojuegos no me gustan nada de nada. Si me disculpas, como bien dijo Shepard en una ocasión:
Dibujo por Dragon-Claw666

En definitiva, hoy quiero decir al mundo (por si no lo sabíais ya):

Soy mujer y soy gamer

Y no soy la única. En España ya somos el 47% y creciendo año tras año. Así que, mi más sincero ‘Deal with It’ a todos los haters masculinos.

Como curiosidad para finalizar:

¿Sabíais que la gamer femenina Katherine ‘Mystik’ Gunn se sacó nada menos que $100.000 ganando un solo torneo de Halo: Reach?

Ahí lo dejo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.