Su trabajo ha sido automatizado, por favor, diríjase a la salida

Estimado colaborador de nuestra empresa:

Lo saluda CompuRRHH, su nuevo director de personas, versión 2.1

Primero que nada esta compañía agradece a usted su tiempo y dedicación entregados todos estos años.

Su tiempo aquí fue invaluable y nos será muy difícil reemplazarlo, pero el caso es que le hemos reemplazado.

Sé que suena irónico, pero una máquina como yo no está diseñada para entender dicha ironía. Por lo mismo permítame explicarle que ahorramos el 99 por ciento de su salario y riesgo asociado automatizando su trabajo.

Nuestros clientes exigen rapidez, disponibilidad y precios competitivos, valores con los que esta empresa está fuertemente comprometida. Proyectos como la eliminación de las vacaciones, el horario (24/7/365) x 2 e iniciativas de optimización del tiempo como «duerme en tu oficina» o el revolucionario plan de salud de cero tolerancia contra quienes se enferman nos han permitido obtener considerables reducciones en costos que han sido exitosamente traspasados a nuestros clientes.

El paso final es deshacernos de lo que llamamos el «factor humano» y así reducir los últimos vestigios de ineficiencias.

Esperamos entienda que las causas de su despido son el entregar un mejor servicio a todos nuestros clientes, quienes también están automatizando sus procesos y desvinculando a sus empleados humanos. Sin personas de por medio, podremos reducir los costos en todas las industrias, optimizar las comunicaciones entre máquinas y tener ganancias de tiempo y calidad que hace pocos años eran difíciles de imaginar.

Su tarjeta de ingreso, teléfono y computador han sido deshabilitados. Por favor, deje todas sus pertenencias en su oficina y siga la luz roja hacia la salida. Su indemnización y chip de recomendación han sido enviados a su domicilio. Sírvase, por favor, no regresar ya que no habrá nadie quien lo reciba.

Atentamente,

CompuRRHH v2.1


Esto no le pasará a tus nietos ni a tus hijos. Esto te pasará a ti y a mí en los próximos 5 a 10 años.

Todo trabajo es una serie de procesos y todo proceso es disectable, optimizable y reemplazable.

Es una carrera hacia abajo, hacia el piso, hacia cero donde no podemos competir.

Invéntate tu próximo trabajo ahora.

Para recibir estos artículos directo a tu e-mail, suscríbete haciendo clic aquí