‘Suicide squad’

o «el Ferrari que se quedó estacionado»

NOTA 1: Esta reseña es meramente opinión.
NOTA 2: Spoilers al por mayor.

Desde la reacción que tuvo el público hacia Batman v Superman hace unos meses sabíamos que sucedería un ¡BOOM! cuando llegará Suicide Squad. Nadie se quedaría indiferente. Lo anterior debido a toda la polémica de Batman v Superman, al rumor de que Warner cambió escenas para hacerla menos seria y a que dependiendo del resultado del filme del equipo de villanos se tomarían decisiones importantes en Warner —y en esta burbuja que vivimos del cine de superhéroes.

Warner sabía que la gente odió el que Schopenhauer escribiera el enfrentamiento de Bats y Sups, y no podían permitirse otra película que sufriera una recepción así de nuevo. ¿Cuál era la solución? Haz una peli como Deadpool, pero con personajes de DC. ¡BOOM! El Escuadrón Suicida.

Luego se vino una campaña de marketing a la que decirle invasiva es poco. En la que cada semana se «filtraban» imágenes del rodaje o a algún actor «espontáneamente» revelaba cuanto le aterraba Jared Leto interpretando al Joker, o mostraban donde pegaban los chicles mascados por el elenco, todo con tal que se hablara de la película 24/7. Lo anterior creo un hype del tamaño ya no de un coche sino de un puto avión. Y que al final le ha afectado de manera importante.


Juntando el equipo

¡BOOM! Escuadrón Suicida, sinceramente nunca había oído de él. Pero si conoces un poco de cómics sabrás que equipos así sobran y la mitad de ellos tiene menos relevancia que el chicharito en el Real Madrid. Algunos simplemente juntan héroes poco conocidos con alguno grande para atraer público, otros juntan héroes pequeños para que juntos despeguen pero nada especial en general, ¿digo alguien aquí ha oído de The Outsiders o de Wildcats?

Pero sobre todo, la fórmula de esta historia me parecía una respuesta a las críticas contra la seriedad que DC quería darle a su universo cinematográfico en contraste con lo poco divertido que resultaba el de Marvel, y el que A Pimp named Slipback disfrazado de Joker apareciera en la película me daban mala impresión. Pero lo mismo me paso con Guardianes de la galaxia y fue una de mis películas favoritas del año pasado, así tal vez esta me daba una buena sorpresa. Y le di una oportunidad.

Escuadrón autorizado

Amanda Waller que es una operativa de una agencia gringa de esas de tres letras —CIA, FBI, NSA— tras el fallecimiento de Superman intenta formar un equipo respuesta contra metahumanos formado por metahumanos —suena lógico, ¿no?—. Pero, para que no haya afiliación con el gobierno ni se les impongan reglas decide formarlo con puro gañan, además si mueren pues no habría mucha gente preocupada —sí, como en Los doce del patíbulo— y ¡BOOM! el Escuadrón Suicida.

Al Escuadrón Suicida ¡BOOM! lo forman lo peor de lo peor es decir: Deathstroke con traje alternativo, la esposa de Jordan Belfort en drogas, la antorcha humana versión chicana, un lagarto con esteroides, un hobo, un tipo que solo habla una vez y le explotan la cabeza y no recuerdo su nombre, Kenshi de Mortal Kombat en mujer y la niña del aro; quien está enrollada con Solid Rick Flag Snake que es el oficial a cargo. Ya sé, ya sé, tan solo de leer el asterisco se me frunce.

La película nos narra su primera misión. ¡Wiiii! —aquí se deben de emocionar.

Sobre el guión

Creo que la trama de la película empieza simple, pero al final se complica en sobremanera. Plantea algo fácil, un equipo para situaciones especiales pero luego se convierte en salvar el mundo. Lo que no termina de escalar de manera correcta, como lo hace equivaldría a tomarle la mano a tu novia un día y al día siguiente ¡¡¡BOOM!!! tu novia tiene tres meses de embarazada… digo.

Sin embargo, no dejan de pasar cosas. Desde el primer segundo vemos a los personajes en distintas situaciones como a Deathshot entrenando o Harley haciendo contorciones, la cinta intenta meternos un chiste que ya vimos en el tráiler o alguien suelta un one liner tipo Bruce Willis, lo que evita que nos aburramos o se vuelva tediosa. Tiene un muy buen ritmo a pesar de durar dos horas.

Además tira de muchas cosas que ya hemos visto en su beneficio. Las presentaciones del equipo me recuerdan a las de Scott Pilgrim vs The World o la de Hugo Stiglitz en Bastardos sin gloria, la escena final me suena a Los cazafantasmas, creo que los flashbacks no terminan de encajar donde son introducidos pero la mayoría funcionan bien y las escenas de acción me parecen bien logradas sin ser excelentes.

Un punto importante que quiero destacar es que intenta ser gamberra e irreverente, pero en eso se queda: un intento. Todo se limita a tres o cuatro momentos picarillos, porque ni siquiera vemos sangre o situaciones sexuales. Deadpool es genial porque se atrevió a volarse la barda, aquí es obvio que Warner no quiso que lo niños salieran llorando al ver una película «obviamente» dirigida para ellos.

Sobre el desarrollo de los personajes

Creo sin temor a equivocarme que lo que atrajo a muchos fue el diseño de personajes y ese aire desenfadado que todos transmitían en los pósters. Eso, o los pantalones cortos de Margot Robbie.

Me parece que lo logra en la parte de las presentaciones definir a cada uno de los personajes con solo dos o tres características, sin necesidad de dedicarles muchos minutos a su presentación. Personalmente el recurso de usar una reunión de Amanda Waller para poder introducirlos me es interesante.

Creo que el casting lo borda. No me imagino a otra que Viola Davis como Amanda Waller, Will Smith ya saben que para mí es Jesucristo y Margot Robbie hace una labor excelente. El actor que hace de Rick Flag me parece muy bueno. Destacaría también a Jay Hernandez como El Diablo. El reparto en general es cumplidor.

El mayor problema es lo desaprovechados que están los personajes. Cada uno es muy distinto del otro en su personalidad: Deadshot es una asesino, Harley una lolita punketa, Killer Croc un inadaptado, etc. La película es excelente marcando sus personalidades pero apesta duro en desarrollarlos. Conforme avanza la película podemos ver como los personajes se quedan en la pura imagen a excepción de Deadshot y Harley Queen, que tampoco los desarrollan de manera adecuada. Katana es un concepto buenísimo que al final no es otra que la tipa japonesa, Rick Flag es el militar genérico 3, y el Capitán Boomerang es Sid el de La era de hielo. Una decepción. Y creo que bien escritos hubieran tenido un magnetismo arrollador.

Digo, ¿alguno de estos villanos a alguien le produce miedo? La verdad es que no. Son como esos cholos de PlayStation. Es notoria la mano de los ejecutivos en la rescritura del guión: no hay violencia, no hay sexo, no hay siquiera malas palabras. Para ser la escoria de la sociedad se comportan muy, muy bien.

Un buen ejemplo de desarrollo de los personajes es Guardianes de la Galaxia. Cada miembro del equipo a su manera es genial. Digo, ¿quién diría que un pedazo de árbol que solo dice «Yo soy Groot» nos haría encariñarlos de él? Y ni siquiera necesitan contarnos la historia de cada uno con flashbacks.

Lo mismo sucede con la relación de nuestros personajes, creo entender que todo pasa en un día, así que el que la película nos meta la idea de que se vuelvan super amiguis en cuestión de horas es simplemente ilógico. Así que el sacrificio de El Diablo es poco creíble. Y que se digan «familia» al final del filme estuvo a punto de darme risa en el cine.


Sobre ‘Fifty Cent’ vestido de morado

No tengo nada contra Jared Leto, pero en lo personal siempre hace el papel del tipo sufrido: es un drogadicto en Réquiem, es un inconforme en Señor de la Guerra, y un enfermo de sida en Dallas Buyers Club. Y no sale de eso. Tampoco es que crea que nadie supera a Ledger, siempre hay alguien mejor. Creo que no es la elección correcta para el papel.

Jared Leto actuando del Joker

Pero el diseño del Joker es horrendo, Warner quiso alejarlo tanto de los anteriores que lo convirtieron en Snoop Dogg o algún raperillo gansta. Para peor, Leto lo sobreactúa demasiado, esa forma de gesticular cada palabra, de caminar pausado y de moverse es cargante al final. La relación entre Harley y el Joker, que es enfermiza, aquí la vuelven romántica en una manera un tanto retorcida. Pero es que el problema no se lo achaco a Jared Yisus Leto, el personaje está escrito muy mal.

Creo que si hubiera aparecido menos o simplemente no lo hubiera hecho sería mejor.

Sobre el villano

Cara Delevingne es una buena actriz. Me parece increíble la historia que le asignan, y la forma en que se transforma en Enchantress pero hasta ahí —¿solo a mí me recordó a Indiana Jones?

La madre de situaciones mal planteadas es que una cuasi deidad con el poder de destruir instalaciones militares como lo es Enchantress, acaba bailando la Macarena en medio del edificio y se enfrenta a putazo limpio con el ¡BOOM! Escuadrón Suicida que serían unas hormigas para ella; cuando era MUCHISIMO más fácil simplemente fulminarlos a todos con un rayo, pero no, ¿verdad?

La motivación del villano es más cliché que ojos enormes en el anime. ¿Por qué todos los villanos quieren o dominar el mundo, o destruir el mundo o vengarse del protagonista? Luego, el look amenazador del principio que tiene Enchantress, lo arruinan convirtiéndola en Reina del Carnaval de Veracruz al avanzar la misma. Lo que la hace perder mucha de su presencia.

Y al final no es más que otro villano del montón.


Conclusiones

Esta peli se siente un poco forzada, todo pasa muy rápido y no se da el tiempo de detenerse para plantear cosas al espectador. ¡Por dios que tenías muchísimo que aprovechar Warner! Esos personajes daban para más.

Los mejores chistes de la peli estaban en el tráiler, al punto de que al volver a oírlos en el cine ya no me reí.

Con toda esa anticipación y publicidad debieron darnos algo mejor. Todo esa anticipación que crearon alrededor de ella, de metérnosla hasta en la sopa solo sirvió para que sus fallos fueran más sonoros.

Es como tener un Ferrari, pasársela hablando de él y solo tenerlo estacionado. ¡BOOM! Suicide Squad no me interesaba para nada, y después de ir a verla creo que pudo ser muchísimo mejor. Pero me entretuvo mucho.

¿Es de verdad tan mala? No lo creo. Las películas no deben aspirar siempre a ganar el Oscar, el propósito de la mayoría es entretener, y esta lo logra muy bien. Sin embargo, eso no justifica sus fallas.

Creo que Warner ha dado un paso delante. Ya se quitó la tontería de hacer pelis más trascendentales que Ingmar Bergman. Pero al final la peli cumple con entretener, tiene buenos efectos, buenas actuaciones, y creo que hay películas que son peores y las dejamos pasar.

El problema de Warner es no definirse. Quería ser distinto a Marvel con unos superhéroes más serios y adultos, pero al fallar en el primer intento intentaron suavizar el tono en esta oportunidad, cosa que no lograron. Aún no saben a dónde dirigirse. Batman v Superman: Down of Justice era sería, pesada, lenta e incoherente pero a mí me gusto, no se parecía en nada a Marvel y tenía un encanto chocante. Y aquí quisieron hacer un Deadpool que ni cerca quedó de aquella.

Si lo único que quieres es ya no pensar en que no te han depositado la quincena pues no tienes trabajo, esta peli es para ti.


Para complementar

Otras reseñas: 1, 2, 3

Sobre el Suicide Squad de los comics (Podcasts): 1, 2, 3

Buena fortuna,
Ixca

¿Más de DC?