Tu siguiente serie favorita la hará un robot

¿Recordáis qué en el mundo distópico presentado en la novela 1984 (George Orwell, 1949) como la creatividad estaba perseguida, las canciones y el arte en general era producido por algoritmos y máquinas? Pues parece que no estamos tan lejos de esto. Netflix puede que haya encontrado la fórmula matemática para hacer que una serie sea un éxito, o por lo menos, que juegue con cierta ventaja.

A estas alturas no es ningún secreto que Netflix es una de las empresas que más importancia le da a los datos (o Big Data) que le proporcionan sus usuarios, pero ni aun sabiéndolo puedes dejar de sorprenderte porque lo que empezó siendo un “recojo tu información para ofrecerte sugerencias de contenido que sé que te va a gustar” se ha convertido en “recojo tu información para crear una nueva serie que sé que va a ser un éxito porque yo ya sé lo que os gusta”.

House of Cards

Si eres una empresa que se ha dedicado siempre a la distribución de contenido y de repente decides dar el paso a la producción de contenido propio, pues vas a intentar que tu primera gran apuesta sea todo un éxito, y más si piensas invertir 100 millones de dólares en producirla. ¿Por qué vas a dejar cosas al azar cuando tienes una base de datos con los gustos de 33 millones de usuarios? A estas alturas todos saben cómo se creó House of Cards: Netflix sabía por sus datos que a sus usuarios les gustaba Kevin Spacey, y David Fincher, y de hecho, Netflix estaba tan segura de la información sacada de sus datos que ni se molestaron en grabar un piloto antes de tomar una decisión. Esto es lo que le dijeron a Spacey:

“Creemos en ti. Hemos visto los datos y nos dicen que los espectadores verían esta serie. Ni si quiera necesitamos hacer un piloto. ¿Cuánto quieres cobrar?”

Pero hasta el elemento más trivial se tiene que decidir con datos delante. Acabas de invertir 100 millones en producir una serie. ¿Vas a dejar que pase desapercibida entre los cientos de series de terceros que ofreces? De eso nada, tienes que asegurarte de que todos tus suscriptores vean tus Netflix Original, eso es lo que hará que valoren de verdad la cuota mensual que están pagando, porque al final las reposiciones de series de hace 10 años las puedes encontrar también en otras plataformas de la competencia. ¿Cómo lo hacemos? De nuevo acudimos a los datos: Tengo una serie dirigida a un público determinado, y tengo unos datos que me dicen que este público se siente más atraído por este poster que por este… así que hago una imagen de portada que sé que les va a atraer para que me hagan click.
Efectivamente, hasta los algoritmos y el Big Data son los que deciden los elementos y los colores del poster de una serie de Netflix.

Algoritmos que comparan las paletas de color de diferentes posters

Y si Netflix sabe que los datos son clave en su estrategia de negocio, es normal que intente cuidarlos. La plataforma de streaming tiene un equipo que se dedica exclusivamente a ver y a etiquetar su contenido, y lo etiqueta de una forma tan extensa que ofrece un manual de 36 páginas para aprender a clasificar sus series, películas y documentales. Al final es capaz de dividir su catálogo en 76.897 géneros diferentes. Originalmente esta clasificación tan minuciosa se hacía para recomendar contenido que se adapta perfectamente a tus gustos, pero ahora la usa para saber qué serie le va a gustar a los usuarios antes de que exista.

Pero obviamente no todo es tan estupendo (estamos hablando de dejar las obras creativas en manos de máquinas para asegurar el éxito…). El propio director de contenidos de Netflix, Tim Wu, afirma que tampoco puedes dejarlo todo en manos de los datos y los algoritmos, y que él prefiere que las decisiones se tomen en un 70% por los datos y en un 30% por el sentido común. “Las personas aun importan, las máquinas aun no han ganado”. Incluso John Landgraf, presidente de FX Networks, asegura que los datos nunca hubieran previsto el éxito de series como Los Soprano, South Park o Mad Men, y que estos algoritmos te dicen qué series han gustado antes, no cuales les gustarán en el futuro.

¿Cómo será el futuro de las series? ¿Todo estará producido a partir de datos y algoritmos? Aunque de esta forma las decisiones sean más acertadas y todos los recursos se emplearán de forma más eficiente, espero que NO, y que todavía haya hueco para las series en las que una máquina no tome las decisiones importantes. Quizá en unos años empezamos a ver frases promocionales del tipo “El 85% de esta serie ha sido creada por humanos”

Fuentes: Wired, SmartDataCollective, Slate, The Atlantic, New Yorker