Un gran Bayern

Se acabaron las ligas europeas una vez más. Y hubo de todo. Campeones adelantados como el PSG, esperados como el Bayern, sorpresivos como el Leicester, contundentes como la Juventus o de último minuto como el Barcelona.

Me centro ahora en dos de estos equipos: el Bayern y el Barcelona. Ambos equipos tienen en común el ser dirigidos por ex jugadores culés, Guardiola y Luis Enrique respectivamente. Además los dos llegaban con grandes aspiraciones a la Champions pero fueron doblegados por el excelente equipo que ha armado Simeone los últimos años. Ambos equipos finalmente se quedan «solo» con las competencias locales. En el caso del Barcelona, los culés lograron una ventaja de 11 puntos antes de un bache en la recta final que hizo temer lo peor a sus seguidores. El Real Madrid y el Atlético fueron con todo y lograron pelear hasta casi el final. El equipo de Cholo se cayó en la antepenúltima fecha, pero el Real de Zidane apretó hasta el final. Solo la diferencia de goles pudo hacer que el Barcelona celebre a lo grande. Y vaya que lo celebraron. Las imágenes el último fin de semana fueron más que contundentes.

Por el otro lado, el Bayern de Guardiola ha sido catalogado por muchos como un fracaso. Y es que se suele decir que la Bundesliga es algo que sí o sí gana siempre el equipo muniqués. Y me preguntaba hasta qué punto esto es cierto. Y basta solo mirar un dato curioso: en los últimos 25 años el Bayern ha ganado 14 ligas contra 13 del Barcelona. Sin embargo, pese al dominio en los últimos años del equipo catalán, nadie da por sentado que se lleven la liga cada año. La competencia es feroz. «En Alemania no», dicen los más críticos. ¿Pero es cierto eso?

Es seguro que el plantel del Bayen es más amplio y rico en jugadores que la mayoría de sus competidores, como sucede en prácticamente todas las ligas del mundo. Los equipos que hoy en día están en la cima, son los que tienen el poder económico, las estrellas y, consecuentemente, los mayores objetivos. Pero, ¿ganar no una liga, sino tres al hilo, es realmente un fracaso? La última vez que el Bayern logró campeonar tres veces seguidas fue entre 1998–99 y 2000–01. Tras ello, solo una vez en los últimos 15 años logró dos ligas seguidas, sin contar las 4 al hilo de estos últimos 4 años, que son 1 de Heynckes y 3 del Pep.

La Bundesliga hoy es un torneo bastante más atractivo para muchos que ligas tan potentes como la española o la italiana. El vértigo con el que juegan los equipos, las idas y vueltas constantes, los llenos en casi todos los partidos, el ambiente y la calidad de los jugadores en muchos equipos, hacen que cada partido se juegue al máximo. Incluso cuando el Bayern gana, se ve resistencias bastante más fuertes que el promedio de equipos de otras ligas del mismo nivel.

Descontando al Bayern y al Dortmund, equipo que tuvo un bajón hace algunos años y que resurgió de la mano de Klopp, hay además una serie de equipos muy parejos, que hoy pueden estar arriba y a la siguiente liga bastante más abajo, pues son tantos que la tabla no alcanza para ponerlos todos arriba. Así el Bremen estuvo a punto de descender, como hace poco el Hamburgo, ambos equipos tradicionales y de larga trayectoria. En ese sentido me recuerda a la liga brasilera donde hay tantos equipos y muy buenos.

Las muestras de cariño a Guardiola en las celebraciones, la algarabía de sus jugadores y la emoción de él mismo, demuestran que si bien se tuvieron objetivos muy altos, no se es mezquino con un trabajo a todas luces impecable y comprometido. Solo pensemos esto: si el penal de Muller entraba frente al Atlético, tal vez hoy estarían en la final y Guardiola estaría a punto de irse como un Dios de Munich. Por un penal errado, no puede entonces caer al otro extremo.