Un repaso por las mujeres en altos cargos políticos en España

El otro día una compañera de trabajo se lamentaba de que el PP se había adelantado presentando candidatas para puestos de responsabilidad política. En concreto decía que Espe había sido la primera ministra y la primera presidenta de comunidad autónoma. Quizá por la edad de mi compañera, que no tenía memoria previa a los años de gobierno de Aznar o la prensa, que pese a tener sus propias hemerotecas, las saca poco de paseo, lo cierto es que bastante antes de que Esperanza Aguirre se convirtiera en lideresa, muchas mujeres habían ocupado cargos de responsabilidad política. Es más, podemos decir que Espe no ha sido precursora de casi nada. Y, desde luego, Aznar, quien la encumbró, no fue un visionario.

Como ejercicio navideño, me he puesto a recopilar información sobre cargos políticos ejercidos por mujeres en España y aquí tenéis un resumen.

Para empezar, la primera ministra lo fue hace tantos años que ni se recuerda, pero conviene. Federica Montseny fue ministra de Sanidad y Asistencia Social de 1936 a 1937, en plena guerra civil, con Largo Caballero como presidente.

Fuente de la imagen.

Federica fue uno de los cuatro ministros anarcosindicalistas que entraron al gobierno durante la guerra, hecho pionero no solo en España, sino en toda Europa.

Tras los cuarenta años de la dictadura, durante el breve gobierno de Calvo-Sotelo, Soledad Becerril fue ministra de Cultura y Bienestar entre los años 1981 y 1982. La imagen a continuación habla por sí misma. Ni la reina fue capaz de ponerse algo de color. De hecho, cuando alguien piense que Espe fue pionera de algo, repasar la biografía de Soledad está bien: secretaria tercera del Congreso de los Diputados desde 1979 hasta 1981, ministra, alcaldesa de Sevilla de 1995 a 1999 y desde hace unos años Defensora del Pueblo.

Fuente de la imagen.

La primera legislatura de Felipe González (1982–1986) nos aportó cero mujeres a la primera línea.

En la segunda legislatura de Felipe (1986–1989), sin embargo, hubo dos ministras: Matilde Fernández en Asuntos Sociales y Rosa Conde, portavoz. Tanto Matilde como Rosa repitieron en la siguiente legislatura, del 89 al 93.

Fuente de la imagen.

La última legislatura de Felipe como presidente, de 1993 a 1996, contó con la friolera de tres ministras: Cristina Alberdi en Asuntos Sociales, Carmen Alborch en la cartera de Cultura y Ángeles Amador en Sanidad y Consumo.

Fuente de la imagen.

El primer gobierno de Aznar, de 1996 a 2000, lejos de ser paritario, incluyó a alguna mujer más: Esperanza Aguirre al frente de Educación y Cultura, Margarita Mariscal de Gante fue ministra de Justicia, Loyola de Palacio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ministerio que abandonó para encabezar el cartel de las elecciones europeas de 1999 e Isabel Tocino en la cartera de Medio Ambiente. Es más, fue la primera vez que una mujer ocupó un ministerio “no menor”, el de justicia.

Fuente de la imagen.

De 2000 a 2004, en la última legislatura de Aznar, de nuevo nos encontramos con un buen puñado de mujeres y de nuevo en ministerios importantes: Anna Birulés fue ministra de Ciencia y Tecnología, Pilar del Castillo lo fue de Educación, Cultura y Deporte, Celia Villalobos de Sanidad y Consumo, Elvira Rodríguez de Medio Ambiente, Ana Pastor de Sanidad y Consumo tras Celia y Ana Palacio de Asuntos Exteriores.

Fuente de la imagen.

Pero llegó José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y nos enseñó lo que era un verdadero gobierno paritario. Ocho ministros y ocho ministras: Magdalena Álvarez en el Ministerio de Fomento, Mercedes Cabrera en Educación y Ciencia, Carmen Calvo en Cultura, Elena Espinosa en Agricultura, Pesca y Alimentación, Cristina Narbona en Medio Ambiente, Elena Salgado primero en Sanidad y Consumo y después en Administraciones Públicas, María Antonia Trujillo en Vivienda, sustituida en 2007 por Carme Chacón y María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta, ministra de Presidencia y portavoz del gobierno, la primera “supermujer” en un gobierno en España.

Fuente de la imagen.

La segunda legislatura de Zapatero, entre 2008 y 2011 fue igualmente paritaria. María Teresa Fernández de la Vega repitió en los dos primeros años como vicepresidenta, ministra de Presidencia y portavoz, también repitió Magdalena Álvarez al frente de Fomento, Elena Espinosa como ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y Elena Salgado en Administraciones Públicas. Eso sí, Elena dio el salgo al ministerio de Economía y la vicepresidencia segunda del gobierno en 2009. Carme Chacón se hizo con la cartera de Defensa (inolvidable su repaso a las tropas con su barriga de embarazada). Mercedes Cabrera fue ministra de Educación, Política Social y Deporte, Beatriz Corredor fue ministra de Vivienda, Bibiana Aído lo fue de Igualdad, Rosa Aguilar fue ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino sustituyendo en 2009 a Elena Espinosa — antes de ser ministra ya había sido alcaldesa de Córdoba desde el año 1999 por IU. Cristina Garmendia fue ministra de Ciencia e Innovación la legislatura completa, Ángeles González Sinde de Cultura, Trinidad Jiménez ocupó la cartera de Sanidad y Política Social y más tarde la de Asuntos Exteriores y Leire Pajín fue ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad.

Fuente de la imagen.

La legislatura que acaba de terminar, de 2011 a 2015, sufrió un retroceso en lo que a mujeres en el gobierno se refiere. Rajoy le confió a Fátima Báñez la cartera de Empleo y Seguridad Social, a la veterana Ana Pastor la de Fomento, a Ana Mato la de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (hasta que la dimitieron), Isabel García Tejerina sustituyó en 2014 a Arias Cañete, que se fue a Europa, al frente de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y volvimos a tener a una supermujer, Soraya Sáenz de Santamaría, que lo mismo es Vicepresidenta del Gobierno, Ministra de Presidencia y Portavoz, que sustituye al Ministro de Justicia o a la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad durante un tiempo.

Fuente de la imagen.

Esperemos que el próximo Gobierno retome las buenas costumbres y que el Consejo de Ministros vuelva a ver el color de otros tiempos.


Tampoco fue Esperanza la primera presidenta de una comunidad autónoma. De hecho, tan solo seis mujeres han sido presidentas de Comunidades Autónomas, así que el recuento es sencillo.

La pionera fue María Antonia Martínez, del PSOE — Murcia, entre 1993 y 1995.

Esperanza Aguirre, del PP — Madrid, entre 2003 y 2012.

Yolanda Barcina, de UPN — Navarra, entre 2011 y 2015.

Mª Dolores de Cospedal, del PP — Castilla-La Mancha, entre 2011 y 2015.

Luisa Fernanda Rudi, del PP — Aragón, entre 2011 y 2015.

Susana Díaz, del PSOE — Andalucía, desde 2013.


Tampoco con las alcaldesas ha sido el PP pionero en nada, sin embargo sí hay que reconocerles que numerosas ciudades importantes tienen o han tenido alcaldesas populares.

La primera alcaldesa que tuvo España fue Matilde Pérez Mollá, alcaldesa de Cuatretondeta (Alicante), su pueblo, durante la dictadura de Primo de Rivera

Sin embargo, la primera mujer alcaldesa por elección popular fue María Dominguez Remón, que fue alcaldesa de Gallur (Zaragoza) durante la II República y fue fusilada en 1936.

Si pensamos en las grandes capitales, la primera alcaldesa la tuvo Madrid, con Ana Botella, esposa de Aznar, peras y manzanas, del PP… cuando Gallardón se fue al ministerio de Justicia. Las siguientes elecciones las ganó Manuela Carmena por Ahora Madrid. Por otro lado la primera alcaldesa en Barcelona ha sido Ada Colau de Barcelona en Comú.

Si miramos al resto de ciudades con más de 500.000 habitantes, en Sevilla, como ya hemos visto, fue alcaldesa Soledad Becerril, Luisa Fernanda Rudi ha sido alcaldesa de Zaragoza, en Valencia lo ha sido Rita Barberá y Celia Villalobos ha sido alcaldesa de Málaga.


Y hasta aquí el repaso, amiguitos. Es verdad que en los tiempos de Google, es complicado tener una discusión sin fin sobre un tema que se pueda consultar sobre la marcha, pero conviene conocer un poco la historia, para no meternos en jardines.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.