¿Sabéis esas pelis en las que un psicópata persigue a un grupo de chavales y tú estás ahí gritando a la pantalla cosas como ¡No te escondas debajo de la cama que te va a ver! o ¡Pero, corre idiota!?

Y luego va la rubia de turno tropieza, se cae, y no puedes evitar llamarla torpe porque a ti por supuesto eso no te hubiera pasado, ¿verdad?

Comencemos…

Until Dawn, siguiendo los estándares típicos de una película de terror adolescente, te pone en la piel de un grupo de amigos que se van de fiesta a una cabaña en las montañas para ponerse hasta las cejas de alcohol con la excusa de… sin excusa.

Por supuesto, una parte de ellos tienen la maravillosa idea de gastarle una broma a la pobre chica tímida — Hannah — enamorada del chico guapo y popular — Mike.

Como era de esperar, la broma sale mal y el resultado nos trae la desaparición/muerte de Hannah y de su hermana gemela Beth en las montañas de la Columbia Británica.

Un año después, el grupo se reúne de nuevo para conmemorar la supuesta muerte de sus amigas. Sin embargo, lo que parecía ser una velada normal entre colegas, se convierte en una auténtica pesadilla para nuestros estereotipados protagonistas.

Cada uno de los protas tiene su personalidad labrada acorde con los clichés de cualquier película slasher. Por un lado, tenemos a la pareja popular — Mike y Jessica — que, teniendo una casa enorme a su disposición, deciden irse en plena ventisca a una cabaña a tomar por culo en medio de la noche sólo para darle al tema. Luego está Chris, el chico listo, pero rarito que hace bromas de las que nadie se ríe. También tenemos a Sam, interpretada por Hayden Panettiere, quien cumple su papel como chica independiente y fuerte, que nada más llegar quiere darse un baño cuando ni siquiera hay luz en la casa (WTF!).

Quizás esta premisa simplona y estereotipada tan machacada en el cine sea el punto fuerte de Until Dawn.

¿Quién no ha querido decirle al aborrescente de turno “no vayas por ahí que vas a morir”?

En esta nueva aventura, en mayor o menor medida, podemos hacerlo, y curiosamente, nos daremos cuenta de que no todo es tan fácil como parece cuando eres tú el que tienes que tomar las decisiones, o quien tiene que reaccionar rápido ante una situación de vida o muerte

Es por eso que las decisiones poseen un papel principal, puesto que cambian el curso de la historia, llegando a suponer la vida o muerte de los personajes.

Las decisiones

El esquema de toma de decisiones está bien llevado a cabo y sigue dinámicas similares a Heavy Rain, aunque bastante mejoradas.

El hilo narrativo está perfectamente fusionado con las decisiones que debes tomar a lo largo de la historia, bien sean éstas a nivel conversacional o realizando determinadas acciones que provocarán cambios en el argumento.

En este sentido, el juego refleja perfectamente el planteamiento del efecto mariposa, tan conocido por todos nosotros gracias a películas como El efecto mariposa (valga la redundancia) o juegos de actualidad como Life is Strange.

Por si no la conocéis, esta teoría defiende que el aleteo de las alas de una mariposa puede cambiar el mundo, y creedme cuando os digo que el mundo de nuestros protagonistas cambia considerablemente según nuestras decisiones.

Es por eso que las conversaciones se convierten en armas de doble filo, y pueden significar no sólo la evolución del personaje o de sus relaciones con el resto de grupo, sino su muerte en un momento futuro.

Dichos cambios pueden venir provocados por varias razones. A parte de las opciones que podamos escoger en las conversaciones, puede ser que seamos unos lentos en las escenas de pulsación rápida, o puede que no hayamos conseguido mantener el mando inmóvil (cosa que jo** bastante, por cierto).

Y es que en Until Dawn, no es nada fácil mantener a todo el mundo con vida.

Realmente tomamos las decisiones haciendo nuestras propias suposiciones, pero no sabemos qué nos depararán, y en ocasiones el camino más seguro resulta ser fatal para nuestros amigos.

Pero lo hecho, hecho está. Al no existir partidas guardadas o reinicios de capítulos, podemos encontrarnos en situaciones realmente frustrantes, en las que, por mover el mando sin querer, ha muerto nuestro personaje preferido.

La narrativa

Until Dawn es un juego inspirado en el cine y como tal, cuenta con planos típicos del género terror, escenas cinematográficas perfectamente fusionadas con la jugabilidad de un videojuego y actores de reparto propios.

Siguiendo esta premisa, no es de extrañar que personas no asiduas a jugar a videojuegos puedan encontrar atractivo este título.

En mi caso, he jugado en un grupo de siete personas, de las cuáles únicamente dos jugamos a videojuegos. Las otras 5 personas no han tocado un mando en su vida y, aunque no se atrevieron a hacerlo en este caso por desconocimiento de los controles, disfrutaron viendo como otros jugaban.

La historia les gustó y las mantuvo en tensión en todo momento, y el hecho de poder decidir por dónde ir, qué hacer o qué decir, enriquece sin duda la experiencia de juego y la narrativa en sí misma.

He de decir que es la primera vez que consigo que mis amigas jueguen a un videojuego y sólo por eso me inclino ante Until Dawn y sus desarrolladores, Supermassive Games.

Dicho esto, cabe destacar que uno de los puntos fuertes en la narrativa es la multitud de temáticas que quedan reflejadas en la historia. Desde el toque sobre natural, pasando por el asesino psicópata hasta la cabaña aislada de la civilización. Todo ello, junto con sobresaltos continuos, huidas y persecuciones, consiguen crear una atmósfera de ansiedad que cautiva a cualquiera.

Sin embargo, algo falla…

Realmente odio tener que ponerle pegas a este título porque me ha encantado, pero me veo obligada a ello.

Por un lado tenemos el tema visual. Tanto los escenarios como los personajes están muy bien tratados, no obstante hay cosillas como la forma de hablar enseñando los dientes, o esos movimientos trambólikos, las cuales resultan extrañas y antinaturales.

Por otro lado, a unas cuatro horas antes del amanecer ocurre un gran giro argumental y el ritmo de la historia comienza a acelerarse.

Esto por sí mismo no parece algo negativo, sin embargo desde ese instante hasta el final, las motivaciones de los personajes se difuminan y comienzan a perder sentido, se introducen nuevos y muy importantes elementos demasiado cerca del final y se reduce en gran medida la participación de algunos protagonistas.

Es entonces cuando la fuerza de Until Dawn comienza a desinflarse levemente, haciendo que se reduzca el interés del jugador. Pero no del todo, puesto que los sobresaltos y el ritmo dinámico de la historia nos mantiene atentos, pero quizás en menor medida.

Conclusión

Until Dawn tiene sus más y sus menos, pero puedo decir desde ya que es un título que merece la pena jugar. A pesar de seguir las dinámicas ya marcadas por otros de su género, como Beyond: Two Souls, siento que he experimentado algo totalmente nuevo.

Quizás sea porque en Until Dawn hasta la acción más insignificante puede tener consecuencias fatídicas a lo largo de la historia, o por la sensación de tensión constante en la que te encuentras durante el juego, o porque hacerte el héroe no siempre conlleva los mejores resultados.

Sea lo que sea, se trata de un must-play sin duda alguna.

Aquí os dejo el tráiler:

RECOMIENDO para cualquiera que le gusten las películas de terror adolescente, tipo La cabaña en el bosque o Scream, o los videojuegos de toma de decisiones. Incluso si no te gustan demasiado los videojuegos, y estás leyendo esto, Until Dawn te gustará.

DESTACO lo bien llevado que está el esquema de toma de decisiones, haciendo honor a un buen efecto mariposa.

WARNING las animaciones labiales y otros temas técnicos no son de lo mejorcito, pero se hace llevadero gracias a la calidad de la narración, aunque ésta parezca algo precipitada en los momentos finales.

Puntuación: 8/10

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.