Usted también es como yo

Usted a veces no quiere dormir, no quiere hacer, lo que quiere no lo sabe, pero mejor no.

No quiere que le digan, que le expliquen, no quiere repetir, no quiere perder. No sabe qué, no sabe cuánto, cuándo. Tampoco quiere explicarlo.

Usted no quiere explicar, claro, quizás sea lo que menos quiere, pero tampoco quiere evaluarlo. No. Se define por el no.

Tampoco va a negarlo.

Usted no quiere hacer lo que no le gusta que le hagan, eso no. No quiere que le pregunten, no quiere que lo culpen, no quiere coincidir, no importa con quién, no importa que ni con usted.

Usted no quiere que entender sea necesario, tampoco está dispuesto a no saber. Es que usted a veces no quiere dormir, no quiere ir, no importa dónde, no.

Usted no quiere perder, no quiere ganar, no quiere tener que optar. No quiere descartar, no quiere abandonar, usted no sabe cuándo parar. Algo sabe.

No quiere bien, no quiere mal.

No quiere aceptar, no quiere negociar. No quiere que lo obliguen, no quiere obligar. No quiere empezar, tampoco terminar. Usted sabe lo que no quiere.

Usted no quiere hablar, a veces no quiere callar y casi siempre lo hace igual. Usted no quiere pensar lo mismo que yo.

Mañana lo va a negar, pero usted también es como yo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.