¿Vivimos en una burbuja emprendedora?

Una opinión sobre el ecosistema de #StartupsEnPeru

Imagen de la serie Silicon Valley

Hoy en día, ‘emprender’ es un tema que anda muy de moda y sin querer (o tal vez a propósito) se está generando la falsa ilusión de que cualquiera puede emprender. Esta falsa ilusión se asemeja al ya conocido ‘boom’ de la gastronomía, por la cual, se impulsaba a todo joven a llevar clases de cocina para que el día de mañana se conviertan en el próximo Acurio, en nuestro caso para convertirse en el próximo Mark Zuckerberg, Steve Jobs, Bill Gates, Larry Page, Sergey Brin, etc.

Muchas veces olvidamos que el trasfondo en el que las mentadas historias de éxito trascurren son diferentes o cuentan con más elementos que el solo hecho de querer hacer algo. Sin duda, el camino del emprendimiento no es un camino sencillo, requiere de sacrificio, dedicación, temple, entre otros atributos que deberían ayudarte a superar el tortuoso camino por conseguir convertirse en la startup de renombre.

Se habla mucho sobre la necesidad de crear emprendimientos disruptivos habiendo muy pocos que lo consiguen y curiosamente, no son ellos los que lideran la corriente sino que encontramos desde ‘inversores’, profesores de administración, pseudo-mentores, y profesionales que, posiblemente, nunca en su vida han trabajado en un emprendimiento tecnológico.

De hecho, cuando revisas la plancha de mentores en varios de los más sonados concursos de fines de semana, es increíble ver que son escasos (por no decir que no hay) los que en verdad han logrado emprender, más aún ver gente que sin experiencia previa en emprendimientos que se vuelcan a dar consejos de ‘cómo debes hacer tu startup’. ¿Estos ámbitos están llenos de vendedores de humo? Tal vez sí.

Incluso, no faltan aquellos que andan de un lugar a otro, tratando de vender su ‘idea de negocio’ sin una demo o MVP, o aquellos que teniendo una idea de negocio no miran a los profesionales de informática como posibles socios sino que solo buscan al programador que les quiera hacer la demo por el menor costo posible.

¿Cómo podría mejorarse el ecosistema de emprendimiento tecnológico local?

Creo yo que primero, requerimos entender qué signica ‘emprendimiento tecnológico’. Y no se refiere solo al hecho de contar con una ‘landing page’, sino a la posibilidad de crear tecnología y esta, en mi opinión, está ligada al uso de lenguajes de programación para la creación de los componentes que la conforman.

Deberíamos entender que los emprendimientos tecnológicos, como tantos otros emprendimientos, cuentan con un nivel de riesgo que, en muchos de los casos, serán elevados. Por ello, me parece poco real escuchar a un inversionista decir que apoya los emprendimientos tecnológicos disruptivos pero que a su vez va a la segura.

Considero, también, que aquellos que se desempeñen como mentores, deberían contar con experiencia probada en la ejecución o participación en emprendimientos tecnológicos antes de querer decirle a la gente cómo deberían hacer su startup.

Debería fomentarse una mayor inclusión de gente con probado perfil técnico, que no solo se limiten a crearte una landing page o a ser tratados como empleados, sino que se vea en ellos potenciales socios y partners que en una sociedad de igualdad, realmente puedan crear y crear componentes innovadores.

Finalmente, deberíamos valorar la creación de demos funcionales por sobre los elaborados modelos de negocio, el papel lo soporta todo y puede parecer bonito, pero quien realmente debe marcar la pauta si tu intención es monetizar no deben ser los pseudo-mentores, sino los clientes. Sal de tu oficina o espacio y ve a validar tu idea (no necesariamente de negocio) con la gente.

Una reflexión final…

En la actualidad, se ha sobrevalorado la creación de modelos de negocio en lugar del trabajo técnico y por consecuencia el uso de tecnología es considerada como un commodity, como algo de poco valor, fácil de conseguir y al menor precio. Observemos quiénes son los que inundan actualmente la onda de emprendimiento tecnológico, quienes gritan a todas voces cómo debes hacer las cosas, ¿realmente cuentan con el perfil técnico necesario para hablar de tecnología? o ¿solo encontramos gente que sabe como marketearse como pseudo-gurús del emprendimiento? Piénsalo dos veces antes de creerles.

Los invito a opinar, por medio de las redes sociales (Twitter, Facebook, etc) o a escribir en sus blogs acerca de la corriente de emprendimiento tecnológico que actualmente nos inunda, a través del hashtag: #StartupsEnPeru