Vuelve a mis escombros tu desnudez

No carezco de certeza al narrar
lo extraño que resulta no verte
entre las curvas del mundo inerte
donde hicimos al silencio cantar.

El quebranto custodia la negrura
del sueño que no concede placidez;
¡vuelve a mis escombros tu desnudez!,
y no omitas de tu amor la lisura.

¿Cómo se encara a los finales
que abandonan en los arrabales
un incendio sin mar que lo ahogara?

¿A cuál muerte dejará complacida
este cisma de mi alma herida
alegre que tu luz la devorara?

Like what you read? Give Arturo García a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.