LA DIFERENCIA.

La diferencia entre un presumido y un sabio es que el presumido sólo aprecia lo que ya sabe y el sabio busca lo que aún no conoce.

Juan Villoro, “El libro salvaje”