Del otro lado del charco

Seis lecciones que aprendimos trabajando con un equipo remoto.

Cuando pensamos en un equipo remoto tal vez vengan a la mente oficinas en diferente países, con diferentes idiomas, culturas variadas y todos los problemas que eso conlleva. No hace falta ir tan lejos. En nuestro equipo de uruguayos y argentinos, con todas nuestras similitudes, tampoco es fácil esta tarea.

Día a día aprendemos de la prueba y el error, nos adaptamos y mejoramos. Estas son seis lecciones que aprendimos después de casi dos años de colaboración a distancia.

1. No tomarse las cosas a pecho

La mayor parte de la comunicación de nuestro equipo transcurre por chat. Esto puede dar lugar a muchos malentendidos: A pide X, a B le parece que A lo está haciendo de mala gana; C presenta un problema Y, D piensa que C es vago y por eso no buscó por sí mismo la solución que claramente es muy sencilla. Estar en oficinas diferentes y hablar por escrito nos quita contexto. Tampoco escuchamos el tono de voz, ni vemos el lenguaje corporal o reacciones que se tienen del otro lado, cuya interpretación es gran parte del proceso comunicativo.

¿Qué se puede hacer? Interpretar lo escrito de la forma más positiva posible y con las mejores intenciones. Asumir siempre que las intenciones son buenas, que si la persona pidió algo a último momento es porque a ella tampoco le dieron alternativas y que si te dicen que tienen problemas con algo no es porque no se están poniendo las pilas.

2. Proporcionar tanta información como sea posible

Relacionado con lo anterior, al estar en oficinas distintas, hay mucho del día a día de la otra persona que no sabemos. Cada uno tiene información que del otro lado puede no estar. Por lo tanto, es difícil saber qué información tiene la otra parte y no dar por sentado ciertas cosas.

¿Cómo solucionarlo? Aunque se aprecia la concisión, es mejor incluir la mayor cantidad de información posible para evitar malentendidos, tanto en las conversaciones como en las tareas compartidas. Más vale que sobre…

3. No asumir: preguntar

Preguntar y tomar nota de todo te ahorra mucho tiempo más tarde.

De la mano de lo anterior, muchas veces del otro lado no se les ocurre qué información puede faltar así que es tu responsabilidad sacarte todas las dudas. Siempre con criterio, pero tratando de no asumir cosas que pueden tener consecuencias en el trabajo que hacemos y que quizás no es lo que consideraron del otro lado.

4. No preguntar tanto

Información que te falta y es necesaria para la tarea: sí. Cosas que podés inferir, decidir o investigar vos: no. Si preguntaras cada detalle, ninguna de las dos partes avanzaría en sus tareas.

5. Hablar por Slack/Skype/walkie talkie

La otra gran preguntas es: ¿qué medio de comunicación es mejor? La realidad es que no hay uno. Hay que probar y llegar a un acuerdo sobre qué medios de comunicación funcionan y cuáles no, y para qué cosas. En nuestro caso, es una mezcla. Slack para el día a día, videollamadas cada una o dos semanas o para tareas puntuales.

6. No todo es trabajo

También es importante tomar en cuenta que al no estar en el mismo espacio físico, la parte social que hace a la integración y entendimiento entre colegas se ve disminuida. Nuestro equipo implementó llamadas 1 a 1 entre miembros de las dos oficinas para trabajar sobre este tema y crear tareas conjuntas que aporten a nuestra relación. Creamos listas colaborativas en Spotify, planificamos capacitaciones y proponemos mejoras en el contenido de nuestros juegos, al tiempo que nos conocemos un poco más, socializamos y trabajamos.

Café, cerveza o gaseosa. ¡Lo que haga falta para lubricar el vínculo!

Además de eso, cada vez que alguien del equipo se asoma a la otra orilla nos integramos a los almuerzos y organizamos al menos una salida después de hora. Nos ayuda a conocer al ser humano del otro lado, encontrar cosas en común y no reducirlo a un ser etéreo del otro lado de la pantalla.

Muchas de estas son buenas prácticas cuando un equipo trabaja junto en una misma ubicación, pero son esenciales cuando trabajamos a distancia. Hemos avanzado mucho en cuanto a comunicación y cada día descubrimos nuevas cosas en las que trabajar, nuevas herramientas y nuevas técnicas, pero es un esfuerzo continuo.

¿Qué cosas intentó tu equipo y les ha traído buenos (o malos) resultados? Sigamos aprendiendo de tu experiencia.


~ Si te gustó el artículo y te pareció útil, dale al botón 👏 y recomendalo. De esa forma vas a facilitar que más gente lo encuentre. ¡Gracias!

~ Etermax Content es una publicación del equipo de Contenido de Etermax, la empresa líder de mobile gaming de Latinoamérica. Seguinos en Medium para enterarte de nuestras próximas publicaciones.