Yo serví al Presidente da Xunta

Javier Jiménez
Jul 16, 2015 · 2 min read

Fue en 2004. Y podía tener unos 16 años.

Asistíamos a un conferencia en una de las sedes de la Xunta de Galicia (vamos que no era el Pazo de Raxoy). La sala estaba repleta de gente, el ambiente cargado y la luz — por lo que recuerdo — tenue. En un momento determinado, una muchacha se mareó y entre otro chaval y yo (que soy de natural fortachón) la sacamos al pasillo.

De repente, de una escalera aparecieron dos tipos vestidos de negro y, claro (digo, claro, porque por alguna razón a mi los guardaespaldas siempre me dicen lo mismo), nos dijeron que nos quitáramos de allí. Mientras les explicábamos que la muchacha estaba malilla, se abrió la puerta del ascensor y apareció Manuel Fraga, tachán.

Tras preocuparse por el estado de la enferma con esa dicción suya tan de estibador turco hasta las cejas de raki. Me miró y con un lenguaje increíblemente claro y preciso me explicó como llegar a la cafetería del edificio. Acabó diciendo: “Pide un vaso de agua y un par de azucarillos. Si alguien te dice algo di que te mando yo”. Ale.

En un primer momento, me dirigí a la cafetería. Pero conforme me iba acercando, atravesando habitaciones llenas de funcionarios, pensé “¿Dónde carallo voy yo a pedir agua y azúcar por orden de Fraga?”. Me imaginé al camarero descojonándose de la risa tras la barra mientras miraba donde habíamos colocado la cámara oculta. Pero, a la vez, claro, la cafetería ‘era suya’.

Al final no dije nada, conseguí las cosas con cara de niño bueno, la muchacha se lo tomó y no volví a ver a Fraga nunca más.

No es que sea una anécdota buena, ni nada de eso (mi lejanía ideológica, personal y geográfica con don Manuel no da para mucho más). Pero ¿qué mejor obituario que recordar los 7 minutos en los que yo serví al Presidente da Xunta? Lo demás (política, franquismo, pimientos de Padrón y tal), por aburrido y evidente, se lo dejo a los especialistas.

Evidencia Anecdótica

«A veces una broma (una anécdota, un momento…

Javier Jiménez

Written by

Sentimental ilustrado. Escribo sobre ciencia, ideas y cambios sociales. Editor de ciencia en @Xataka

Evidencia Anecdótica

«A veces una broma (una anécdota, un momento insignificante) nos pinta mejor a un hombre ilustre que las mayores proezas o las batallas más sangrientas». - Lucio Mestrio Plutarco.

Javier Jiménez

Written by

Sentimental ilustrado. Escribo sobre ciencia, ideas y cambios sociales. Editor de ciencia en @Xataka

Evidencia Anecdótica

«A veces una broma (una anécdota, un momento insignificante) nos pinta mejor a un hombre ilustre que las mayores proezas o las batallas más sangrientas». - Lucio Mestrio Plutarco.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store