Member preview

Barras de bar

Quizás conozcáis la canción de Insurreción[1] y sino ya tardas en escucharla. En está composición se puede escuchar en uno de sus versos barras de bar vertederos de amor, como de temas del corazón no solemos tratar en esta web y no estamos en condiciones para llamar al autor para que cambie la palabra amor por de entrevistas de trabajo, vamos a realizar un ejercicio de imaginación y pensar que en sus orígenes se concibió de esta manera.

He insistido bastante en que de lo que más no solemos arrepentir de no haberlo intentado, de dejar pasar oportunidades por miedo. En el mundo laboral esto es también algo que ocurre con bastante solvencia. He conocido a personas con perfiles que temblaban ante la opción de postular a un empleo que parecía diseñado a medida para ellos.

Existe algún temor que nos impide visualizarnos con el valor real que tenemos, nos infravaloramos cuando nos sentamos delante de una oferta o del director de recursos humanos. Pensamos que no acumulamos ni la experiencia ni los conocimientos y preferimos dejar pasar la ocasión a sentir un rechazo.

Si por esto no fuera poco, si al final los intentas convencer surgen los miedos relacionados con el entorno de trabajo. Si eres de los que tienes suerte de cobrar una nómina cada mes te tirará para atrás el cambiar un ambiente que ya conoces por otro nuevo, con otras dinámicas, otros grupos sociales, otra cultura que no necesariamente sea la misma que tienes tu. Surge por arte de magia un miedo a no encajar a pesar de ser un profesional respetado en tu trabajo actual.

Vamos sumado factores, como es el económico, miedo a que te despidan al poco tiempo perdiendo todo lo que ya habías acumulado, miedo a que te paguen poco, miedo a proyectos poco interesantes.

Reconozco que casi todos estos miedos son razonables y uno ha de sopesar que opciones toma en la vida, pero reconocerme vosotros que hasta que no preguntas nunca sabrás la respuesta. ¿Te pagarán más?, solo lo sabes si lo preguntas, ¿que proyecto llevaré?, sino vas a la entrevista no lo sabrás. Pero sobretodo, nunca sabrás si podrías haber accedido sino acudes a tu cita con el destino.

Se práctico, imagínate que vas y te dicen que no, no tiene ningún sentido las dudas y preguntas que te has estado haciendo. Lo único que puede llegar a ser realmente un problema y desestabilizarte es que te digan que si, pero es justo en ese momento cuando puedes hacer las preguntas más pecunarias y asegurarte que el cambio no sea para ir de Guatemala a Guatepeor.

En todo proceso de selección han de existir dos afirmaciones positivas, la empresa que contrata y la tuya, y no da más placer que saber que podrías haber trabajado pero tus principios, tu ética, tu -escribe lo que te apetezca- hizo que no quisieras dar el cambio y seguir aportando tu experiencia y conocimiento en el puesto en el que estás, y encima, que este sea reconocido por tus compañeros como la competencia.

¿Que me dices?, venga, preséntate y demuéstrate a ti mismo que si quieres puedes, y luego decide lo que te apetezca porque solo con esta decisión ya habrás ganado a tus miedos y dudas, y estas victorias siempre son importantes.

Película[2]

[1] Vídeo de la canción con Manolo García y Miguel Ríos

[2] The Method

Like what you read? Give Tatxe a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.