Economía real o economía financiera

Photo by rawpixel on Unsplash

Si mal no tengo entendido, la economía real es la de la industria, la compra, la venta, el trabajo y por otra parte, la financiera es la que está ligado a los mercados, fluctuaciones de moneda, bolsa y demás temas. Es posible que me equivoque y lo más probable es que lo haga, por lo que si algún financiero me puede ayudar a verificar o a desmentir totalmente este post, por favor, que no se prive.

Según parece parece, un trabajador paga un 25% de impuestos, pero si miramos los impuestos ligados a dividendos la cosa queda en un 21%. Visto así no parece mucho, un cuatro por ciento, pero sigue existiendo una diferencia a favor de los entornos más financieros de los realmente productivos, y si miráis la noticia, esta indica que subirá lo que significa que antes estaba más bajo. De todas maneras, esto es una media y como tal, habría que mirar los número absolutos para ver realmente el impacto.

Por otra parte, la desigualdad ha crecido entre las clases bajas y las altas y el coste de la vida sigue aumentando. Para este número no he buscado referencias porque tengo guardado mi lista de gastos e ingresos desde hace bastante tiempo y los costes de vivir han subido mucho más que el nivel de ingresos, con lo que aunque mi sueldo haya subido en base al IPC, los servicios básicos han subido más con lo que año tras año he perdido capacidad adquisitiva. En resumen, con lo que cobro puedo comprar menos que lo que podía hacer años.

Lo fascinante de esto, es que las empresas siguen mostrando números de dos dígitos porcentuales al crecer y me pregunta es de ¿donde sale?, como no sea de leves incremento de productividad y mucho recortar salarios no me acaban de salir las cuentas.

De acuerdo, podemos aceptar que gran parte de lo que consumimos lo hacemos a base de importación, y los que no venden productos físicos a base de montar estructuras financieras para reducir la carga fiscal. Y que no me interpreten mal, yo estoy a favor de que la gente haga dinero y tenga cada vez más capacidad salarial, pero no acabo de entender estos modelos impositivos y la filosofía que existe en los modelos de retribución dónde un directivo puede ganar cuatro millones al año y un empleado de la misma empresa sólo ganar seiscientos euros, me cuesta entender el valor que aporta el primero.

Entiendo que la economía es la menos mala de las soluciones, que hay que fomentar la combatividad, dejar que la gente se esfuerce porque la recompensa sea más alta. Pero que ocurre si no puedes esforzarte porque ya a penas sobrevives, ¿quién puede invertir en en formarse o en lanzar una empresa si siempre llega en números rojos a final de mes?. Realmente el estado no ayuda ni a lo primero ni a lo último: tasas universitarias cada vez más alta y si emprendes, pagas siempre ganes o no y no puedes compatibilizarlo con otro tipo de red de seguridad estatal.

El caso es que cuando cada vez se acumula más riqueza en manso de pocos y de forma persistente se permite que a través de impuestos paguen menso que los si que producen, la brecha será cada vez más grande. No digo que limitemos sueldos, faltaría más, pero si como mínimo igual tasas impositivas. Estaría bien que además de reunirse con el presidente de no se que compañía hablaran con el pequeño comercio, que se acabaran las puertas giratorias y por supuesto, indicar en todos los productos un par de datos que nos ayudarían a decidir: brecha salarial en la compañía (diferencia de sueldo entre directivos y trabajadores) y cuanto de lo que nos cuesta el producto se queda en el propio país y no desaparece en algún entramado.

Con estas dos indicaciones los consumidores tendríamos más claro a quién daríamos nuestro soporte y sobretodo nuestro dinero, si comprando el producto A el ochenta por ciento se va fuera y con el B se queda todo aquí, quizás optemos por el segundo aunque sea un poco más caro.

Básicamente es lo que me gustaría tener a la hora de comprar, y si le añadimos la trazabilidad sería fantástico. A partir de aquí que cada cual cargue con su conciencia si prefiere comprar artículos fabricados en la otra punta del mundo o dar vida a su barrio comprando en la tienda de al lado de su casa, pero entonces habremos perdido la opción de pataleta si algo ojo sale porque teníamos la información de a dónde va realmente nuestro dinero -más allá de al estado-