Member preview

Por qué trabajas y no me digas por dinero

Todos trabajamos a cambio de una compensación económica, eso lo tengo claro y me parece que es necesario que sea así sino queremos entrar de nuevo en los siervos de la gleba. Mi pregunta no es tanto cuanto dinero te pagan o si te parece injusto o insuficiente, sino la pregunta es porqué estás trabajando justo en ese área, en ese entorno.

Trabajos malos y mal pagados hay y cada vez más, pero si tuvieras que escoger entre llevar enfermos de arriba abajo, servir mesas o limpiar calles, ¿cual escogerías?, a eso me refiero a que crees que es importante para ti.

Quizás, y es posible, que te hayas pasado la vida deambulando sin sentido y sin ser demasiado consciente de que te gusta, dónde están tus habilidades y que te daba lo mismo un so que un arre, pero llega un tiempo en que has de tener claro cuales son tus valores, cuales son los principios por los que te has de regir, saber que te aporta tu trabajo y si es un ejercicio puramente alimentario o significa algo más.

Puede que seas un nuevo Pablo[1], que vivías bajo una visión de ti mismo y de golpe un rayo te golpea y cambia toda tu visión de la vida, de la realidad. ¿Qué opción vas a tomar?, intentar ignorar lo que se abre ante ti o abrazar el cambio y lanzarte a esta oportunidad que se te ha dado al comprender lo que realmente hay de cierto en tu corazón.

No vas a ser el primero ni el único que da un giro de ciento ochenta grados a su vida, que dejan su trabajo y se van a hacer de buen samaritano por el mundo, y tampoco esta es mi intención porque cada uno tiene su contexto, su historia y no siempre se puede vivir a la francesa. Lo que intento es que seas consciente de ti, de que quieres, de que sirves, que te motiva y en la medida de lo posible integrarlo en tu día a día.

Algunos pensarán que es una locura, pero nadie me puede negar que la única persona con la que vas a pasar toda tu vida eres tu misma. No hay nada peor que esos momentos en los que repasas que has hecho con el tiempo que se te ha dado y darse cuenta que dejaste pasar lo que te llenaba por miedo al cambio, al integrar, al expandir tu mundo y tu mente y optaste por la salida fácil de bajar los ojos, cerrar el corazón y bloquear tus sentimientos

Nadie dijo que sea fácil unir las realidades de lo que se te ha abierto ante los ojos y tu día a día. Tendrás que soportar retos, esfuerzos, pero con el tiempo te darás cuenta que la realidad está fabricada con el mismo material que los sueños, y si tu has renunciado a ellos quizás no puedas construir una realidad que encaje en tu vida y tengas que seguir viviendo en moldes que no se diseñaron para ti.

Aunque te reconozco que yo no soy nadie para dar consejos, soy consciente de mis muchas limitaciones, de mi muchos sueños que siguen almacenados en el departamento de algún día como puede ser ver la aurora boreal o tomarme un whisky delante de una buena hoguera en un castillo perdido de Escocia.

Con lo que puedes escucharme y saber que tengo razón o en vez de escuchar lo que digo mirarme y darte cuenta que yo también peleo con estas sensaciones y que la integración con mi realidad deja de ser perfecta, pero si me das cinco minutos más te diré que al menos soy consciente y aunque no siempre consiga mi objetivo, no dejo de pelear por ello.

Uno solo fracasa cuando deja de intentarlo o cuando unos amigos le invitan a una cerveza y unas bravas y se olvida por completo de todo y simplemente se relaja con personas que aprecia. Pero a esto último no lo llamaría fracaso sino el descanso del guerrero, que siempre va bien y fortalece tanto el cuerpo como el alma.

¿Veis?, me despisto, la pregunta sigue sin estar contestada, ¿porqué trabajas?, yo por comprender un poco mejor a este mundo que me ha tocado vivir, ayudar en la medida de mis posibilidades y si tengo suerte conocer gente interesante para intercambiar nuestras experiencias e irme a dormir con una sonrisa en los labios. ¿Y vosotros?

Película[2]

[1] Se dedicaba a a presentar a los católicos con su Dios en formato urgente hasta que su vida dio un cambio radical +

[2] Up in the air

Like what you read? Give Tatxe a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.