Member preview

Un hombre, un voto

Si buscamos una definición simple de lo que es la democracia podríamos estar de acuerdo que se basa en el principio de un hombre un voto. Esto es lo que nos han enseñado y lo que más o menos hemos aceptado como cierto, aunque los que estudian el tema saben que no es tal y como nos lo venden. En la antigua Grecia no todos tenían derecho a voto, hasta no hace mucho los únicos con este derecho era la nobleza y la burguesía y costo bastante que todos los hombres pudieran hacer uso de este derecho, y uso hombres como definición de género porque a las mujeres les costo unos cuantos años mas para que su punto de vista fuera incluido en este proceso.

No ha sido un camino fácil, no es el mejor sistema del mundo, pero de momento es el mejor que podemos tener y sobre esta base construimos sistemas parlamentarios, presidencialistas o lo que cada país tenga a bien a definir. El concepto sobre lo que se sustenta es bastante claro.

Lo que me fascina es cuando si asumimos que todos tenemos el mismo valor a la hora de votar, porque cuando alguien vota una opción que no nos gusta nos llevamos las manos a la cabeza y en un ejercicio de altivez, soberbia y clasismo los llamamos de idiota para arriba. ¿No habíamos quedado que todos los votos valen igual?, ¿a qué viene ahora menospreciar las opciones de otros?

Me parece bien, incluso saludable, que creas que tienes razón y el resto del mundo está equivocado pero eso no te autoriza a despreciar a los que no piensan como tú, por la sencilla razón de que ni los conoces, ni sabes sus motivaciones y simplemente esperamos que por inspiración divina acepten que nuestros valores son mejores por arte de magia, sin entender en el fondo nada por lo que unas personas decantarse se han decantado por una opción distinta a la nuestra.

En un ejercicio que raya más un estado totalitario, a nivel de pensamiento único me refiero, se empieza a disparar a las personas, a los ciudadanos que votan lo que le sale del arco del triunfo en vez pararse a pensar porqué sus opciones no han salido elegidas. Me hace realmente mucha gracia cuando ponen a caer de un burro a los votantes del PP o del Frente Nacional Francés o del PSOE en Andalucia: los llaman idiotas, burros, tontos agradecidos, pero nunca se plantean que está haciendo su alternativa para convencer a esas personas, en qué narices están pensando que no consiguen arrastrar ni convencer de cambiar de voto a nadie.

Ahora resulta que alguien ha convencido a un grupo lo suficientemente grande de personas como para salir elegido presidente —y sí, hablo de Trump—, pero es que nadie se ha parado a pensar que a estas personas les trae al pairo las propuestas que traía Hillary, que era la cosa más establishment que te puedes tirar a la cara. Todas las propuestas buenrollistas que te puedes imaginar las tenía ella: salvemos las ballenas, todo políticamente correcto, cambio climático, todos somos buenos y otra sarta de propuestas que ya me da la risa de pensarlo.

Imaginar lo que piensa la gente de clase media que está perdiendo poder adquisitivo, que ha visto como desaparecen sus ahorros con la crisis y que la esperanza que tenían en Barack Obama ha resultado que los mismos responsables que fomentaron este desastre se paseen como Pedro por su casa por la Casa Blanca. ¿Realmente pensáis que le importan las ballenas? A él le preocupa tener dinero, encontrar un mejor trabajo, no tener que ver como más inmigrantes tienen más trabajos —y sí, son trabajos de mierda pero es psicología de la percepción y nadie lo ha sabido argumentar para que lo entiendan.

Esta gente está hasta el gorro de las promesas, de ser políticamente correcto y han optado por la opción de puestos a escoger me cargo el sistema, y que más antisistema que Trump. Como votantes están en todo su derecho y la culpa no es de ellos sino de Hillary que ha sido incapaz de meterse a la gente en el bolsillo porque mientras ella estaba alabando el TTIP,¹ Trump quería cargarse las importaciones y fomentar el consumo interno. De acuerdo que es una parida que no va a funcionar en un mercado tan global, ¿pero a quién votarías? Yo lo tengo claro.

Otro tema es que esto que vemos también es el precio que estamos pagando por dejar de invertir en educación, algo que ocurre allí pero también ocurre aquí. La gente que viene no es capaz de detectar un silogismo o una falacia con lo que se tragan todo lo que leen (y eso si leen) sin el menor espíritu crítico. Es un crimen que la educación sea tan mala y además tan cara, con lo que no pueden acceder son carne de cañon del primer populista que aparezca en el momento adecuado y con el eslogan adecuado. ¿Vamos a culparlos a ellos por haberles negado la educación, un trabajo digno y el poder desarrollarse como personas? Me parece muy atrevido por nuestra parte, ¿por qué no nos miramos el ombligo y reconocemos que nos hemos equivocado? Que nuestros principios no le interesa a nadie más que a nuestro partido pero los que votan nos ignoran a pesar de todo el apoyo de la prensa, los famosos y las celebridades de turno que han posado para darnos un empujoncito.

Creo que hace falta un ejercicio más importante de modestia, corregir errores, sea cual sea tu color político y empezar a darte cuenta que la distancia entre la gente y la política es más grande y solo hace falta el momento y la oportunidad para que nos salga algo igual en europa y se desate Santa Bárbara, que por cierto, ya pasó no hace mucho más de setenta años. A ver si aprendemos sun poco de historia.


Like what you read? Give Tatxe a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.