5 cosas que pasan cuando tienes una mala racha y cómo superarlo

Nada es para siempre, si estás en un mal momento lo vas a superar.

Pasar por un mal momento en el fútbol es frustrante. Te sientes que no te sale bien un pase o no puedes definir. Lo peor que todo el mundo te lo dice y tú muy dentro sólo piensas: “‘¡Ya lo sé!”. Todos lo jugadores han pasado por una mala racha en algún momento de su carrera, tranquila no eres la primera y no vas a ser la última.

El inicio del holocausto

Es lo primero que se piensas. Si tuviste UN mal partido, no es el fin del mundo. Al siguiente serás la misma de antes. Todos te reconfortan y te dirán que la la siguiente fecha lo harás bien. Hasta ahí no hay problema.

En los siguientes partidos viene lo fuerte. LA FRUSTRACIÓN, es lo que más te va carcomer la cabeza. En los entrenamientos estarás bien y realizas todos los ejercicios. Pero llega el partido y no te sale NADA. No das bien los pases, no le aciertas al arco y las corridas individuales olvídalo. Tu confianza es lo que más se ve afectada.

Recordemos que una mala racha no solo en cuestión futbolística. Están las de lesiones. Sentir que pasas más tiempo lesionada que en el campo de juego es una de las más peligrosas mentalmente.

Si ya te has dado cuenta que no estás en tus mejores momentos, ACÉPTALO. Estás en una mala racha (así no lo quieras admitir). Luego tienes que estar calmada, sigue entrenando. Hazlo en doble si quieres, mantente fuerte. Lo peor que puedes hacer es desistir de todo.

El bajón anímico

Es normal, tu confianza está muy afectada. Y las personas a tu alrededor a veces no ayudan. La pregunta más común: ¿Qué me pasa? o ¿Porqué no puedo anotar? o la peor de todas ¿Estoy en una mala racha no?.

Cuando tu mala racha es en lesiones, es muy fácil llegar incluso a la depresión. Tienes mucho tiempo para pensar ya que en muchas no puedes ejercitarte o moverte, entonces te llenas la cabeza de negatividad. La pregunta que normalmente se piensa es: ¿Y si no vuelvo a ser la misma?.

Habla con tu equipo y con tu entrenador para trabajar la confianza. Además tienes que identificar qué trabajo tienes que realizar para poder mejorar. Analizate, que hacías antes para ganar, piensa y reflexiona, solo en tí encontrarás las respuestas.

Cuando empieza lo fuerte

Si ya aceptaste tu mala racha y ya has identificado cuál podría ser el problema, es hora de ponernos a trabajar. Si tú crees que tu rendimiento está en 60% esfuérzate para llegar al 100%. Una mala racha es más notorio en una delantera, si el problema es que la pelota no entra en el arco. Pues después de cada entrenamiento quédate a practicar tiros.

Si las lesiones son tu problema, trabaja con tu fisioterapeuta y con una psicóloga. Serán de gran ayuda para ti. Las rehabilitaciones son situaciones difíciles para una jugadora, Ya que, se puede sentir bien y recuperada, pero aún no pisa el campo de juego. La peor parte de una seguidilla de lesiones es el temor a volverte a lesionar.

Trabaja tanto en lo futbolísticos, como en lo mental. Si tienes mala racha en la cancha, es cuestión de trabajar confianza y un poco de más esfuerzo. Si es con lesiones, sólo tienes que seguir la indicación de los profesionales.

No te rindas

Una vez que ya estás en caminada, no te rindas. Si aún sientes que no estás a tu nivel, mantente fuerte y trabaja más. Sentirás que simplemente perdiste el toque. Ninguna racha es para siempre, ni las buenas y mucho menos las malas.

Cuando tu racha es de lesiones y sientes que no avanzas y te estás estancando, mantente firme. Trata de regresar a hacer gimnasio para que no pierdas la masa muscular. Distráete con otras actividades y no pares con la rehabilitación, ya casi llegas a la meta.

La tan esperada salida

En un peso menos de los hombros y la cabeza. ¡POR FIN! Ya eras la del inicio de temporada. Vuelves a ser tú, la goleadora, la destacada y sobre todo la futbolista que tú querías de vuelta. Es una liberación profunda, cuando anotas ese gol que se te ha negado por 5 o 6 partidos, es sentir que vuelves a nacer. Eres más fuerte ahora.

Cuando al fin logras salir de la seguidillas de lesiones, sentirse que completa. Regresas al campo de juego, con tus compañeras, a tu rutina, regresas a tu vida. Ahora tu mente es más fuerte y será difícil derrumbarte.

¡FELICITACIONES! Superaste una mala racha. Tómatelo con calma, que hayas podido meter el gol o superado las lesiones, no significa que no vuelvas a pasar por lo mismo. Pero al menos ya sabes cómo afrontarlo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ninoshka Muzychko’s story.