Cinco consejos para jugar fútbol en la playa como una profesional

Cuando la playa, es una cancha se juego un partido aparte.

No solo se trata de patear la pelota frente al mar. Requiere un mayor dominio del balón, rapidez, dar y recibir constantes pases y unas acrobacias solo posibles por la suavidad de la arena.

Si quieres llevar tu talento a la playa este verano, hemos organizado estos consejos para que aproveches al máximo tu día futbolero cerca a las olas del mar.

1. Aprovecha lo que la arena tiene para dar en vez de quejarte y ansiar una superficie más fácil.

Lo primero en tomar en cuenta es que el fútbol playa no es para hacer un dribble tras otro. Tienes que pasar sí o sí, y para patear y recibir la pelota de un lado al otro necesitas mejorar tu equilibrio. El fútbol playa, aunque la cancha suele ser más pequeña, no es ni por asomo menos exigente físicamente.

Si entrenas la musculatura del tronco, sabrás mantener mejor el equilibrio. Y en un partido, eso puede marcar la diferencia. Intercala series intensivas y rápidas de abdominales, lumbares y flexiones. El ejercicio con prensa de piernas ayudará el área de los femorales, muslos y abdomen a ser más fuertes y resistentes.

Y en lo que ha piernas se refieren, los press de piernas, elevación de gemelos o curl de femorales, te darán la musculatura y resistencia para aguantar tu peso, correr y mantener el equilibrio en la arena.

Con estos ejercicios, tus piernas serán más fuertes y resistentes para resistir y correr mayores distancias. También hará que mantengas tu equilibrio en la arena con mayor facilidad.

2. Corre, corre y corre más

El objetivo es aumentar el ritmo cardíaco casi hasta el máximo con un sprint, descansar y luego volver a ponerlo en marcha.

Corre cubriendo una distancia de 20 metros para empezar. Cubre esa distancia a toda velocidad. Una carrera de ida y vuelta es una repetición. Completa cinco, descansa 30 segundos tras la última, y vuelve a empezar.

Esto te desarrollará una mejor resistencia, te acostumbras al terreno y te harás más rápida. Cualquier carrera que hagas sobre terreno blando te obliga a efectuar el doble de esfuerzo que sobre terreno duro. Y de paso quemarás muchas calorías.

3. Más que goles, es un espectáculo

La participación de los jugadores es mucho mayor, además es más fácil verlos porque no son 22 jugadores y un balón que lo ves rodar por el grass y alguna que otra vez volar por los cielos.

En fútbol playa son 5 jugadores por equipo más un arquero. Y el terreno blando no hace muy bueno que la pelota esté tanto tiempo en la arena. ¿Por qué? Es muy complicado tener que levantarla una y otra vez de la arena porque requiere más fuerza. Es ahí cuando sale lo atractivo del fútbol playa.

Los pases constantes, el mantener la pelota en el aire el mayor tiempo posible, los regates y gambetas. En resumen, la técnica que se emplea es bastante llamativa. Tenlo en mente, si además de anotar goles, lo haces de una manera vistosa, tendrás todos los ojos en ti y serás la estrella del partido.

4. Siempre levanta el balón de la arena

¿Por qué? Debido a que si sólo lo pateas, te arriesgas a lastimarte los pies con la arena, además requieres de más fuerza para que salga disparado de una superficie blanda. Sin mencionar que levantarás mucha arena que podría caerte en los ojos o de otra persona. Por eso el mantener el balón en el aire es clave.

Existen dos técnicas para eso:

a. Levantar el balón de la arena, parado
Con la parte frontal del pie, el jugador empuja el balón con una ligera rotación retrógrada hacia adelante en la arena, insertando al mismo tiempo el pie por debajo del esférico con la pierna ligeramente doblada y lo catapulta de la arena, flexionando velozmente la pierna inferior hacia arriba.

b. Levantar el balón de la arena, corriendo
Introduce el pie debajo de la pelota rodante con la pierna ligeramente doblada y luego catapulta el balón de la arena, flexionando velozmente la pierna inferior hacia arriba.

Para mantenerla en el aire, entran a lucirse tus habilidades con las dominadas, es decir, mantener la pelota en el aire con cualquier parte del cuerpo (que esté en lo reglamentario) como la rodilla, pecho, hombro o cabeza.

Una vez ya en el aire, puedes realizar los pases necesarios para que el balón siga en posesión de tu equipo. Luego, sólo queda anotar.

5. Remata con estilo

La finalidad del remate es anotar un gol. Ten en cuenta que el remate se hace con mucha más fuerza. En lo posible, trata de cerciorarte que el balón no esté tan profundo en la arena. Por eso es mejor anotar durante la secuencia de pases que hace el equipo.

Pero en caso esté en la arena, para un remate fuerte y preciso, las jugadoras a menudo levantan previamente el balón de la arena. Al igual que todas las acciones relacionadas con el levantamiento del balón de la arena, también este gesto requiere una técnica extremadamente correcta y continua práctica. Utiliza las técnicas para levantar el balón explicadas con anterioridad en el tip #4. Sólo agrega el inclinarte ligeramente hacia el lugar donde planeas enviar el remate.

El tiro libre es un tipo especial de remate. En el fútbol playa está permitido preparar la arena con los pies y la pelota — pero no con las manos — antes de ejecutar un tiro libre. Como en el fútbol playa no está permitido colocar barreras y las distancias son muy cortas, cada tiro libre constituye un peligro inminente de gol.

Puedes utilizar tu pie para apartar la arena que estorba y colocar el balón ahí, sea para mantener una superficie plana o para crear un montículo de arena. Una vez hecho eso, te preparas para patear. Puedes hacerlo con la parte del pie que sea más cómoda (y fuerte para patear) para ti. Puede ser de tres dedos o empeine.

Con estos consejos y la suficiente práctica, podrás hacer cosas como estas: