Estados Unidos esa selección que no sabe rendirse

Las jugadoras que visten esa camiseta, pareciera que tienen prohibido derrumbarse.

El 2016 fue un año negro, por así decirlo, para la selección absoluta de Estados Unidos. El único gran torneo de selecciones fueron los Juegos Olímpicos, un año después que se coronan campeonas del mundo, las dirigidas por Jill Ellis se quedaron fuera en cuartos de final.

El segundo lugar más doloroso

Japón se coronó campeón en Alemania 2011

Pero como ya lo demostraron, se recuperarán. En Alemania, EUA y Japón se veían las caras por primera vez en una final. La selección japonesa fue sorpresa en aquel mundial. Al frente estaba una selección norteamericana que buscaba regresar a lo más alto, con un equipo totalmente nuevo.

Japón no era el equipo cenicienta del mundial, era un equipo trabajador pero que no dejaba de mirar el arco rival. Así quedando dos a dos al final de los 120 minutos de juego. Estados Unidos pierde el partido en penales, habían sucumbido al pánico las favoritas. Con tres penales errados por la norteamericanas, Japón se proclamaba campeón.

En Canadá 2015, ¿qué pasó?

Tres años, 11 meses y 4 días después de aquella final se encontraron cara a cara con el rival que les quitó la victoria. Pero esta vez la historia la escribieron ellas. Ganaron, golearon y gustaron. Estados Unidos volvia a la cima del mundo.

Carli Lloyd con la copa luego de ser la figura en la final.

Un país que se ha caído y se ha levantado muchas veces. Por eso, estas son las razones por las que Estados Unidos volverá a la cima.

Nuevas caras en la selección

Para el torneo disputado en Brasil se vio una nueva cara para Estados Unidos. En la lista de las veintidós convocadas para el mundial, once fueron convocadas para los juegos olímpicos. Por ejemplo: Mallory Pugh ha sido una de las que ha subido al primer equipo. Pero también está dando rotación a la selección viendo así nuevos nombres como Crystal Dunn y Lindsey Horan.

Mallory es la llamada a ser el futuro en la delantera de Estados Unidos.

Ellis era consciente de que el año pasado se retiraron varias de sus jugadoras como Wambach, O’Reilly, Boxx o Holiday y por ello era hora de plantear un equipo más “joven”, en teoría, ya que la media de la selección norteamericana para el certamen era de 29 años.

Algunas caras nuevas con experiencia claro, fue por lo que optó Ellis, dejando un poco de lado a Morgan, Rapinoe, O’Hara o Morgan Brian. Que no le funcionó en términos de resultado a la seleccionadora. Pero la idea de Ellis fue hacer crecer el plantel y no solo quedarse con las mismas 22 para una convocatoria, si no tener todo un mundo para poder ganar certámenes. Sí, esta vez no triunfaron. Pero con el tiempo llegarán más fuertes para las siguientes competiciones. Prepárense para el mundial.

Las que ya dominaban al mundo y lo volverán hacer

Estados Unidos tendrá experimentadas para afrontar los próximos certámenes internacionales que se les viene. Alex Morgan, Tobin Heath Julie Johnston, Christen Press, Morgan Brian, Crystal Dunn y Sydney Leroux serán las que lleven las riendas del equipo en un futuro.

Un futuro en el que Tobin tomará el lugar de Lloyd. Klingenberg el puesto de Rapinoe. Mallory Pugh estará en el puesto de Alex Morgan y esta última tomará las riendas del puesto de Wambach. Jugadoras que llevan jugando juntas desde el año 2011 y, por ejemplo, para el siguiente mundial tendrán jugando juntas 8 años (sólo en la selección absoluta).

Para un futuro inmediato

Hoy, varias seleccionadas estadounidenses se han ido a equipo europeos. La intención que tienen en similitud, además de jugar la Champions, es recoger todos los conocimientos que les puede dar el fútbol europeo y transmitirlo a su seleccionado.

Dunn, Morgan y Lloyd son, por ahora, las embajadas estadounidenses en Europa. Pero ellas serán las que se encargan de darle otro estilo a la selección estadounidense. Tal y como lo hizo Tobin Heath cuando regresó de Francia, luego de jugar por el PSG. Además de abrir camino a más estadounidenses al juego europeo. Y así ir mejorando poco a poco la selección norteamericana al combinar dos estilos de juego. Uno automatizado y con técnica (europeo) y otro de fuerza y mentalidad (norteamericana) para hacer un equipo completo.

No se baja el rendimiento solo va en aumento

Jill Ellis seguirá al mando de la selección y ella se esforzará más por no dejar ningún cabo suelto para los próximos torneos internacionales. ¿Cómo? Si bien este año no hay un torneo importante. La selección de las barras y las estrellas no se darán un descanso. Los amistosos irán en aumento, su idea es que su mundo de jugadoras crezca y que las menores también tenga minutos de juegos.

Alemania, Japón, China, Inglaterra, Brasil y Francia serán los países más visitados por las americanas para realizar amistosos. La idea de Ellis, más que medir el resultado, es el desempeño de cada jugadora, trabajas sistemas tantos ofensivos y defensivos, automatismos y sobre todo implantar a las nuevas el estilo de juego de la selección.

No pierdan de vista a la potencia mundial del fútbol femenino. Sí, perdieron en los Juegos Olímpicos, pero la idea de Ellis es ganar el siguiente mundial.

Like what you read? Give Ninoshka Muzychko a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.