Convertirse en una espina en la mente de sus rivales

Con 6 años de creación el Portland Thorns es uno de los más equipos más difíciles de derrotar en Estados Unidos.

El Portland Thorns es uno de los grandes equipos que tiene la liga norteamericana. Se creó en el 2012, pero empezó a ser parte de dicha liga en el 2013. En cuanto a palmarés ha salido campeón de la NWSL en el 2013 y de las NWSL Shield (un premio otorgado al equipo con el mejor rendimiento en la temporada) en el 2016.

Un equipo que en poco tiempo ha encontrado su esencia. Tiene un estilo de juego el cual es muy físico, todas corren. Pero además privilegian la técnica. Un cuadro que combina, un juego de toque con el de los contragolpes. Sin duda la posesión de balón no es su mayor virtud, pero cuando lo tiene generar claras ocasiones de gol. Un equipo directo, con que presiona y sobre todo mantiene una idea de juego durante todo el partido.

Entre sus principales figuras está Tobin Heath, la mediocampista americana. Una jugadora que es muy habilidosa con el balón, pero que además es muy versátil en cuanto a cambiar de posiciones en el campo de juego. Para esta temporada, Amandine Henry, ha sido escogida como la dupla en el medio campo, junto a Heath. Herny es una jugadora con mucha capacidad física y técnica.

Estas son las razones para hacerte hincha del Portland Thorns:

Las ídolas de Portland

Como ya hemos mencionado antes tiene a Tobin Heath y Amandine Henry en su equipo. Ambas son mediocampistas con mucha habilidad y pegada. Su estilo de juego es muy similar y se complementan de la mejor forma. Y que le dan muchas opciones de juego al equipo además de alimentar a las delanteras. Otra mediocampista que no hay que perderle la pista es la recién llegada al equipo, de Francia, Lindsey Horan, que viene procedente del PSG.

Tobin Heath

Ella es una mediocampista de 22 años, con buena estatura (1,75) velocidad y potencia. Además de tener mucha llegada al gol. En Francia jugó 58 partidos y anotó 46 goles. En la delantera está Christine Sinclair que es la mega estrella del fútbol femenino canadiense, es la Abby Wambach de país con la hoja de maple en la bandera.

Cuando juegan se ve buen fútbol

Este equipo representa todo lo que cree Estados Unidos de un deporte. Fortaleza física, mental, técnica y juego en equipo. “Las espinas” se han mantenido en un gran nivel desde su fundación en el 2012, el 6to puesto ha sido su peor resultado en la temporada 2015.

Su juego es muy automatizado, medio campo es sagrado y sus delanteras son letales, no hay partidos de las de Portland sin que haya un buen espectáculo de fútbol. Todo el equipo está comprometido tanto en la defensa como en el ataque, por ello logran ser compactas y muy difíciles de pasar. El juego de toque es su arma, las bandas son su autopista ideal y el medio campo es una obra de arte.

Christine Sinclair

La experiencia en el banco

Hoy en día el entrenador de Portland es Marcos Parsons. El ha pasado por clubes como el Chelsea donde entrenó una de las filiales del equipo femenino, luego entrenó en segunda división del fútbol femenino norteamericano con el D.C United. En el 2013 estuvo con la reserva del Washington Spirit, para que a mitad del mismo año asumiera el cargo de entrenador del equipo de mayores. En el 2015 llega a Portland para hacer de este equipo el mejor de Estados Unidos.

Un entrenador que en su carrera en equipos estadounidenses ha dirigido 85 partidos, ha ganado 36, empató 20 y perdió 29. Eso le dá un 42,35 % de partidos ganados. Tan solo en portland lleva 13 encuentros, ganó 7, empató 5 y perdió solo 1. Un entrenador que no deja nada a la suerte y que a base de trabajo llevará al equipo de “las espinas” a lo más alto.

Marcos Parsons.

Sus hinchas son como los del Borrussia Dortmund

Unas de las hinchadas más fieles que hay en el fútbol femenino estadounidense. Una hinchada que ha promediado a lo largo de estos 5 años (2013 al 2016) un promedio de 14 mil hinchas al estadio. A su estadio el Providence Park, el cual tiene una capacidad de más de 21 mil espectadores.

Una hinchada que se hace escuchar en cada gol, cada jugada y sobre todo en cualquier momento del partido.