JACQUOT DE NANTES (Agnès Varda, 1991)

Jacquot de Nantes no es más que un recuerdo de cariño de Agnès Varda a su marido, el cineasta Jacques Demy. Aunque a menudo encasillada bajo la etiqueta de documental ficcionado, la película se erige como una reconstrucción de las memorias de niñez de Jacques. Como si de una muñeca rusa se tratase, éste se trata de un film que encierra tres películas distintas, pero dependientes, en su interior.

Le-Nantes-de-Jacques-Demy_article_landscape_pm_v8

En primer lugar, y conformando el grueso del metraje, Jacquot de Nantes es un película de ficción. La historia de un niño que de mayor quería ser cineasta. Esta primera parte fue filmada en el propio garaje en el que la familia Demy vivía en Nantes, lo que añade veracidad a su mirada. Se conforma así un retrato nostálgico del pequeño Jacquot desde su infancia hasta su entrada en la Escuela de Cine y Fotografía de París. Entretanto, el único abrigo ante la guerra, pero también ante la vida, es el arte. Desde el primer minuto se construye un diálogo entre el blanco y negro, la vida, y el color, la evasión. Ahí está el color de los teatrillos, de las polichinelas y títeres, el color de los paraguas, el color del cine. Poco a poco, Jacquot comienza a alejarse de todos los que lo rodean al ritmo que se encierra en un universo propio. Un imaginario de cartón, de tiempos de exposición, de iluminación y de planos cortos que le llevará a ser uno de los directores insigne del cine francés de la segunda mitad del siglo XX.

jacquot_de_nantes_1

Esta película de ficción se complementa con fragmentos de las películas del Demy cineasta. Escenas de Los paraguas de Cherburgo (1964), Lola (1961), Piel de asno (1970) o

Buy cheap Viagra online

El flautista (1972) salpican esa primera película de ficción. Estas secuencias suponen un contrapunto que nos muestra la importancia de la infancia de Jacques Demy, en sus propias palabras “un niño feliz”, en la construcción de su posterior filmografía. El film también incluye fragmentos de sus primeros trabajos cinematográficos, incluyendo un encantador 9.5mm con imágenes dibujadas por Jacquot durante su infancia.

los paraguas de cherburgo

Y la última película que se encierra en Jacquot de Nantes se trata de la corporeidad de Demy en la pantalla. Su presencia va más allá de unas imágenes que llevan su firma para hacerse física a través de pequeños momentos en los que el propio cineasta habla directamente a cámara, a Varda, reflexionando sobre los momentos pasados que la directora se encarga de ficcionar. Las delicadas panorámicas, en macro y sobre su piel y cabellos, muestran el desgaste de la enfermedad sobre el cuerpo del cineasta; la misma enfermedad que finalmente acabaría con su vida antes del estreno de Jacquot de Nantes. Un film que, sin embargo, está narrado desde el fin: la playa funciona como bienvenida y despedida y el rostro frágil de Demy observa el objetivo con serenidad, sin melodrama.

20120802031214679

buy dapoxetinedapoxetinebuy clomid medication