UrbanHackers PROFILES: Agente MIAU

Contenido de la historia defragmentada por: Sigfrancis-A1

Frontera suroeste con “EL BLOQUE”

Desde el incidente del gran BLACK OUT mundial los gobiernos que estaban al mando del Bloque ya no tenían control sobre la entrada y salida de personas en sus fronteras. Todas las medidas de seguridad dependían de la red y el Dreamchip cumplía una labor fundamental en el control invidual de inmigrantes.

Ahora la entrada y salida al Bloque no estaba controlada por nadie… o mejor dicho a la merced de cualquiera. Personas comunes que rápidamente se adaptaron a FHACKTIONS comenzaron rápidamente a adueñarse de sus territorios. No todos tenían la misma política desinteresada y altruista de AHAR. Administraban sus zonas como más les convenía.

Un joven profesor de universidad… de los pocos que había. Eso era yo. Básicamente analizaba y regulaba el tipo de información acorde a los intereses del Bloque. Esto era algo que no me agradaba en absoluto, esta censura de la libre información. Era imperceptible… sutil… pero existía. Y era normal.

Lo soporté por un tiempo y hasta llegué a convencerme que era por un bien mayor. Aún así, siempre fui demasiado curioso. Un día, a raíz de los crecientes cyber ataques de hackers extremistas me pidieron reconfigurar el contenido virtual de las bibliotecas online. No querían que nadie se inspire en estos terroristas y empiecen a investigar sobre sus métodos. Pero no contaron con que yo sí lo haga o al menos no tuvieron tiempo de averiguarlo.

Empezó como algo pequeño, una especie de hobby. No imaginé que todo lo que aprendí me mantendría con vida meses después. Probé ciertos softwares en las que los hackers de la AHAR basaron su prototipo. Uno era como un juego infantil donde uno capturaba seres digitales. Quién diría que de algo tan inofensivo se podría construir un artefacto de dominio mundial.

Para cuando todos los sistemas cayeron y las personas comenzaron a controlar las fronteras, yo tenía una ventaja en conocimiento, pero seguía siendo solo una persona. Surgieron grandes facciones que si bien no tenían mi conocimiento, eran mayores en número. No tenía chance contra ellos. Así que hacía lo que podía. Ayudaba a la gente a entrar o salir del Bloque sin aprovecharme de ellos como todos lo hacían, aprovechándose de sus necesidades. Tuve incluso que luchar contra personas que conocía, amigos. Se dejaron llevar por el deseo de poder… de control sobre otros. Justo lo que los hackers que iniciaron todo esto buscaban combatir.

Pero de alguna forma, mi lucha no fue invisible. Alguien lo notó. Un grupo de hackers contactó un día conmigo a través del chat encriptado. “¿Son de AHAR? ¿Conocen a Fred Lemos?” -les pregunté. “No… no somos de esa facción de novatos. Pero conocemos a Fred. Solemos darle una paliza en las arenas virtuales”.

Por un momento me asusté. Tal vez estaban de parte del gobierno y querían eliminarme. Pero seguí escuchando: “ Somos de la facción Mondaha y queremos reclutarte. A cambio te ayudaremos a que puedas controlar tu territorio y puedas seguir realizando tu buena labor. Mi nombre es Haupei”.

Me ayudaron a capturar todos los servers de mi zona, lo cual me hizo en poco tiempo el hacker más temido. Las facciones opresoras perdieron terreno y se fueron desmantelando. El gobierno se mantiene a raya pero sé que nos están observando.

El resto de la historia… aún no está contada. Aún tengo mucho para hacer. Pero ya no estoy solo.

Mi nombre real ya no existe. Solo me conocen como Agente Miau.